El Madrid se deja sus opciones en Valladolid

El dicho que señala que en el fútbol no existe rival pequeño se cumplió a la perfección este miércoles en Pucela. El Valladolid, que sigue peleando por la permanencia, volvió a cobrarse una ilustre víctima al arrancarle al Real Madrid un empate in extremis que deja prácticamente al conjunto de Carlo Ancelotti sin opciones en la pelea por el título de Liga.

Laura Ramos

Real Valladolid

1-1

Real Madrid

Valladolid

Jaime; Rukavina, Valiente, Mitrovic, Peña; Víctor Pérez (Baraja, min. 82), Rubio; Jeffren (Osorio, min. 72), Óscar (Larsson, min. 63), Bergdich y Javi Guerra

Real Madrid

Casillas; Nacho Fernández, Pepe, Ramos, Coentrao; Xabi Alonso, Modric, Isco (Illarra, min. 72); Di María, Benzema (Marcelo, min. 76) y Cristiano Ronaldo (Morata, min. 7).

Árbitro

Gil Manzano (colegio extremeño). Amonestó a Bergdich, Mitrovic, Morata, Pepe, Illarra e Isco

Goles

 0-1: Min. 34, Ramos. 1-1: Min. 85, Osorio

Incidencias

Partido correspondiente a la trigésima cuarta jornada de la liga BBVA disputado en el estadio José Zorrilla ante unos 22.000 espectadores. El exjugador, exentrenador y exdirectivo del Real Valladolid, Antonio Santos, recibió la insignia de oro del club antes del encuentro por sus cuarenta años en el club

Llegaban los madridistas a Valladolid obligados a ganar tras empatar el domingo en Valencia si querían recuperar la segunda posición de la tabla. Pero en ningún momento dieron la sensación de ser un equipo en plena lucha por el triplete. Tampoco les ayudó un inicio en el que perdieron, por lesión, a Cristiano Ronaldo

Corría el minuto ocho cuando el portugués pidió el cambio al notar una sensación extraña en su maltrecha pierna izquierda. La fatiga muscular dejó al Madrid sin referente en ataque y, con Karim Benzema desaparecido en combate, fue Sergio Ramos el elegido para liderar un Madrid espeso en la creación e incapaz de superar la férrea defensa del Valladolid, que cedió el balón a su rival y se dedicó a defender en su propio campo. 

En su partido número 400 con la camiseta blanca, el defensa volvió a ser el mejor del equipo como ya lo fuera ante el Bayern y Valencia con sus goles providenciales. Marcaba por cuarta vez consecutiva cuando el descanso se vislumbraba en Pucela. Sin apenas jugadas de peligro, las grandes ocasiones llegaron a balón parado. Y así es como llegó un 0-1 que hacía pensar que nada iba a cambiar en la pelea por la Liga. 

Ausente Cristiano, Ramos asumió la responsabilidad de lanzar una peligrosa falta en la frontal del área que se coló como un misil en la red pucelana. El Valladolid se descontroló y, sufriendo, pedía la hora del descanso. Tras la reanudación, sin embargo, el Madrid optó por mantener la posesión ante un conjunto que le ponía más corazón que cabeza. Apenas le duraba unos segundos el balón a los pucelanos, que no despertaron hasta el minuto 65 con una peligrosa chilena de Javi Guerra que dejó helado al banquillo madridista.

Fue, sin embargo, un espejismo puesto que desde ese momento apenas sucedió nada sobre el terreno de juego... hasta el minuto 85. El Valladolid lo intentaba y el Madrid apostaba por un planteamiento más conservador como mostró Ancelotti al dar entrada a Marcelo por Benzema cuando todavía quedaba un cuarto de hora de partido. Segundo error del técnico italiano, que se quedó sin efectivos en ataque cuando Illarramendi desvió el testarazo de Marc Valiente.

No llegó Casillas y el Madrid se hundió. Sin tiempo ni efectivos, el Madrid perdió el control y el órden mientras Cristiano Ronaldo se desesperaba en el banquillo. Su cara lo decía todo y el portugués, decepcionado, acabó por enfilar el túnel de vestuario segundos antes de que se confirmara el descalabro blanco. Un fallo, el segundo consecutivo, que vuelve a dar un vuelco a una Liga de locos en la que parece que nadie quiera ser campeón. Ahora, Atlético y Barça dependen de sí mismos para ser campeones. El Madrid, sin embargo, deberá esperar una carambola para recuperar el cetro de la regularidad. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil