¿Somos atletas los corredores populares?

¿Somos atletas los corredores populares?

Compartir

El otro día desayunaba con el periódico y leía un titular que decía que seis mil “atletas” iban a participar en una carrera popular de mi ciudad. En ese momento me quedé pensando si los seis mil corredores deberían ciertamente llamarse “atletas” o era una hipérbole propia del escaso conocimiento del Atletismo de nuestros periodistas.

Lo cierto es que cuando pienso en un atleta no veo precisamente al corredor recreacional de mediana edad que aunque con esfuerzo y mucho mérito, se contenta con llegar a meta en su 10K. Cuando pienso en un atleta, quizás por una influencia romántica, mi mente se sitúa en la Grecia Clásica y observa cómo se entrenan duramente unos tipos con pinta de héroes.

¿Deberían por tanto llamarse “atletas” a todos los participantes de cualquier edad y condición en una carrera popular? La palabra “atleta” procede del griego αθλος (athlos), que significa “competición”. Luego en principio parece haber una conexión entre ser un atleta y competir. Desde este punto de vista etimológico, en una carrera popular atleta sería el que compite. Esto llevaría a considerar que sólo una minoría de una carrera popular son atletas porque el resto se limita a disfrutar, tiene como objetivo simplemente acabar o “compite contra sí mismo”.

La Real Academia Española de la Lengua suele afinar bastante con la definición de las palabras en idioma español. Estas son las definiciones que muestra para la palabra “atleta”:

1. m. Hombre que tomaba parte en los antiguos juegos públicos de Grecia y Roma.

2. com. Persona que practica el atletismo.

3. com. Persona fuerte y musculosa.

Nuevamente nos encontramos con la conexión con la Grecia Clásica y con una nueva definición, persona fuerte y musculosa. Coloquialmente se llama atleta a cualquier persona fuerte de cualquier disciplina deportiva, y la RAE ha hecho bien en incluirlo. Pero en una carrera popular hay corredores fuertes y algunos no tan fuertes, luego centrémonos en la definición número 2: Persona que practica el Atletismo.

¿Y qué es el Atletismo? Pues acudiendo nuevamente a la RAE, ésta dice que Atletismo es un conjunto de actividades y normas deportivas que comprenden las pruebas de velocidad, saltos y lanzamiento.

En definitiva, en una carrera popular encontramos corredores más o menos fuertes, más o menos entrenados, más o menos competitivos, pero atendiendo a que todos ellos practican una actividad de velocidad con sus normas (Atletismo), es correcto que los llamemos atletas. Ya tenía claro que desde el primero al último todos los corredores son héroes, pero ahora certifico que además de héroes todos son también atletas.

Foto de Oscar Roche – La Bolsa del Corredor
Compartir

Te puede interesar...

4 Comentarios

  1. No me cabe la menor duda que aquel que se pone en la línea de salida con un objetivo y la ilusión de conseguirlo se puede considerar un auténtico atleta.

  2. De acuerdo con lo que escribes, Gonzalo. Pero yo, aplicándolo a mi persona, digo que en juventud hacia atletismo, ahora corro.
    Y compito, a mi ritmo.
    Pero si con 17 años hacía yo un 1000m en 2’53” y ahora el más rápido me sale en 3’42”, siendo yo la misma persona, evidentemente creo que era más atleta entonces). Ahora corro 🙂

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad