Una cuestión de carácter

A este Barça de Jasikevicius le sobra calidad, aunque no logra equiparar la intensidad y el carácter que ponen los rivales

Ante el Murcia, el parcial inicial de 27-6 en contra no es de recibo para un Barça que no logra la intensidad necesaria del minuto 1 al 40

El Barça debe subir su intensidad si quiere ganar más partidos
El Barça debe subir su intensidad si quiere ganar más partidos | FCB

El Barça Lassa cayó en la pista del UCAM Murcia (77-73) a pesar de estar avisados de que el conjunto de Sito Alonse les esperaba con el cuchillo en la boca. Y a pesar de saber que debían aplicarse desde el minuto 1, los azulgrana ya empezaron a perder el partido en el primer cuarto.

Un parcial inicial de los murcianos de 27-6 puso en jaque al Barça en esos primeros 10 minutos y obligó al equipo a realizar un sobre esfuerzo posteriormente para tratar de equilibrar la contienda, y llevarse el partido. Se quedaron a las puertas.

Y es que Jasikevicius, puro nervio en el banquillo azulgrana, todavía no ha sabido inculcar a sus jugadores, que los partidos, ya sean de Liga Endesa o Euroliga, no se ganan solo con el nombre. Hay que mostrar carácter dentro de la pista y tratar de igualar la intensidad que ponen todos los rivales cuando se miden a los azulgrana.

Falta de mentalidad agresiva

Esa falta de mentalidad agresiva, sin bajar nunca la guardia, es el gran debe de este equipo, a pesar de los constantes ‘toques’ del técnico a todos sus jugadores, pero que no acaban de transmitir esa tensión competitiva que es necesaria para ganar partidos.

Esa agresividad y concentración que requiere todo partido, no la está sabiendo transmitir al técnico a sus jugadores en el campo. Malos inicios como el de Murcia, o dejar escapar ventajas importantes, como ha ocurrido en partidos anteriores, denotan que el equipo no logra mantener esa tensión necesaria los 40 minutos.

Y es que ‘Saras’ ya reconocía a principio de temporada que tiene una plantilla de primer nivel, aunque le gustaría ver más carácter en sus jugadores en el campo, como él msimo transmitía como director de juego. “Me gustaría tener más cabrones”, reconoció en tono coloquial.

Carencia de rebote, otro indicador

Otro de los indicadores de esa falta de agresividad es la carencia de rebote. En un momento decisivo del partido en el último cuarto, el Murcia llegó a capturar seis rebotes ofensivos en los primeros cuatro minutos, algo imperdonable de un equipo que debe transmitir tensión en la pista, y además cuando buscaba la reacción.

‘Saras’ no quiso cargar tinta contra sus jugadores, pero lo cierto es que estaban avisados y no entrararon con la mentalidad necesaria. Y tras esta derrota, y sin tiempo para rehacer muchas cosas, viajan a la pista del Baskonia donde les espera un equipo que no da tregua los 40 minutos, fruto de ese carácter que les ha insuflado Ivanovic.

Veremos si son capaces de reaccionar ante un equipo infinitamente mejor que el Murcia y que además no da tregua durante todo el partido. Están de nuevo avisados.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil