Advertidos del potencial de la Real

Advertidos del potencial de la Real

Pichi Alonso
Una imagen del último partido entre la Real Sociedad y el FC Barcelona en Anoeta, en noviembre de 2016
Una imagen del último partido entre la Real Sociedad y el FC Barcelona en Anoeta, en noviembre de 2016 | sport

SIN MARGEN DE SORPRESA. El partido de Liga en Anoeta, donde la Real fue superior al FC Barcelona, dejó muy a las claras cómo debe afrontar el choque la Real. Con toda seguridad, Eusebio planteará un partido similar, fruto de lo bien que se le dio a su equipo. Los de Luis Enrique deben estar preparados para la presión alta a la salida de balón desde la defensa y buscar soluciones para contrarrestarla. Al mismo tiempo, impedir que sean los donostiarras los que lleven la iniciativa y jueguen más en campo rival que no en su propicia mitad de terreno. El Barça debe controlar el partido teniendo en su poder el balón más tiempo que los locales. Una eliminatoria a doble partido no debe inducir a los de Luis Enrique a especular con el resultado. Está muy reciente la ida de Copa en San Mamés, dónde encajo dos goles producto de pérdidas de balón en la salida, y la Real repetirá estrategia. Si los azulgranas no están concentrados, atentos e intensos, podrían llevarse otro disgusto.

UN 11 MUY FIJO. Eusebio suele apostar por un once habitual, con pocos cambios. Ello conlleva que algunos jugadores acumulen gran número de minutos y excesiva carga de trabajo. Los Illarramendi, Iñigo, Oyarzabal, Yuri, X. Prieto o los tocados con algún problema muscular –Navas, Vela, Zurutuza–, tarde o temprano deben dar un bajón en su rendimiento, fruto del desgaste. De todos modos muchos jugadores están en un momento de juego excelente. Illarra vuelve a ser pieza clave como antes de su traspaso al Madrid, Oyarzabal creciendo cada día más y más, William Jose está en su mejor momento desde que juega en España, Yuri llama a las puertas de la selección... y así sucesivamente. Los problemas llegan por las bajas en defensa –Carlos Martínez, Zaldua, Mikel–, pero regresará Navas, que forma gran pareja con Iñigo Martinez. Podría regresar Vela, su jugador más desequilibrante, aunque arrastra problemas físicos. Sin Vela, tal vez refuerce el centro del campo.