Un año sin Messi: Nace un nuevo Barça

Un año sin Messi: Nace un nuevo Barça

Lluís Mascaró
35 años y 35 momentos inolvidable de Leo Messi
| EFE / AFP / SPORT

Hoy se cumple un año del día más doloroso de la historia reciente del Barça. Hoy se cumple un año de aquel triste y brevísimo comunicado de nueve líneas en el que se anunciaba que Leo Messi dejaba el club blaugrana debido a “obstáculos económicos y estructurales”. Hoy se cumple un año de aquel terremoto emocional que acabó con el mejor futbolista de todos los tiempos jugando en el PSG. En este año han pasado muchas cosas. La mayoría malas. Pero, tras una temporada nefasta, el Barça ha iniciado la transición hacia un futuro mejor. La activación de las palancas salvadoras y los primeros cinco fichajes han permitido que Xavi pueda construir un equipo competitivo y que la afición recupere la ilusión. Queda mucho camino por recorrer, pero se han sentado las bases de una resurrección que aquel fatídico 5 de agosto del 2021 se antojaba imposible. 

Un año después de la traumática salida de Leo Messi, el barcelonismo vuelve a sonreír. Y eso es una señal inequívoca de que la herida empieza a cicatrizar. Todavía duele. Mucho. Pero el dolor se ha hecho más soportable. Y los más nostálgicos se agarran al sueño (alimentado por Laporta y avalado por Xavi) de un posible regreso del crack argentino el próximo verano, cuando acabe su contrato con el conjunto parisino. No será nada fácil ese retorno, pero ya ha empezado a trabajarse en una reconciliación que, hace unos meses, era inviable. Mientras llega ese momento, Messi intenta ser feliz en Francia. Afronta la campaña con la vista puesta en el que será su último Mundial, que se disputará a partir del 21 de noviembre en Qatar. Totalmente adaptado a la vida en la capital gala (fue lo que más le costó), físicamente se encuentra en plena forma. Y no piensa en su futuro a medio plazo. Es verdad que ha hablado en varias ocasiones con Xavi sobre un hipotético ‘refichaje’, pero está más centrado que nunca en hacer una gran temporada con el PSG y, por supuesto, con Argentina. 

Messi jugó 778 partidos vistiendo la camiseta blaugrana. Marcó 672 goles. Conquistó 35 títulos. Durante dos décadas fue el emblema del club. Y su influencia fue decisiva para que el Barça se convirtiera en el mejor equipo del mundo. Pero el Barça de Messi ya no existe. Es pasado. Ahora está naciendo un nuevo proyecto que, de la mano de Xavi, debe intentar recuperar el esplendor perdido en los últimos años de decadencia y decepciones. Un Barça que puede ser muy competitivo. Y ganador.

Temas