Harry Kane, el sueño imposible de Florentino Pérez

El delantero inglés no tiene intención de abandonar el Tottenham y el club londinense no tiene ninguna intención de desprenderse de su buque insignia

El presidente madridista ya ha comprobado que Daniel Levy, propietario de los 'Spurs', es un negociador duro e inflexible

Kane dio la vuelta al marcador con un doblete | MEDIAPRO

El delantero inglés Harry Kane sigue siendo el sueño prohibido de Florentino Pérez, presidente del Real Madrid. El club madridista sigue buscando de forma desesperada un gran goleador que cubra el vacío que dejó el portugués Cristiano Ronaldo y el jugador del Tottenham es su gran objetivo. El problema y la frustración del máximo dirigente madridista es que se trata de un fichaje imposible en la práctica.

Existen tres importantes impedimentos que convierten a Kane en un objetivo imposible. En primer lugar, el delantero no tiene la más mínima intención de abandonar la Premier League ni su actual club, con el que tiene contrato en vigor hasta el 2024.

El segundo motivo es que el presidente del club londinense, Daniel Levy, se ha caracterizado siempre por ser un hueso duro de roer. Y ya ha quedado claro en varias ocasiones que el Tottenham, que no es un club vendedor, no piensa desprenderse de su buque insignia.

traspaso récord

Si algún día llega a planteárselo, será por un traspaso que bata todos los récords. En su día el propio Levy aseguró que Kane valía lo mismo que el brasileño Neymar, por el que el PSG pagó en su día 222 millones de euros. Y si tiene que elegir llegado el momento, Florentino Pérez siempre preferiría gastarse ese dineral en el fichaje del brasileño que en el del inglés.

Levy es un negociador duro e inflexible, como comprobó el propio Florentino Pérez durante las conversaciones que mantuvo en su momento para fichar al croata Luka Modrid y al galés Gareth Bale.

El último obstáculo son las dudas que existen sobre la adaptación de Kane al fútbol español, pese a que nadie duda de su calidad. En el Real Madrid son muy conscientes de lo complicado que es el acoplamiento de los británicos, como en su día sucedió con Laurie Cunningham, Steve McManaman, David Beckham, Michael Owen o el propio Gareth Bale.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil