El Alemania-Holanda se convierte en un símbolo contra el terrorismo

Los jugadores de la selección alemana durante el partido amistoso frente a Francia, en la noche de los atentados de París
Los jugadores de la selección alemana durante el partido amistoso frente a Francia, en la noche de los atentados de París | EFE

EFE

Los duelos entre Alemania Holanda han sido vistos, al menos desde 1974, como uno de los clásicos europeos por excelencia que en esta ocasión -tras los atentados de París que los jugadores alemanes vivieron desde muy cerca- se convierte en un partido contra el terror.

Nadie en Alemania repite la frase clásica de que contra Holanda no hay partidos amistosos. Esta vez se trata de un amistoso en el que el resultado que se dé al final es lo que menos importa.

El seleccionador alemán Joachim Löw dijo que el partido debe ser un símbolo en el que la rivalidad entre los dos países debe pasar a un segundo plano. "Si logramos entender el partido de esa forma, habremos ganado, al margen del resultado", dijo Löw en la conferencia de prensa previa.

Tras los atentados, que se produjeron justo cuando Alemania jugaba contra Francia en París, se discutió si el partido contra Holanda debía jugarse. Löw admitió que él en un primer momento estuvo en contra. "A la mañana siguiente tuve la sensación de que el partido no debía jugarse", dijo.

"Sin embargo, tras largas discusiones", agregó "todos tuvimos claro que el partido debía y tenía que jugarse. Está claro que mañana estaremos pensando también en las víctimas y en sus familias y estaremos de duelo en cada fase del partido", comentó. En parte, se trata de un intento de volver a la normalidad aunque la forma de afrontar el partido es poco habitual.

Durante la conferencia de prensa de Löw, apenas se habló de fútbol. El propio técnico alemán aseguró que no tenía intención de entrar después del compromiso en un análisis táctico para sacar conclusiones.

Lo mismo pasó después del partido en el campo cuando Löw señaló que tras los atentados todo le daba igual. El camino hacia la normalidad y hacia la Eurocopa que se jugará justamente en Francia no parece fácil.

Löw, al igual que el defensa Jerome Boateng, rechazaron hoy discusiones sobre la posibilidad de cambiar la sede de la Eurocopa. "Un atentado así puede pasar en cualquier parte", declaró el defensa del Bayern de Múnich. Por su parte, el seleccionador alemán dijo que "no tiene sentido hablar de que la Eurocopa se juegue en otro país".

Antes de los atentados de París los internacionales alemanes habían tenido que abandonar su hotel por una amenaza de bomba. Ahora, para el partido de Hannover, las medidas de seguridad en torno al equipo se han intensificado.

El gobierno alemán confirmó hoy que la canciller Angela Merkel estará en el palco de autoridades al igual que el vicecanciller y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, el ministro de Interior, Thomas de Maiziere, y otros miembros del gobierno. Eso contribuirá a que también se intensifiquen las medidas de seguridad en torno al estadio.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil