España cae eliminada con un cero: cero goles, cero penaltis

España cae eliminada con un cero: cero goles, cero penaltis

La selección española perdió ante Marruecos al llegar a la tanda de penaltis | SPORT TV

El once español, que había marcado 7 goles en su estreno es incapaz de marcar uno en 120 minutos ni en la tanda

El equipo que iluminó el Mundial con la goleada más amplia se despidió con un petardazo. El sobresaliente siete que España endosó a Costa Rica en el primer partido se convirtió en un cero rotundo en el cuarto, justo cuando empezaban las eliminatorias y los errores se pagan con el despido. Cero goles en 90 minutos, cero en los 30 añadidos y cero en los penaltis y vuelo de regreso a España este miércoles. España cae de nuevo en octavos de final, como en el Mundial de 2018, y regresa hoy de inmediato, deprimida y decepcionada por otro proyecto roto.

Consumada la eliminación del Mundial, se inicia una nueva era en la selección. Luis Enrique acababa su contrato en el mismo momento en el que terminara la participación del equipo y debía sentarse con Luis Rubiales el presidente de la Federación, para renovarlo. Tiene la oferta desde hace tiempo, pero siempre ha postergado su respuesta a la conclusión del torneo.

En los vestuarios del estadio Ciudad de la Educación la retrasó una semana más para tomar distancia y decidir con mayor frialdad de lo que le reclamaba el cuerpo por la emotividad del momento, con varios jugadores llorosos con un disgusto incontenible por la crueldad de la eliminación. «Ahora quiero ver a mi gente y a mis perros», dijo, pidiendo un tiempo de reflexión antes de volver a Barcelona y luego acudir a la sede de la Federación en Madrid para dar su respuesta a Rubiales.

Ciclo acabado

Ha cumplido cuatro años en el cargo. El ciclo podría darse por cerrado ahora, a la conclusión de este Mundial singular, en invierno, o el próximo verano, cuando es lo habitual, tras la Liga de las Naciones, título al que opta España.

«No es el momento de hablar en caliente. Ha hecho un buen trabajo en cuatro años. Nosotros tenemos que decidir nuestra parte y él, la suya», dijo José Francisco Molina, el director deportivo de la Federación. La continuidad depende de Luis Enrique, que no se aferrará al cargo.

«Tengo más salidas que el metro», comentó, pretendiendo buscar una cierta gracia aludiendo a las ofertas que ha recibido. Una, la más potente es la del Atlético de Madrid, que da por amortizada la era de Diego Simeone. 

Fallida apuesta final

Ni siquiera llegó a agotar la tanda España, que falló los tres primeros tiros. Sarabia, que había entrado en el campo como especialista para chutarlos, lanzó al poste, y los de Carlos Soler y Sergio Busquets los paró Bounou, el larguirucho meta del Sevilla que saltó a la fama en su época con el Girona. Falló uno Marruecos, detenido por Unai Simón, pero transformó los tres siguientes, el último con un mal panenka con el que Achaf Hakimi engañó a Simón.

Luis Enrique presenció toda la tanda desde el banquillo, con aparente serenidad. Estaba en manos de los futbolistas, ese grupo unido en torno a él que ha construido tanto en las virtudes futbolistas como en las humanas sobre todo en valores que atañen a la lealtad y al bien común por encima del individual. Le falló el último cartucho, el milagro que había podido consumar Sarabia con su tardía entrada. Apareció a dos minutos del final de la prórroga, remató con la derecha un tiro que acarició el poste y el poste escupió el primer penalti.

Había pedido Luis Enrique a sus futbolistas que lanzaran mil penaltis antes de que empezaran las rondas decisivas, y la conclusión es que le hicieron poco o nulo caso. Sabiendo que la tensión y los nervios de un momentos así no pueden reproducirse en un entrenamiento, consideraba que la práctica perfeccionaría al técnica del golpeo. Ni uno transformó España, que sucumbió por cuarta vez en las cinco tandas que ha afrontado en un Mundial.

para chutar,

Temas