Stefano Oldani se lleva la duodécima etapa del Giro

Stefano Oldani se lleva la duodécima etapa del Giro

Stefano Oldani, ganador de la etapa
Stefano Oldani, ganador de la etapa | EFE

El italiano aguantó las embestidas de Gijs Leemreize y de su compatriota Rota para llevarse la etapa en el 'sprint'

Juanpe López sigue siendo el líder de la general de este Giro de Italia

El italiano Stefano Oldani (Alpecin Fenix) estrenó su casillero profesional de manera inolvidable, adjudicándose duodécima etapa del Giro de Italia disputada entre Parma y Génova, de 204 km, la etapa "maratón" de la presente edición, en la que Juan Pedro López mantuvo la maglia rosa por octavo día consecutivo.

Segunda victoria, y consecutiva, para los italianos, y para el Alpecin Fenix a cargo de un milanés de 24 que pasó por la "factoría" del Kometa de Alberto Contador en sus inicios. Fue el más rápido en un esprint entre tres corredores seleccionados de la fuga buena del día.

Con un tiempo de 4h.26.47 en una jornada supersónica que se cerró a 45,8 km/hora, superó en la recta de meta a su compatriota Lorenzo Rota (Intermarché) y al neerlandés Gijs Leemreize (Jumbo Visma). Por detrás llegaron a 57 segundos un cuarteto perseguidor con Mollema, Santiago Buitrago, Kelderman y Hamilton. El pelotón muy tranquilo, cruzó la meta a 9.08 minutos.

Jornada de calor, de fuga numerosa y larga, que no influyó en la parcela de grandes favoritos. Juan Pedro López sigue aferrado a su sueño rosa por octavo día consecutivo. A 12 segundos tiene al ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos) y al portugués Joao Almeida (UAE Emirates). Séptimo se mantuvo Mikel Landa a 29.

FUGA TARDÍA A ALTA VELOCIDAD

La etapa más larga del Giro se disparó desde la salida. En una primera escapada entró Van der Poel, pero el pelotón no permitió que el fenómeno neerlandés rodara en esa aventura. La echó abajo. Luego lo intentaron sin éxito David de la Cruz y Jorge Arcas. Por fin el permiso para la ruptura llegó pasados 65 km.

Salieron del pelotón 22 hombres a iniciativa del Alpecin Fenix, de nuevo con Van der Poel en el proyecto. Allí e incrustaron Magnus Cort, Taaramae y Mollema entre otros. El mejor colocado en la general era Kelderman, a 11 minutos de Juanpe López. En la primera hora de carrera se voló: 55 km cubiertos. La expedición ya iba camino del Passo del Bocco (3a, 6 km al 4 por ciento), con 1 minuto de ventaja.

En el citado puerto sobrevino con fuerza el recuerdo del malogrado ciclista belga Wouter Weylandt, quien perdió la vida en el descenso el 9 de mayo de 2011. El Giro de Italia retiró el dorsal 108 que lució aquel año.

Subiendo La Colletta (3ª,9 km al 4,3 %), segunda dificultad del menú, atacó Lorenzo Rota cerca de la cima, coronó en cabeza con ligera ventaja y bajando se le unieron Oldani, un hombre de Van der Poel, y Leemreize. En respuesta a ese movimiento se organizaron para perseguir 4 hombres con opciones: Kelderman, Buitrago, Hamilton y Mollema. El desenlace ya tenía un filtro claro. Van der Poel se dejó caer a un tercer grupo.

El trío de cabeza superó el último obstáculo, el Valico di Trensasco (3ª, 4,3 km al 8 por ciento) y se lanzó hacia meta con fe y entendimiento. Tres contra cuatro y la emoción asegurada hasta la meta de Génova, la capital portuaria de la región de Liguria, sede habitual del Giro de Italia.

OLDANI EL MÁS LISTO Y MÁS RÁPIDO

Mientras la victoria se gestionaba con los dos grupitos delanteros, en el pelotón tomó el mando el Trek de Juanpe López, que rodaba a casi 9 minutos a 12 de meta, y tampoco era cuestión de dejarle a Wilko Kelderman acercarse demasiado en la general. Al final el neerlandés del Bora se quedó a 2.51 3 minutos, en el puesto 13. Una gran escapada.

A 2 km de meta Oldani, Rota y Leemreize tenían una ventaja de 50 segundos. Entre ellos se iba a discutir un botín muy suculento, nada menos que una victoria en el Giro. Atacó de lejos Leemreize, con fuerza, abriendo unos metros, pero enseguida le neutralizaron sus dos compañeros de viaje.

Empezó la ceremonia táctica de miradas de reojo, acelerones de farol, frenazos....un marcaje estricto, con tiempo de sobra, pues los perseguidores estaban lejos. Lo volvió a probar Leemreize, el intento definitivo, pero se quedó sin fuerzas cuando vio pasar a su lado a Oldani. Portentoso el italiano a la hora de estrenar su palmarés. En su país, en el Giro. Un sueño. Este viernes la decimotercera etapa unirá San Remo y Cuneo a través de un recorrido de 150 km.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil