Sport

Sport.es Menú

Mora: Debutó con un 0-5 al Real Madrid

mora
Pere Valentí Mora con la camiseta de jugador. Era la presentación del FC Barcelona 1973-74. | Antoni Campañà


Pere Valentí Mora Mariné (Vilaplana, 18-12-1947) fue uno de los grandes guardametasque defendió los colores del FC Barcelona. Perteneció a la disciplina del club once temporadas, aunque en algunas de ellas actuó en calidad de cedido en otros equipos. Potente, decidido, trabajador, con carácter y muy ágil, debutó en el histórico 0-5 que el Barça firmó en el Santiago Bernabéu el 17 de febrero de 1974.

Hijo de Josep Maria y Maria Josepa y segundo de cuatro hermanos (Josep Maria, Joan Maria y Maria Mercè), Pere Valentí siempre tuvo muy claro que quería ser guardameta. Dio los primeros pasos por las calles de Vilaplana. Su hermano Josep Maria chutaba y él paraba.

No tardó mucho tiempo en despuntar. Primero en el equipo de la escuela y, después, en el del pueblo. Siempre era el portero titular y todos los chavales lo querían en su equipo. La voz empezó a correr y pronto sus hazañas fueron conocidas por los alrededores. Fue captado para el equipo juvenil del CF Reus.

Su padre siempre lo apoyó y animó a jugar. Además, invirtió tiempo y recursos para que pudiera acudir a los entrenamientos y partidos con su nuevo equipo. Lo que hiciera falta... “Fue una época muy especial porque estuve jugando con mi hermano mayor, Josep Maria, delantero centro, que también fichó por el CF Reus. Él llegó después a ser uno de los máximos goleadores de la UE Lleida”, recuerda.

Con 17 años, siendo todavía jugador del CF Reus, fichó por el FC Barcelona. La fecha la tiene grabada en la memoria: “Era el 8 de octubre de 1965”. Se incorporó como jugador del primer equipo, que por aquel entonces tenía a Pesudo y Sadurní en la plantilla. El Barça lo había 'pescado' de la selección catalana juvenil, donde había jugado al lado de Rexach, Pujol, Paredes o Andreu, proclamándose campeón de España.

Pese a entrenarse con los profesionales del FC Barcelona, Mora, para tener minutos, jugó con el Condal en Segunda División y con el Atlètic Catalunya en Tercera entre 1965 y 1968. En este período también siguió jugando con la selección catalana juvenil, los Juegos del Mediterráneo de 1967 (en Túnez) y los Juegos Olímpicos de 1968 (en México). Y siempre como titular.

En enero de 1969 fue destinado a Valencia para llevar a cabo el servicio militar y aprovechó su estancia allí para jugar con el Mestalla, en Segunda. Sin embargo, lo hizo antes de jurar bandera y estando en período de instrucción, motivo por el cual jugó con el nombre de Valentín. En sus condiciones un recluta no podía abandonar el cuartel. Pero un períodico deportivo descubrió su secreto, aunque no hubo represalias de ningún tipo. Después fue destinado a Oviedo y allí, también en calidad de cedido por el FC Barcelona, jugó hasta el verano de 1970.

Finalizado su compromiso con la Patria, regresó a la disciplina barcelonista para iniciar la temporada 1970-71. Entonces la competencia tenía dos apellidos: Sadurní y Reina. “La verdad es que lo tenía muy difícil. Yo solo quería jugar y la única manera de hacerlo era una nueva cesión. Vic Buckingham, el técnico por aquel entonces, solo me alineaba en partidos amistosos, así que perdí un año”, dice. Las temporadas 1971-72 y 1972-73 las jugó defendiendo la camiseta del Elche CF, donde consiguió el ascenso de Segunda a Primera el segundo curso, siendo el portero menos goleado de la categoría.

Entonces sí, con 25 años, volvió al FC Barcelona. Y le tocó debutar oficialmente en un Real Madrid-Barça en el Santiago Bernabéu... “Sadurní estaba lesionado y Michels me puso a mí. Antes del partido mi única preocupación era quedar bien, hacer un buen papel, pero la verdad es que el equipo estuvo espectacular. Ellos no la tocaron y conseguimos un resultado histórico: 0-5”, dijo. Fue el hombre del día. Debutar y salir de Chamartín sin recibir ningún gol marcó su carrera.

Mora cree que, pese a jugar 99 partidos oficiales en el primer equipo del FC Barcelona, no triunfó porque “el Barça, en aquella época, era muy irregular. Había mucha desconfianza. Siempre estábamos en el punto de mira. Eran tiempos convulsos, complicados. Y jugar en estas condiciones imposibilitaba ser regular como ahora. Es una pequeña espina que llevo clavada... Entrabas y salías con demasiada facilidad”.

Con el Barça ganó la Copa 1970-71, la Liga 1973-74, la Copa 1977-78 (jugó la final contra la UD Las Palmas) y la Recopa 1978-79. Después el fútbol lo llevó al Rayo Vallecano (cuatro temporadas) y al Murcia (tres). Con 38 años dijo basta. “Hubiera podido seguir, pero estaba cansado, gastado...”. Así que se incorporó a una compañía de seguros, aunque siempre con el fútbol en la mente.

Empezó pronto a colaborar como entrenador en la escuela TARR de Barcelona y, muy pronto, aceptó una oferta para dirigir al CF Igualada, donde estuvo dos temporadas (1987-88 y 1988-89) y consiguió la mejor clasificación del club en Tercera (quinto). Después pasó por el fútbol base del FC Barcelona (Juvenil y Barça C, entre 1989 y 1993), Nàstic de Tarragona (1993-94, en Segunda B),Murcia (1994-96, con un ascenso de Tercera a Segunda B), Cartagonova (1997-98, también con un ascenso de Tercera a Segunda B), Benidorm (1998-99) ySabadell (en dos etapas, 1999-2002 -ganó en el 2000 la Copa RFEF- y 2004-05).

Con el Benidorm jugó una eliminatoria de Copa contra el FC Barcelona (0-1 y 3-0) y no le gustó que Louis van Gaal, en el partido de ida, “celebrara el gol contra un equipo de Segunda B, en el minuto 88, saltando. Debería haberse quedado sentado en el banquillo”, recuerda.

Mora ha llevado, y lleva, los colores del FC Barcelona en lo más hondo de su corazón: “Es el equipo que me ha marcado. Y, cuando acabas la carrera profesional, eres del club de tú infancia. Otra cosa es cuando eres profesional...”.

David Salinas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil