El problema del Madrid con Camavinga

HISTORIA SPORT

El conjunto blanco cuenta con ocho centrocampistas y el joven jugador deberá asumir el rol de suplente

Su posición en el campo no está definida, es un medio ofensivo, pero es muy poco efectivo en sus llegadas

El jugador francés pasó reconocimiento médico y después se puso a las órdenes de Ancelotti | Real Madrid

El Real Madrid ha aprovechado una oportunidad de mercado para fichar a uno de los jugadores jóvenes que más sonaban en el fútbol europeo. El nombre de Eduardo Camavinga estaba apuntado en las agendas de los principales clubs europeos y los blancos dieron finalmente el paso el último día de mercado. El Stade de Rennes lo quería vender al quedarle un solo año de contrato y el Madrid lo compró por 30 millones de euros, más otros 15 en objetivos.

El fichaje puede ser una buena operación por no haber pagado una cantidad desmesurada y la proyección que tiene el futbolista de 18 años, pero también plantea problemas importantes a corto plazo. Ni su rol en la plantilla ni su ubicación en el campo se han definido y Carlo Ancelotti deberá gestionar su adaptación con estos handicaps.

El Real Madrid cuenta actualmente con ocho centrocampistas. Los tres teóricos titulares (Casemiro, Kroos y Modric), los dos primeros recambios (Valverde e Isco), el repescado Ceballos, el polivalente Lucas Vázquez y ahora Camavinga.Camavinga puede estar en este escalafón al nivel de Ceballos, por lo que puede tener pocas oportunidades o solo minutos residuales. El galo llega acostumbrado a jugarlo todo y ser fundamental en el Stade de Rennes. Está por ver cómo asumirá ser un futbolista carne de banquillo y si ello no puede ser un freno muy significativo para su crecimiento.

Escaso rigor táctico

Por otro lado, su estilo de juego complica su posición en el campo. Camavinga es un centrocampista de recorrido, al que le gusta mucho más irse hacia arriba que mantener la posición atrás. Por tanto, parece impensable que sea un recambio de Casemiro en el pivote.

Su ubicación debería ser la de interior, pero no tiene la disciplina táctica y, mucho menos, la clarividencia de Kroos. Eso le deja con la única opción de situarse en el flanco de Modric y esto son palabras mayores. El croata se descuelga y marca la diferencia en la zona de tres cuartos con su último pase. En cambio, Camavinga no tiene aún este temple y tiende a desbocarse.

Ancelotti tendrá que trabajar mucho con el chico para que aprenda a jugar en el entramado del Real Madrid. No puede ser el mismo futbolista que el Stade de Rennes. El Madrid no puede permitirse el lujo de contar con un medio ofensivo con muy poca pólvora. En sus tres temporadas en la Ligue1 solo ha marcado dos goles, unas cifra que demuestran que debe mejorar mucho de cara a gol.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil