La vida sin Jack Grealish

El adiós del inglés, capitán y referente del Aston Villa, está pesando a un equipo que sigue de capa caída

El Aston Villa cesó recientemente a su entrenador, no gana un partido desde el mes de setiembre y está dos puntos del descenso en Premier

Tyrone Mings, central del Aston Villa
Tyrone Mings, central del Aston Villa | AFP

La vida sin Jack Grealish es menos vida en Birmingham. El inglés era algo más que el capitán, la referencia o el buque insignia del Aston Villa. Grealish era el 'villano' que se había formado desde pequeño en el club, el que había crecido hasta llegar al primer equipo y el que se había convertido en parte del escudo. El mediapunta lo era todo: el que desequilibraba, el del último pase, el que recibía todas las faltas, el encargado de lanzarlas, el que había liderado al equipo del ascenso a la Premier...

Este verano, con la marcha de Grealish, entraron más de 100 millones de euros a las arcas del club procedentes del Manchester City, una cifra que debía servir para reconstruir el equipo, potenciarlo y acercarlo al top-10. Algo similar a lo que había logrado el Leicester en su día, cuando tras ganar la Premier dejó ir a hombres como Kanté, Mahrez o Drinkwater para formar el proyecto en el que se ha convertido en los últimos años.

Pero ese camino hacia la 'nueva felicidad' sin Grealish está siendo más duro de lo que se presuponía. De hecho, se ha demostrado que aún no han sabido vivir sin él. Los fichajes de Emi Buendía, Bailey e Ings, de momento, no han servido y el agua empieza a llegar al cuello.

Los 'villanos' han caído en picado en este inicio de temporada, están a dos puntos del descenso en la Premier League y el equipo da muestras de estar poco optimizado. Los que apuntaban a ser referencias del nuevo Aston Villa siguen sin aparecer, desconectados y desconectados entre sí. Aun así, el ataque no es lo único que está fallando. En la retaguardia, la situación no es mucho más favorable.

Los 'villanos' son el tercer equipo que más goles ha encajado en la Premier tras Norwich y Newcastle, último y penúltimo clasificado. Mings, en la agenda de los 'grandes' e internacional por Inglaterra, tampoco está rindiendo a su nivel. Así, el Aston Villa no ha tenido más remedio que apostar por la consecuencia más directa y probable: la destitución de Dean Smith justo antes del parón por selecciones.

La directiva busca ahora un nuevo capitán de barco y los nombres que más han sonado en las últimas fechas han sido los de Lampard, sin equipo tras ser despedido del Chelsea, Gerrard, técnico del Rangers, y Bob Martínez, seleccionador de Bélgica.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil