Sport.es Menú

"Yo soy mourinhista": El regreso más esperado de 'The Special One'

A sus 56 años y con una mochila ya de más de 19 años como primer entrenador, Mourinho agarra a otro grande de Europa

Su fuerte personalidad, sus salidas de tono y su método defensivo le han acompañado y lo harán hasta que ponga punto y final a su carrera

Mourinho ya posa con la camiseta del Tottenham | EFE

En la ‘BBC’ aseguran que perdió el estatus de ‘The Special One’ después de su último paso con más grises que claros por el Manchester United. Que algo de su brillante trayectoria anterior murió en la ciudad de los canales y los molinos. Un año después de su salida por la puerta de atrás del Teatro de los Sueños, José Mourinho vuelve al primer plano, a las trincheras, para agarrar su enésimo sueño, quién sabe si el último. Cuando nos habíamos acostumbrado a sus análisis sosegados como comentarista televisivo, regresa el ‘Mou’ de siempre (o eso creemos/esperamos), el que se transforma en el área técnica, el de los guiños, el de las salidas de tono, el que espolea y busca la complicidad de la grada continuamente, el que defiende a sus futbolistas por encima de todo. Sin duda, un manager especial.

UN NUEVO 'RICO'

El Tottenham. Un Tottenham convertido en gigante estos últimos años (en buena parte gracias a su predecesor, un Mauricio Pochettino con el que muchos piensan que se ha tenido poca paciencia y no se ha tratado con el debido respeto) y que se ha ganado el respeto de Europa como club a tener en cuenta. Unos ‘Spurs’ que, eso sí, andan decimocuartos en la Premier League, más cerca de las posiciones de descenso (seis puntos) que de las plazas que dan acceso a la Champions (11). No tendrá siquiera que mudarse el portugués, que durante su etapa en Manchester residió en un hotel y nunca llegó a hacerse del todo con la ‘city’. José ya tenía su residencia fijada en la capital inglesa, donde ejercía, como hemos comentado, como analista televisivo (trabajo por el que, cuentan las malas lenguas, se embolsaba cerca de 60.000 euros por partido, ojo).

ESPERANDO LA OPORTUNIDAD

José tenía ‘mono’ de banquillo. De ruedas de prensa. De todo el ‘pack’ que engloba ser el mandamás deportivo de un gran club. "Lo que tengo en mente es que me gustaría volver en el verano, en una nueva pretemporada. Sé exactamente lo que no quiero. esa es la razón por la que tuve que decir 'no' a a tres o cuatro ofertas de trabajo. Y sé lo que quiero, no en cuanto a qué equipo sí o no sino a qué tipo de trabajo y su dimensión", comentaba el pasado mes de marzo. No le llegó nada convincente para arrancar con un proyecto de raíz, pero no ha tenido que esperar demasiado para que rodara una cabeza importante.

El luso, le pese a quien le pese, sigue siendo una institución en el fútbol inglés. Venerado por la afición del Chelsea, al que aupó junto con Abramovich hacia su mayor época de esplendor, tiene en su palmarés tres Premier League, una FA Cup, una Europa League, dos Champions League, dos Copas de la UEFA, una Copa del Rey, una Coppa de Italia y una retahíla de títulos menores.

VUELVE ESE VIEJO PEP-MOU

Como entrenador, el equipo al que más ha ganado, precisamente, es al Tottenham. Lo ha hecho en 13 ocasiones. Pero por encima de todo, si por algo ha destacado el amigo ‘Mou’ ha sido por todo la ‘carnaza’ que ha dado fuera de los terrenos de juego. Ruedas de prensa surrealistas, enfrentamientos verbales con Pep Guardiola, con el que pareció enterrar un poco el hacha de guerra en sus últimos tiempos en Manchester, discusiones con periodistas.

Ha tenido disputas con Wenger, con Ranieri, con Pellegrini, con el propio Guardiola. Por cierto, tendremos el primer duelo ‘morboso’ de los muchos que dejará José el próximo 4 de diciembre. Manchester United-Tottenham. Para el primer cara a cara con Guardiola habrá que esperar hasta el 1 de febrero (Tottenham-City).

Y no hay mejor forma para cerrar esto que recordando algunas de las ‘perlas’ que el luso ha dejado a lo largo de su dilatada y fructífera carrera:

“Dios tiene que pensar que soy un tío cojonudo. Si no, no me hubiera dado tanto”

“Si ni siquiera Jesucristo caía bien a todo el mundo, imagínate yo”

“Hay entrenadores que hace diez años que no ganan, o que no han ganado casi nunca. Si yo tengo que demostrar algo, imagínate ellos”

“Un amigo mío dice que con todas las piedras que lanzan contra mí se podría hacer un monumento”

“Guardiola es un fantástico entrenador, pero ha ganado una Champions que a mí me daría vergüenza”

“¿Cruyff dice que no soy un ejemplo para los jóvenes? No recuerdo un equipo mío que haya perdido y mis rivales no hayan han podido celebrar en el campo porque habían activado los aspersores”

“Si ni siquiera Jesucristo caía bien a todo el mundo, imagínate yo”. No, José, no caes bien a todo el mundo; de hecho, seguro que hay que muchos que no te soportan. Pero has vuelto, le pese a quien le pese.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil