Sport.es Menú

Albert Riera: Un contrato de 2.000 euros

Albert Riera busca suerte en su nueva aventura futbolística
Albert Riera busca suerte en su nueva aventura futbolística | sport

Sin equipo desde que rescindió su contrato con el Mallorca, peleado con el entonces entrenador Miquel Soler, Albert Riera, de 33 años, sorprendió anunciando su fichaje por el NK Zavrc, quinto clasificado de la Primera División eslovena.

Jordi Blanco

Riera, que desde marzo de 2014 ha pertenecido, sin ninguna fortuna, a Watford, Udinese y Mallorca, afirmó a su llegada a Eslovenia estar en buenas condiciones físicas “y estar bien preparado para tomar un papel en el equipo. Puedo ser un modelo a seguir por los jugadores” de acuerdo a lo publicado por los medios locales.

“Podemos hacer algo grande” aseguró el jugador de Manacor, refiriéndose a su nuevo y modesto equipo, quinto en la Liga eslovena tras nueve jornadas con 12 puntos merced a tres victorias, tres empates y tres derrotas que le situan diez puntos por detrás del Olimpia, gran favorito a pelear el título con el Maribor.

Según las informaciones procedentes de Eslovenia, el club, en el que se encontrará con el joven Aitor Ruano, ex de la cantera del FC Barcelona, abonará a Riera un sueldo mensual de aproximadamente 2.000 euros, convirtiéndole en el futbolista mejor pagado de la plantilla. “Quiere disfrutar del fútbol, más allá del dinero, porque ya ha ganado lo suficiente” afirmó Miran Vuk, director del Zavrc, convencido del éxito de la operación.

Riera, que podría debutar precisamente ante el Maribor, surgió de la cantera del Mallorca, debutando en el primer equipo en 2001 y siendo traspasado al Burdeos en 2003. Dos años después fichó por el Espanyol, con el que se alineó 94 partidos en tres temporadas con una cesión al Manchester City entre ellas.

En 2008 Rafa Benítez lo incorporó al Liverpool, que pagó cerca de 10 millones de euros al Espanyol por su traspaso y donde tras una buena primera temporada desapareció después de sus planes para marcharse en 2010 al Olympiakos griego. Una temporada después firmó por el Galatasaray, donde cumplió dos buenas campañas hasta que una lesión provocó que acordase en enero de 2014 la resolución de su contrato, firmando dos meses después, en marzo por el Udinese, que le cedió al Watford hasta la conclusión de aquella temporada.

Su paso por el club inglés ya tuvo un grave incidente cuando se peleó con Diego Poyet y fue acusado de conducta impropia. En el Udinese las cosas no le fueron mejor, puesto que sin llegar a debutar fue despedido a finales de noviembre de 2014 por tomar parte en un torneo de póker y no estar disponible para ser citado en un partido contra el Chievo.

En marzo de 2015 firmó un contrato hasta junio de 2016 con el Mallorca y llegó a alinearse en seis partidos de Liga en Segunda División, pero un enfrentamiento con Miquel Soler provocó que fuera apartado del equipo y que acabase por rescindir su contrato. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil