Sport.es Menú

Noticia SPORT: Lorenzo medita marcharse de Ducati... y retirarse

Jorge no ha conseguido enamorar en este equipo y tal vez vaya siendo hora de cambiar de aires

El problema es que cada vez quedan menos manillares disponibles para 2019, y de calidad, menos

Lorenzo entrando en el box de Ducati
Lorenzo entrando en el box de Ducati | MotoGP

De Borgo Panigale al circuito de Mugello hay menos de 60 kilómetros de distancia. Una infinitésima parte de la que separa el cielo del infierno. La carrera del próximo domingo en el circuito de la Toscana puede ser un paraíso o un infierno, según como vayan las cosas a los pilotos de Ducati, que juega en casa.

Andrea Dovizioso ganó el año pasado aquí con la Desmosedici, y Jorge Lorenzo atesora cinco victorias en las últimas diez ediciones de esta carrera. Las otras cuatro fueron para Márquez en 2014, Pedrosa en 2010, Rossi en 2008, y Stoner en 2009 al manillar de una de las motos rojas.

Este circuito tiene unas condiciones que se ajustan muy bien a las características de la moto italiana, aunque las Honda no fueron nada mal en su reciente test en esta pista, pese a una aparatosa caída de Márquez

La presión que deberá soportar Ducati en su feudo es monstruosa, sobretodo después del fallo de Dovi en Le Mans, y del ambiente enrarecido que hay entorno a la renovación del mallorquín.

Puede que en las últimas horas tengamos noticias más que sorprendentes en torno al futuro de Lorenzo. Por el humo se sabe donde está el fuego, y que Gigi Dall’Igna haya declarado que Ducati considera la contratación de Danilo Petrucci como una opción no deja de ser una falta de respeto hacia Lorenzo, una vez amarrada la continuidad de Dovizioso.

Alberto Puig declaró recientemente que es obvio que Jorge no se ha adaptado a la Ducati y que –lo más preocupante- jamás va a hacerlo.

Ante estas circunstancias: ¿Debería Lorenzo renovar con esta marca? Históricamente se ha dicho que la Ducati es una moto especial, bastante rara. Las estadísticas nos dicen que muy pocos pilotos han logrado ganar con ella, y las dificultades que tuvo todo un Valentino Rossi con la misma avalan los problemas que está teniendo Lorenzo también.

Si son tantos, y tan buenos, los pilotos que no han conseguido destacar con la Ducati: ¿No será que esta moto, más que rara, extraña, diferente (yo que se, llámenle como quieran), es mala de solemnidad? Tal vez habría que ir diciéndolo de una vez por todas. Pactar con el diablo –que ya se sabe que es de color rojo- tiene un precio. Y quienes lo hicieron cobraron, y no poco, por ello. Ya lo sabían. Y Lorenzo también.

Ante esta circunstancia, y teniendo en cuenta que Jorge no ha conseguido enamorar en este equipo, tal vez vaya siendo hora de cambiar de aires. O de tomarse un año sabático. El problema es que cada vez quedan menos manillares disponibles para 2019, y de calidad, menos.

No descarten un anuncio sorprendente de inmediato por parte de alguien que ha ganado ni más ni menos que cinco campeonatos mundiales, tres en la categoría reina. Porque entre las opciones que se le presentan, Lorenzo está meditando incluso colgar el casco… ni que sea por un tiempo. Es algo que alguien que ha escrito un libro titulado “Lo que aprendí hasta los 30” está pensando. Pero sería una pena.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil