Menú

Jordi Alba salvó al Barça sobre la campana

El Barça le dio la vuelta a un partido que dominó de principio a fin, pero tuvo que apelar a la épica para obrar lo que, en pleno descuento, todavía parecía un milagro. Con 1-1 en el marcador, apareció Jordi Alba para salvar a los de Tito Vilanova. Su remate casi sobre la línea, tras un centro agónico de Adriano, hizo justicia a 93 minutos de auténtico ataque y gol azulgrana. El 2-1 final afianza a los culés en el liderato de grupo con nueve puntos de nueve posibles.

Ricard López

FICHA TÉCNICA

Champions

Barça

2-1

Celtic

Barça

Víctor Valdés; Adriano, Bartra, Mascherano, Jordi Alba; Xavi Hernández, Song, Iniesta; Alexis Sánchez (Villa, min.80), Messi y Pedro Rodríguez (Tello, min.76).

Celtic de Glasgow

Foster; Lustig, Wilson, Ambrose, Izaguirre; Brown (Commons, min.63), Wanyama, Ledley, Mulgrew (Kayal, min.76); Samaras (Forrest,min.43) y Gary Hooper.

Árbitro

Gianluca Rocchi (ITA). Amonestó con cartulina amarilla a Mascherano (min.71) y Adriano (min.80).

Goles

0-1, min.19: Samaras. 1-1, min.45: Iniesta. 2-1, min.90 (+): Jordi Alba.

Incidencias

Partido correspondiente a la tercera jornada del grupo G de la Liga de Campeones, disputado en el Camp Nou ante 77.781 aficionados, según datos oficinales.

Bartra cumplió como central... y como delantero

Por fin se decidió el técnico azulgrana a alinear a uno de los futbolistas a los que todavía no había utilizado a pesar de las numerosas bajas defensivas. Llegó la hora de Bartra, y el canterano respondió con creces a las expectativas. En ausencia de Puyol y Piqué, no sólo cumplió como central junto a Mascherano, sino que además dispuso de dos claras ocasiones para marcar.

Otra vez un gol en contra

La presencia de Bartra aportó solidez, estabilidad y centímetros a una retaguardia amenzada por los 'gigantes' del Celtic. Un equipo con una media de altura de 1'85, prácticamente la misma que la del catalán (1'83). E idéntica a la de Song, a quien el técnico barcelonista adelantó a su demarcación natural de pivote para cubrir el vacío dejado por el sancionado Busquets. Adriano hizo lo propio ocupando en de Alves como lateral derecho. Pero, una semana más, el Barça no logró mantener la portería a cero. Y una vez más, se salvó gracias su demoledor potencial ofensivo, como ocurrió el pasado sábado ante el Deportivo pese a encajar cuatro goles en contra (4-5).

Un Celtic ultradefensivo

El guión fue el de siempre. El Barça dominó y prácticamente monopolizó el balón ante un rival que intentó asfixiarle acumulando jugadores atrás. Tuvo ocasiones de sobra para golear. Pero, a pesar de ello, sufrió de lo lindo. Algo que empieza a convertirse en habitual. Primero fue Alexis quien, nada más comenzar (2'), avisó a Forster con un chut cruzado que salió fuera por poco. Luego fue Pedro, que no atinó a culminar en boca de gol un centro de Alba (9'). Y, en el 16' fue el turno de Bartra tras una acción ensayada repleta de fantasía: Xavi sirvió un córner, Messi recibió solo en la frontal, asistió para Iniesta y éste para el joven central, que obligó a lucirse a Forster con un espléndido cabezazo a bocajarro.

La mala suerte de Mascherano

Pero, cosas del fútbol, el Celtic vio puerta en su primer remate. Y a duras penas fue suyo, pues el balón rebotó en Mascherano cuando Samaras cabeceó un saque lateral de falta (0-1, 18').

Lo bueno es que el susto llegó con más de 70 minutos por delante para buscar la remontada. Y con jugadores como Messi, Xavi o Iniesta es difícil perder la fe. El argentino acarició el empate en dos lanzamientos de falta sublimes que rozaron el larguero (22' y 38'). Y, entre medio de todo eso, Bartra volvió a avisar con un peligrosísimo remate de cabeza (28').

Golazo de Iniesta al borde del descanso

Pero el 1-1 se hizo esperar hasta el límite del descanso. Un golazo 'in extremis' que hizo justicia a los méritos de los de Vilanova. Messi combinó con Xavi en la frontal. Y la posterior doble pared del '6' con Iniesta, como si de una carambola de billar se tratara, terminó con 'don Andrés' superando a Forster por bajo (1-1, 45'). El Camp Nou respiró aliviado.

Forster, una pesadilla para Messi

El suspense, sin embargo, continuó en la reanudación. El Celtic opuso una resistencia numantina, capeando el temporal con eficacia. El Barça dispuso de ocasiones de gol muy claras. Casi todas de Leo Messi. El argentino debió tener pesadillas con Forster, pues el meta escocés se lo paró todo. Primero le intentó sorprender con una vaselina que salió alta en el 53'. Y luego se estrelló con él un par de veces. En el 68', cuando le desbarató un remate a bocajarro; y en el 74', cuando atinó a despejar a córner un cabezazo envenenado de Leo.

Alba obró el milagro

El tiempo corría en contra de un Barça que no hallaba la forma de perforar el marco de su rocoso rival. Tito Vilanova buscó revulsivos en ataque dando entrada a Tello y Villa en lugar de Pedro y Alexis. La moneda le salió cara, a pesar de que nada hacía presagiar el final feliz. El asturiano estrelló un balón en el poste en el 90'. Parecía que iba a ser el epílogo y fiel reflejo de lo que había sido todo el partido. Pero Jordi Alba obró el milagro en el 93'. Su gol sobre la línea deja al Barça con un pie en octavos de la Champions.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil