Menú

Así funciona el cubo de Rubik de Valverde con los laterales

El técnico da prioridad en ataque a las subidas del carril izquierdo, ya sea Jordi Alba o Digne el que juega

En la derecha, Semedo y Sergi Roberto se ocupan de generar superioridades en el centro del campo

Los mapas de calor ilustran a la perfección lo que pide Valverde a sus laterales
Los mapas de calor ilustran a la perfección lo que pide Valverde a sus laterales | SPORT

Al buen momento que vivía el Barça a nivel de resultados se le ha sumado, en las últimas semanas, una gran evolución en el juego. Los de Valverde venían sacando adelante sus partidos pero lo hacían dejando la sensación de ser todavía un equipo en construcció. De hecho, siguen siéndolo. Sin embargo, los duelos ante Atlético de Madrid y Olympiacos han permitido ver la mejor versión del Barça de Valverde. Quizá no en cuanto a espectáculo, pero sí en términos de solidez y equilibrio defensivo -pese a haber encajado frente a 'colchoneros' y griegos-.

Tanto en el Wanda Metropolitano como ante Olympiacos se vio a un Barça que empieza a jugar de memoriaUn Barça que tira ya de automatismos. Cada jugador sabe lo que debe hacer y, sobre todo, cada compañero intuye qué hara el otro. Iniesta poniendo balones aéreos para la entrada de Paulinho, Deulofeu abirénodse al máximo para dejar espacio interior para Sergi Roberto o Luis Suárez abandonando la banda izquierda en el momento justo para la incorporación de Alba o Digne son algunas pruebas de que las ideas de Valverde se van plasmando con éxito.

Texto Alternativo
Digne sorprendió positivamente con su gran partido ante Olympiacos | JOAN MONFORT / MARC CASANOVAS

El buen momento de forma del Barça es global, pero hay cuatro jugadores que están rindiendo especialmente bien. Son los laterales: Semedo, Sergi Roberto, Jordi Alba y, en menor medida, no por su nivel, sino por el hecho de haber jugado menos, Lucas Digne.

La llegada del 'Txingurri' al banquillo azulgrana ha supuesto un cambio a nivel táctico para los delanteros. "El míster quiere que los puntas jueguen más por dentro, y los laterales tenemos espacio para ser más profundos", reconocía Digne tras su partidazo con gol incluido ante Olympiacos. Efectivamente, y a diferencia de Luis Enrique, el técnico extremeño da un valor capital a las apariciones de los laterales. Para ello, el técnico insta a los delanteros a partir desde la banda para después abandonarla. Y es esto lo que hacen tanto Luis Suárez como Messi.

Antes del grave contratiempo de Dembélé en Getafe, el Barça-Juventus reflejó claramente que la idea sería la misma si el galo no se hubiera lesionado, ya que ante la 'Vecchia' Messi jugaba de falso '9' con el uruguayo y el francés por delante pero lejos de la banda.

Texto Alternativo
Nélson Semedo, una garantía a la hora de hacer la transición ataque-defensa | JOAN MONFORT

El cubo de Rubik de Valverde en los laterales es claro: quiere que el izquierdo sea más profundo y que el derecho alterne una mayor vigilancia defensiva con la posibilidad de generar superioridades en el centro del campo. Las subidas del incansable Alba son constantes y, de hecho, el ex del Valencia ha sido en algún partido el jugador de campo que más partidos ha tocado.

En la derecha, Semedo y Sergi Roberto hacen el contrapeso. No es casualidad, pues, que Deulofeu jugara tan abierto tanto frente al Atlético como frente a Olympiacos. Ni tampoco lo es que André Gomes ocupara la banda derecha en el Wanda Metropolitano. Sabiendo que en ese carril habrá menos profundidad por parte del lateral, Valverde coloca a un extremo muy abierto o a un centrocampista que pueda ocupar ese espacio.

Texto AlternativoJordi Alba sorprende una y otra vez por el carril izquierdo. | AFP

A nivel táctico, que juege Alba o Digne es lo mismo. Sin embargo, que lo hagan Semedo o Sergi Roberto en la derecha, no. Valverde utiliza la velocidad del luso para proteger más a los centrales en los intentos de contragolpe rival. Eso no significa, ni de lejos, que el ex del Benfica no tenga calidad para asociarse en el centro del campo, pues a menudo lo hace y bien. Por su parte, Sergi Roberto, centrocampista por naturaleza, no es tan rápido como Semedo pero se entiende a la perfección con Busquets, Iniesta, Messi y compañía. Es por esto que el técnico le pide que colabore en la circulación de balón en la medular, generando superioridades y, a la postre, espacios en la zona de tres cuartos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil