Los tres futuros desafíos de Nadal

Nadal, de récord en récord
Nadal, de récord en récord | sport

1.- Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016

Llegar a los Juegos Olímpicos de Río 2016 “fue una motivación desde el momento que no pude ir a Londres. Para mí fue una decepción importante. Me hacía muchísima ilusión”, ya que, además de competir -su gran pasión-, iba a ser el abanderado español (algo que, con toda probabilidad, sí podrá experimentar dentro de dos años ya que no hay nadie que iguale su palmarés).

 

Así de sincero y rotundo se muestra Rafa, un hombre que, al igual que su equipo, prefiere vivir el presente pero que siente que tiene una cuenta pendiente con la cita olímpica, a la que llegará habiendo cumplido tres meses después de haber cumplido los 30.

Además, en Río se competirá sobre tierra batida, lo que hace aumentar considerablemente las opciones de Nadal de sumar un nuevo oro olímpico al de Pekín 2008. Debido a que el tenis estuvo ausente en los Juegos durante seis décadas (de 1924 a 1984, en 1968 fue deporte de exhibición en México) no ha habido ningún jugador capaz de colgarse dos veces el más preciado metal. 

2.- Alcanzar o superar el récord de Grand Slams

No es algo de lo que le guste hablar a Rafa. Ni tampoco a su equipo. Pero ahora que ya se ha alcanzado la cifra de 14 Grand Slams de Pete Sampras –algo que en su día parecía imposible de alcanzar hasta que llegó Roger Federer–, por el rabillo del ojo se observan esos 17 cetros del suizo, récord masculino. 

“Yo hago mi camino que es el que me ha dado buenos resultados y ya veremos hasta dónde podemos llegar. No me hubiera planteado jamás llegar hasta aquí”, destacó tras su última victoria en Roland Garros. El tenista y su entorno saben que “esto no es para siempre” pero si el físico le respeta ¿por qué no pensar en que hay diez 'grandes' por disputarse hasta finales de 2016 y podrían caer algunos más? Federer ganó el Grand Slam número 17 y séptimo Wimbledon en 2012, un mes antes de cumplir los 31. Rafa repite una y otra vez que prefiere “esperar al final de mi carrera, entonces ya veremos cuántos he ganado. Ya los contaremos. Y el tiempo dirá si puedo tener otro récord o no. Por el momento, estoy muy feliz de haber alcanzado los 14”.

3.- Ganar su segundo Open de Australia

No poder competir en una final de Grand Slam a la que llegó jugando a un gran nivel y preparado para la batalla porque su físico le dio la espalda fue un golpe anímico muy duro para Nadal. “Fue difícil de aceptar y me quedé parado, sin esa energía interior que siempre me ha acompañado”, rememoró el domingo.

En Melbourne tenía la oportunidad de convertirse en el primer tenista, tras el australiano Rod Laver (único en la historia capaz de ganar los cuatro Grand Slams el mismo año en dos ocasiones), en tener, al menos, dos títulos en cada uno de los cuatro (a sus nueve Roland Garros suma dos Wimbledon y otros tantos US Open). El primer Grand Slam de la temporada se ha convertido, de forma sutil, en una cuenta pendiente. “El tenis me ha devuelto en Roland Garros lo que pasó este año en Melbourne”, dijo en la misma Philippe Chatrier tras su victoria. Seguro que en 2015 viajará a las Antípodas con la motivación e ilusión máximas para poder imponerse de nuevo en un torneo en el que hasta 2009 ningún español había podido triunfar.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil