FINAL | ARGENTINA-FRANCIA

Con Messi o con Mbappé, Qatar ya ha ganado el Mundial

El emirato compró el PSG en 2011 como inversión propagandística para al torneo, contratando para ello a jugadores como el argentino y el francés

Este domingo, uno de ellos será la estrella del campeón

Ajaccio - PSG | Exhibición entre Messi y Mbappé

Agencias

Sergio R. Viñas

Sergio R. Viñas

En Msheireb, el centro neurálgico de Doha, lo que ahora se conoce con el anglicismo 'downtown', hay un mural de cartón-piedra dedicado al PSG. En él, aparecen los futbolistas del equipo francés que han participado en este Mundial. Cromos que se han ido cayendo conforme ha avanzado el torneo, aunque ahí siguen todos, sonrientes para que cualquier que pase se haga una foto con ellos. Y no son pocos, siempre hay gente alrededor, en una de las zonas más concurridas de la capital de Qatar.

El rostro que más se ve por el emirato, sin embargo, es el de Neymar, imagen promocional del Qatar National Bank. El brasileño debía ser la punta de lanza del PSG de cara a este Mundial. Fue el hombre con el que todo comenzó, allá por 2017, cuando Qatar comenzó a apuntalar su gran proyecto de propaganda futbolística, el que está culminando con la celebración de este Mundial que termina el domingo (16.00 horas) con la gran final de Lusail.

En ella no estará Neymar, eliminada su Brasil en cuartos de final a manos de Croacia, pero sí sus otros dos grandes –y hoy mayores– estandartes. De un lado, la Argentina de Leo Messi; del otro, la Francia de Kylian Mbappé. Dos países que preparan la histeria, millones de aficionados en el resto del mundo eligiendo bando. A quienes mandan en Catar, en cambio, les da igual el resultado: ellos ya han ganado.

La compra de 2011

El fondo Qatar Investment Authority, conviene recordarlo, se hizo con la propiedad del PSG en mayo de 2011, comprando el 70% de sus acciones. Ese fue uno de los primeros movimientos de la dictadura tras recibir en diciembre de 2010, apenas seis meses antes, el encargo de la FIFA de celebrar la Copa del Mundo de 2022. Presuntos (o algo más) sobornos mediante, también conviene recordarlo.

Messi, durante el Argentina - Croacia.

Messi, durante el Argentina - Croacia.

El objetivo de Qatar con esa inversión era esencialmente propagandístico. Carente de tradición en el fútbol, el emirato necesitaba un vehículo con el que contextualizar su súbito interés por este deporte. La compra del Manchester City por parte del vecino Emiratos Árabes Unidos en 2008 sirvió de perfecta fuente de inspiración. Se trataba de colocar a Catar en el mapa del fútbol para que la celebración de este Mundial pareciera algo más natural en lugar de un carísimo capricho pagado con oro negro.

Escrito queda, Neymar fue en 2017 el primer golpe sobre la mesa, abonando al Barça el que hoy sigue siendo el traspaso más caro de la historia del fútbol: 222 millones de euros. Solo un mes después, Mbappé se sumó al tren parisino, recibiendo el Mónaco 180 millones de euros a cambio. Messi, en el verano de 2021, completó el trío de ases, en este caso mediante un traspaso libre, aprovechando el descalabro económico del Barça tras la pandemia.

A caballo ganador

Neymar, Mbappé y Messi. Brasil, Francia y Argentina. Las tres selecciones que ostentaban el máximo favoritismo para el Mundial eran lideradas por tres estrellas del PSG. Jugaba a caballo ganador el emirato en su propia casa. Era difícil que el plan saliera mal y no lo va a hacer. La final entre Argentina y Francia de este domingo garantiza al club parisino contar en sus filas con la gran estrella del Mundial. Y, aunque queda todavía muchísima temporada por delante, seguramente también con el próximo Balón de Oro.

¿Cuál es el resultado que más le conviene al PSG? Sobre el papel, Mbappé debería permanecer más años que Messi en el Parque de los Príncipes, dada su menor edad (23 años frente a 35) y su faraónico contrato en vigor hasta 2025. Sin embargo, con el francés nunca se sabe, pues alienta o al menos consiente a su entorno entreabrir permanentemente la puerta de salida del PSG. Lo hizo durante años con el Real Madrid y ahora lo está volviendo a hacer, sin rumbo concreto.

Messi, por su parte, solo tiene contrato hasta final de temporada y su futuro es incierto. Quién sabe si con ganar el tercer Mundial para Argentina (para Francia sería también el tercero) da por completada su carrera. Al PSG y a Catar ya no les importaría tanto. Ellos, para entonces, ya habrán ganado el Mundial.