Sport.es Menú

Zidane rompe con la BBC

"Estando bien, la idea es que jueguen" dijo y mantuvo en estos dos años hasta dejar fuera a Bale ante el PSG en un partido grande

Solo Cristiano Ronaldo cumple con su pegada ante la falta de respuesta del galés y de un Benzema, al que Zizou da refugio sin que nadie lo entienda

 El portero del PSG se estiró muy bien para despejar a córner un disparo de Benzema | BEINSPORTS

Zinedine Zidane, entrenador del Real Madrid, hizo un movimiento inesperado en la alineación ante el PSG, dejó fuera contrapronóstico a Gareth Bale rompiendo con su idea de poner siempre a la BBC. “Si están bien, la idea es que jueguen”, mantuvo desde que llegó al banquillo blanco en enero del 2016. Siguió su guión y los puso siempre que físicamente estuvieron disponible aunque su rendimiento no fuera el deseado. Tanto, que fue acusado de que jugaban por decreto estuvieran o no bien y aunque ha tardado en demostrarlo, al final ha cedido a una situación que no favorecía al equilibrio del equipo. El francés recuperó el plan que le dio el título la temporada pasada con Isco en lugar de Bale, con el mismo once que ganó la final a la Juventus (4-1) salvo el sancionado Carvajal, al que relevó Nacho. Zizou obtuvo la respuesta de entonces con un triunfo importante ante el PSG (3-1) a falta del encuentro de vuelta.

Alejandro Alcázar

El tiempo pasa y el trío ofensivo blanco ha pasado de letal a vulgar, y solo Cristiano Ronaldo mantiene su rol gracias a la pegada. El portugués tampoco es que sea el de entonces, ha perdido velocidad y resistencia, pero es un valor seguro ante la portería rival. Esta temporada ya ha marcado 25 goles en 29 partidos, acercándose a sus registros de uno por encuentro. Datos que sí supera en la Champions, donde lleva 11 goles en 7 encuentros. Ademáscon los dos marcados al equipo de Unai Emery  alcanza los 100 en competición europea con la camiseta blanca.

BALE Y BENZEMA, A LA BAJA

La suplencia de Bale es un toque de atención de Zidane. Lo dejó en el banquillo y confió en la batuta de Isco para mover el juego ofensivo, y el malagueño respondió asumiendo la responsabilidad sin regatear ni un esfuerzo en la presión y en defender. Un buen partido del internacional español, que correspondió a la confianza que el francés depositó en él. Bale, por el contrario, deslumbró cuando se recuperó de la lesión con cinco goles en cuatro partidos, datos inusuales en él. Brilló y dejó patente que es un grandísimo futbolista, superando incluso al miedo a volver a lesionarse  . Sin embargo, ante el Valencia (1-4) y el Levante (1-1) volvió a ser ese jugador intermitente, alejado del juego y las responsabilidades para volver al banquillo en el último encuentro ante la Real Sociedad.

Por último, Benzema es ya la oveja negra de la BBC, pese a que Zidane sigue confiando en él en contra de la opinión general del madridismo. El francés cae en picado y solo la bula de su compatriota le mantiene en el equipo. Pasan los partidos y sus cuestionables actuaciones, pero Zidane sigue dándole refugio sin que aporte lo que se espera de un ‘9’. Más allá de sus paupérrimas cifras como delantero centro de un equipo que necesita otro ‘killer’ que respalde a Cristiano Ronaldo (6 goles en 17 partidos), falla en y el argumento que Zidane ofrece para mantenerle. “El juego de Karim permite que otros compañeros marquen goles, y esa es una faceta importante para todos. Con Karim, otros jugadores juegan mejor” sostiene el francés , sin valorar que ese trabajo Asensio o Lucas Vázquez lo pueden hacer igual de bien o mucho mejor y sin acudir a Mayoral, que ha marcado un gol menos que el galo, 5,  jugando menos de la mitad de los minutos que lleva el portugués (1.930’ por 773’) .

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil