Entre todos hemos presionado a Ansu

Proteger a Ansu Fati

OPINIÓN

Danae Boronat

@danaeboronat

Ansu Fati vive los días más difíciles de su vida. Una reunión de quince personas, ¡quince! lo nunca antes visto en el club, que hablan sobre la conveniencia de que pases por el quirófano por quinta vez en 14 meses para poder volver a ejercer tu profesión en las mejores condiciones. Después de ver como te saltaba una sutura, como sufrías una infección en la maltrecha articulación, como se te inflamaba después de jugar dos partidos seguidos.

Tras superar la lesión más grave de su carrera, la rotura del menisco interno de la rodilla, la realidad se ha empeñado en mostrarse más cruda que nunca con él. Convivir con una articulación que no puede responder como antes y que de forma indirecta provoca otras lesiones.

 Ansu ha escuchado a su entorno más cercano y han decidido que no se opere en contra de la opinión de los servicios médicos del club que advierten de una probable recaída. Los fisioterapeutas y recuperadores que he consultado advierten, en la misma línea, que si no se realiza una buena reparación del músculo dañado las posibilidades de que no se solvente el problema son muy altas.

En la multitudinaria reunión el jugador hizo una pregunta: ¿si me opero, qué garantía tengo de no recaer? La respuesta fue: ninguna. El ejemplo de Dembélé con el bíceps femoral está muy cerca. Y por eso han decidido optar por un tratamiento conservador. Cuatro intervenciones quirúrgicas han hecho mella, como es lógico, a nivel mental y todo lo que pueda intentar antes de volver a tumbarse en una camilla lo intentará. El hecho de que saliera andando por su propio pie de La Catedral puede indicar que el músculo no está totalmente roto, que no se ha desinsertado y ese puede ser el principal motivo de esperanza para creer que funcionará.  

La duda es si los consejos que recibe de su representante, Jorge Mendes, y de sus familiares, están enfocados a que regrese cuanto antes a los terrenos de juego o a que se recupere lo mejor posible y en el tiempo que sea necesario. Me pregunto, ¿quién protege a Ansu Fati?. Existe un elevado riesgo de que sea víctima de las urgencias de un club tan necesitado de héroes que te puede convertir en leyenda o desempeñarse como una auténtica trituradora. También del ansia propia por volver a demostrar que pese al infortunio físico puede ser el buque insignia de una nueva era en el Barça.

 Asistimos a un momento clave en la carrera deportiva de un futbolista capacitado para marcar una época. De los pasos que se den ahora puede depender todo. Proteger la salud de Ansu Fati y llevar a cabo una minuciosa recuperación es prioritario.  

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil