Menú

Messi replica a Cristiano con un 'poker' a Osasuna

Habrá quien se remita a la doble amarilla de Teixeira Vitienes a Arribas en 26 minutos, para justificar el contundente resultado del Barça sobre Osasuna, que al descanso ya era de 3-1. Pero eso resultaría mezquino pues el Barça demostró una vez más su temible superioridad, la de un equipo para la historia.

Juan Manuel Díaz

FICHA TÉCNICA

LIGA BBVA/ J. 21ª

FC Barcelona

5-1

CA Osasuna

FC Barcelona:

Valdés, Alves, Puyol, Mascherano, Adriano, Busquets (Song, Min. 73), Xavi (Cesc, Min. 66), Thiago, Pedro (Alexis, Min. 60), Messi y Villa.

CA Osasuna:

Fernández, Marc Bertrán, Arribas, Flaño (Rubén, Min. 68), Nano, Lolo, Raoul Loe, Oier, Cejudo (Puñal, Min. 46), De las Cuevas (Masoud, Min. 46) y J. Llorente

Goles:

1-0: Min. 11, Messi. Recibe una asistencia de Xavi tras un despeje erróneo del portero y en el mano a mano con el meta, tras una finta, lo supera y marca. 1-1: Min24, Raoul Loé. Recibe el balón en la frontal del área del Barça y lanza un remate colocado que supera a Valdés. 2-1: Messi (penalti). Lanza con la bota izquierda y despista a Andrés Fernández. 3-1: Pedro. Xavi abre a la banda derecha para la llegada de Alves que ya en el área asiste a Pedro para que remache a la red. 4-1: Messi. Leo empieza la jugada en el centro del campo, abre a la izquierda para que Villa le devuelva al espacio y tras deshacerse del portero con un suave toque, remata sin ángulo. 5-1: Messi. Adriano envía en profundidad para Villa que hace el pase de la muerte desde la línea de fondo, Adriano envía al área pequeña y Messi, llegando desde atrás, eleva ligeramente el esférico para batir a Andrés Fernández.

Árbitro:

Fernando Teixeira Vitienes (Comité Cántabro). Expulsó al entrenador de Osasuna, José Luis Mendilibar (Min. 31) por protestar; a Arribas (Min. 26) por doble tarjeta amarilla. Mostró tarjetas amarillas a Adriano (Min. 13) por derribar a Oier; a Arribas (Min. 18) por interceptar el balón con la mano; a Arribas (Min. 26) por interceptar el balón con el brazo; y a Oier (Min. 50) por una falta por detrás a Alves.

Incidencias:

Camp Nou, 65.594 espectadores.

Un dominio insultante del juego y del ritmo del partido que le permitió zanjar la semana a lo grande, clasificado para semifinales de la Copa tras vencer de nuevo en La Rosaleda y reafirmando en el liderato de la Liga con una goleada para la historia.

En ningún momento dio la sensación de que apretaba el acelerador el Barça, entrenado circunstancialmente por Jordi Roura. Consciente de que el miércoles se encontrará con el Real Madrid en el Bernabéu, se dedicó a asegurar los tres puntos con oficio, con profesionalidad, seguro que teniendo muy presente la pifia de una semana atrás en Anoeta. El técnico aplicó las rotaciones justas -descansaron Alba, Iniesta y Cesc además del sancionado Piqué- pero el bloque, esta vez, no se resintió.

Otra historia es el caso de Leo Messi. Llega un momento que no se sabe si marca tantos goles porque siempre está hambriento, o simplemente porque es algo innanto en su fútbol. Cristiano Ronaldo había firmado un 'hat trick' ante el Getafe por la mañana. El argentino le dio la réplica por la tarde, dejando atrás la cifra de los 200 goles con el Barça en la Liga con solo 25 años. No hay palabras.

La afición atendió al llamammiento del club y del vestuario y fueron casi inexistentes los críticos con Víctor Valdés. A partir de ahí, Xavi asumió el mando de las operaciones, apoyado por un reencontrado Alves y un incombustible Pedro, y especialmente por 'Leo el Terrible'.

Fue Xavi quien asistió a Leo el primer tanto de la noche, a los once minutos. Andrés Fernández, que en teoría pasaba 'examen' ante los ojeadores blaugrana que buscan un relevo para Víctor Valdés, envió mal con el pie. La bola le cayó a Xavi que asistió a Messi. El argentino controló entre los centrales, regateó al portero y remachó.

MESSI DESENCADENADO

Hubo un espejismo, el gol de Raoul Loé a los 24 minutos, por un pequeño desajuste defensivo en la frontal del área. Un mal menor frente a Osasuna -otra cosa será contra el Real Madrid. La absurda acción de Arribas dos minutos después, puso en bandeja el 2-1 a Messi en forma de penalti. El técnico osasunista, Mendilibar, acabó expulsado, pero con el reglamento en la mano, sus protestas no estaban justificadas.

Para entonces, Leo Messi ya estaba desencadenado. En el minuto 38 envió un remate de cabeza al poste tras un excelente centro de Alves, pero dos después Pedro 'rectificó' al remachar un centro de Alves, que arrancó en posible fuera de juego. El 3-1 cerraba el partido y abría la goleada.

La siguiente hora de juego sirvió para que el argentino engrosara su cuenta, pero también para que Adriano o Villa se reivindicaran en el once inicial. El brasileño estuvo en casi todas las jugadas de ataque sin descuidar su lateral; el asturiano se reveló como el mejor colaborador de Messi aunque también buscó su gol. Ambos colaboraron decisivamente en el 4-1 y el 5-1, resueltos por Leo con dos nuevas muestras de calidad, de talento.

Otra cosa fue Alexis Sánchez, que salió en la última media hora por Pedro y que una vez más demostró su ansiedad cara al gol. Tuvo tres buenas oportunidades pero no consiguió orientar ninguna de ellas entre los tres palos. El sufrimiento del chileno se transmite a todo el Camp Nou y Roura, Adriano y los demás aplaudieron ostensiblemente cada pifia del hasta hace poco 'Niño Maravilla' que necesita un gol como el agua. ¿Será el próximo clásico su oportunidad?

Por si acaso, Roura dio descanso a Xavi Hernández (Cesc) y a Sergio Busquets (Song), con toda seguridad pensando en el duelo del Santiago Bernabéu. Como Villa y Alexis no aprovecharon sus oportunidades, Osasuna pudo respirar, pensando que no repetiría los ocho goles de la pasada Liga. La respuesta al Real Madrid, con una 'manita' similar a la cosechada por los hombres de José Mourinho ante el Getafe, apunta a un nuevo clásico espectacular. Pero también es un mensaje claro: la derrota de Anoeta fue un accidente, no un regalo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil