El Madrid golea a una Real de pretemporada

Silvia González

No lo tuvo difícil el Real Madrid en su estreno liguero ante la Real Sociedad. Los de Zinedine Zidane no quieren ceder terreno a favor del eterno rival y, tras el 6-2 del FC Barcelona ante el Betis, salieron a por todas en el estadio de Anoeta.

Tampoco le opuso demasiada resistencia la Real Sociedad, un equipo que no jugó a nada y que difícilmente llegó al área de Casilla. La pérdida de balones fue una constante a lo largo de todo el encuentro y los errores técnicos no hicieron más que facilitar la primera victoria madridista de la temporada. Los de Eusebio probablemente hubieran firmado que el partido acabara al final de la primera parte.

Las múltiples bajas de los madridistas sirvieron para que los titulares salieran a por todas. Tanto es así que nada más comenzar el encuentro, y antes de llegar a los dos minutos de juego, el Real Madrid convirtió el primer tanto de la noche. Carvajal recibió un pase largo de Ramos, se la puso a Bale con un centro al milímetro y el galés remató con cierta facilidad y acierto frente a la mirada atónita de Rulli. Por cuarta vez consecutiva, Bale marcó en su visita a Anoeta.

Y es que la tripleta formada por Bale, Marco Asensio y Morata conectó a la perfección. La reciente llegada de los dos únicos fichajes del Real Madrid hasta el momento no fue la excusa para firmar una actuación mediocre sino que ambos salieron con la intención de demostrar, desde el minuto uno, que el club de Florentino Pérez ha acertado confiando en ellos.

El dueño de la banda derecha, Carvajal, presionó tanto como defendió, manteniéndose tan activo como los recién llegados que no se cansaron ni un momento de correr, recuperar y presionar a los de Eusebio.

Illarramendi no quiso aprovechar la ocasión más clara de la primera media hora cuando podía rematar solo frente a Casilla pero optó por realizar un pase horizontal a la nada.

Aunque parezca mentira y aún siendo el más participativo, Morata no marcó pese a las múltiples oportunidades que se le pusieron por delante. Condujo el cuero como quiso y cuantos metros le apeteció a lo largo del terreno de juego. El que sí tuvo su momento fue Marco Asensio. Con la defensa totalmente descontrolada, picó el balón con suavidad por encima de Rulli el día de su debut para anotar el 0-2.

En la segunda parte ambos equipos siguieron exactamente la misma tónica. Con una gran diferencia: nada más comenzar el encuentro, el árbitro Martínez Munuera se tragó un penalti clarísimo a favor de la Real después de que Carvajal golpeara a Bergara para evitar el primer tanto de los de Eusebio.

Poco después de que Morata viera la tarjeta amarilla por simular una falta dentro del área, una doble ocasión del Real Madrid no llegó a buen puerto. Rulli sacó el primer remate de Morata mientras Kroos aprovechó el rechace para encontrarse finalmente con el larguero. La del ex de la Juve no fue la única que salvó el cancerbero del conjunto donostiarra, el más destacado de la segunda mitad.

Ni la salida de Vela y Xabi Prieto sirvieron para que la Real reaccionara ni por un instante. Una tímida ocasión casi al final del encuentro fue la única acción destacada del conjunto comandado por Eusebio. Aún tuvo tiempo Gareth Bale de marcar el tercero en el tiempo de descuento tras regatear a Rulli y rematar solo a la portería.

Tan fácil fue el encuentro para los de Zidane que incluso pocos goles se vieron en Anoeta para lo que podría haber sido.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil