5 consejos efectivos para dejar de fumar

5 consejos efectivos para dejar de fumar

3596
2
Compartir

Si estás leyendo esto cabe esperar que eres fumador o fumadora y que te gustaría dejar de serlo. En primer lugar déjame decirte que no eres peor persona que un no-fumador; el tabaco se ha demonizado en los últimos años hasta considerarse en algunos países socialmente ofensivo. No soy defensor del cigarro (de hecho puede que sea una de las personas a las que más le molesta) pero no es ni mejor ni peor que muchos otros vicios, legales o no, a los que cada cual decide entregar su salud. Sin embargo casi nunca es una decisión vigente, ya que a la mayoría de los fumadores no les interesaría seguir siéndolo y su continuidad está basada en la esclavitud derivada de un producto adictivo.

Y ahora sí, sabedores de nuestra inocencia y habiéndonos librado del estigma fumatorial, cabe preguntarse si realmente queremos dejar de fumar. Si estás dudando para dar una respuesta ya te adelanto que no merece la pena seguir con la lectura; si no estás determinado/a a dejarlo y comienzas el proceso de desintoxicación, este te avocará a la pérdida de tiempo y sobre todo a la frustración.


Siempre puedes despejar tus dudas investigando un poco sobre el daño que te estás haciendo, aunque aquí tienes un adelanto:

  • Una de cada tres muertes de cáncer es por culpa del tabaco, y en el cáncer de pulmón es responsable del 90% de los casos.
  • Tendrás entre dos y cuatro veces más posibilidades de sufrir una enfermedad coronaria.
  • También tendrás más propensión a sufrir ansiedad y depresión.
  • Podrás sufrir asma.
  • El colágeno de tu piel se deteriorará más rápido y te arrugarás antes que un no fumador.
  • Si estás embarazada, tu bebé verá menguado su desarrollo y podrá sufrir estrés y síndrome de abstinencia entre otras cosas; un buen pan bajo el brazo.
  • Aunque estés acostumbrado/a y ya no seas consciente, sufres trastorno del sueño y descansas peor de lo que podrías.
  • La pérdida de potencia sexual y baja calidad del semen en el hombre son un hecho, así como la menopausia prematura y la afectación de las hormonas relacionadas con la función reproductiva en la mujer.
  • Tu acidez y trastornos digestivos también pueden tener su orígen en los cigarrillos.
  • La lista es interminable, así que no lo demoremos más.

Estrategias eficaces para dejar de fumar

1- EL MÉTODO. Hay varias herramientas o trucos que podrán ayudarnos en la gesta de la desintoxicación, pero al que hoy le entregamos nuestra fe es al deporte en general, y en concreto el running.

Un sustitutivo es fundamental para distraer nuestra atención, que a buen seguro estará embargada por el síndrome de abstinencia; el deporte es de gran ayuda por la capacidad que tiene de generar endorfinas, grandes aliadas para combatir el mono. Y el running en concreto es perfecto para este caso dadas las exigencias respiratorias y cardiovasculares del mismo; si vamos ganando en hábito de carrera, el tabaco irá cayendo por su propio peso. Además corriendo quemamos la adrenalina que nuestro cuerpo genera frente al estímulo de la nicotina, lo que será como un bálsamo para nuestra ansiedad.

2-LA IMPORTANCIA DE SER POSITIVO. Es fundamental que te centres y enfoques sobre los pequeños logros que vas consiguiendo en el día a día. Si te fustigas por cada paso en falso te ahogarás en la frustración, así que trata de caminar sobre las piedras firmes de las cosas que te van haciendo sentir orgulloso y evita el terreno resbaladizo del “no tendría que haber…”.

Piensa en el cigarrillo que conseguiste no fumar anoche y no en el que no has podido evitar fumar esta mañana, piensa en la sesión de entrenamiento que tuviste la voluntad de hacer ayer y no en la que hoy no has conseguido realizar.

3-EVITAR LAS “MALAS COMPAÑÍAS”. No estamos hablando de que borres de tu agenda a todos los amigos fumadores y que te cambies de ciudad. Por malas compañías debemos entender aquellos hábitos que van directamente asociados con la rutina de fumar, como por ejemplo el café, el alcohol, sentarse a las seis de la tarde a ver la puesta de Sol mientras sacamos al perro… cada cual lo asociará con cosas diferentes.

Evitar esas rutinas o modificarlas en el tiempo es muy importante para reforzar la voluntad de no fumar, máxime en los inicios. No es descabellado pensar en dejar el café y el alcohol hasta conseguir hacerse fuerte en el hábito de no fumar, y siempre podemos retomarlo con moderación más adelante una vez que nos hayamos librado de la esclavitud del tabaco.

4-EL PLAN Y LA COMPAÑÍA. Muy sencillo, solo es más complicado y acompañado es más fácil. Busca gente de tu entorno en tu misma situación, busca grupos de entrenamiento de iniciación; existen foros y grupos en redes sociales que te facilitarán el camino y te pintarán el mundo de rosa.

Una vez hayas encontrado la compañía adecuada (o si decides actuar en solitario) necesitarás un plan de entrenamiento para no romperte en tres días quedando postrado en el sofá y encendiendo un cigarro con otro mientras disfrutas de “sálvame limón”. Puedes tratar de adaptarte a lo que ya se traigan entre manos tus nuevos compañeros o también puedes seguir los consejos de iniciación que te damos en este artículo.

5-QUIÉRETE. Si has decidido dejar de fumar debes hacerlo por respeto a ti mismo y a la libertad de tus actos, que en este momento se ve manipulada por una serie de substancias externas en tu cuerpo. Alguien muy hábil ha sabido crear en ti una necesidad para lucrarse; pasa con muchas otras cosas pero en este caso además de tu tiempo y tu dinero el precio incluye tu salud.

Los más adelante, cuando esté más tranquilo, después de Navidad, son la zanahoria atada al palo que nos colocamos nosotros mismos para no enfrentarnos a algo que es, con total seguridad, difícil. Piensa que después de esto viene una vida mejor, y más larga 🙂

Compartir

2 Comentarios

  1. Dejar de fumar siempre ha sido complicado, yo miré alternativas como los cigarros electrónicos esos y varias cosas más y bueno… regular con todo. Depende mucho de tu fuerza de voluntad la verdad. Se puede dejar pero no es nada fácil, es como adelgazar por así decirlo. La magnetoterapia también la probe, unos imanes para dejar de fumar en el odio y me quitaba ansiedad. Ahí les dejo mi opinión.

Dejar una respuesta

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal.