Marc Márquez: Depredador en la pista, encantador fuera de ella

Marc Márquez: Depredador en la pista, encantador fuera de ella

Después de pasar un auténtico calvario durante el invierno, esta temporada ha podido concluir el asalto al título que dejó a medias en 2011. Y Cervera ha vuelto a ser una fiesta, como lo fue en 2010 cuando Márquez conquistó el título de 125cc. La próxima temporada Marc dará el salto a MotoGP y serán un paso más, y definitivo, a una carrera deportiva que empezó apenas con cinco años, cuando corrió su primera carrera un año después de que Roser y Julià, sus padres, le compraran su primera moto. A partir de ahí fue pasando por las diversas categorías de formación, siempre condicionado por su reducido tamaño. Y tal vez de aquí, de tener que pelear desde niño con chicos de mayor tamaño, que ahora exhiba ese pilotaje tan agresivo y al límite, generador de más de una polémica. Porque a pesar de irradiar simpatía a raudales fuera de la moto, Márquez es un depredador cuando se baja la pantalla del casco como demuestra gran premio a gran premio, sin especular y siempre al límite para ganar; solo le queda mejorar en agua.