Sport.es Menú

El Olympique de Lyon despertó al Barça de su sueño en media hora

El Olympique de Lyon no tuvo piedad del Barça, al que le endosó un 4-1 en la final de la UEFA Women's Champions League

El Barça quiso tener el balón, pero concedió demasiado en defensa y eso no lo desaprovecharon las francesas

 Las de Lluís Cortés no pudieron hacer nada contra el Olympique de Lyon y cayeron 4-1 en la final ante la gran apisonadora europea | MEDIAPRO

Ni pudo ser ni hubo opciones. El Olympique de Lyon le dejó claro al Barça que todavía debe mejorar mucho si quiere competirle la Champions League de igual a igual y se llevó su cuarto título consecutivo con una goleada sin paliativos. El triunfo francés, previsible, fue duro por cómo llegó, en media hora letal, pero a la larga la primera final europea del Barça femenino será recordada como un aprendizaje necesario. Caer para volver a levantarse.

OLY

4-1

FCB

Olympique Lyon

Bouhaddi; Bronze, M'Bock, Renard, Majri; Henry, Fishlock (Kumagai, 72'); Van de Sanden (Cascarino, 63'), Marozsan, Le Sommer (Bacha, 83') y Hegerberg

FC Barcelona

Paños; Torrejón, Pereira (Van der Gragt, 81'), Mapi León, Leila; Aitana Bonmatí (Andressa Alves, 69'), Vicky Losada, Alexia; Mariona, Duggan (Oshoala, 69') y Lieke Martens

Goles

1-0 M.5: Marozsan. 2-0 M.14: Hegerberg. 3-0 M.19: Hegerberg. 4-0 M.30: Hegerberg. 4-1 M.89: Oshoala

Árbitra

Anastasia Pustovoitova (Rusia). Amonestó a Hegerberg y Renard.

Campo

Ferencvaros Stadium (Budapest). 19.487 espectadores

Vendaval francés

Las caras de tensión de las jugadoras del Barça al saltar al campo lo decían todo: había nervios. Las 19487 personas que llenaban el Ferencvaros Stadium, la Copa en el centro del campo, la música épica… Todo lo que supone una final de Champions y que estaba descubriendo en esos momentos el Barça, le llegó de golpe.

Porque tras un primer intento claro azulgrana en el minuto 4 –un tiro desviado de Duggan tras un robo de Mariona- llegó la primera puñalada del Olympique de Lyon. Van de Sanden, la gran novedad en el once galo, aprovechó un hueco en la defensa azulgrana para habilitar a Marozsan en el punto de penalti y fusilar a Sandra Paños. Lo que más temía el Barça, que el Lyon golpeara pronto, llegó irremediablemente. Y lo peor, es que las francesas no se quedaron ahí. 

El Lyon olió sangre y fue sin piedad a por el Barça, cuya ilusión inicial se topó rápidamente con la cruda realidad. Van de Sanden, en otro agujero dejado por Leila en el flanco izquerdo, el más débil, volvió a aprovechar su velocidad para ponerle el 2-0 en bandeja a Hegerberg (14’). Poco después, en el 19’, la misma delantera noruega puso el tercero tras otra asistencia, esta vez de Majri  y en el 30’, tras un centro perfecto de Bronze, marcó el 4-0. En un visto y no visto. Implacables en la tiranía. En una lección magistral de efectividad, calidad y ritmo. Aprovechando que el Barça les había ofrecido lo que mejor les venía a sus delanteras: espacios y facilidades en defensa.

Dicho esto, también hay que reconocer que el Barça murió fiel a su estilo. Valiente queriendo el balón, con sus ideas. Sin renunciar al toque ante un equipo muy superior. Y eso es meritorio valorárselo al equipo de Lluís Cortés, que pudo maquillar el resultado al filo del descanso, con un cabezazo de Alexia a la salida de un córner que rozó el larguero.

EL BARçA NO BAJÓ LOS BRAZOS y encontró el premio

La segunda mitad empezó con un Barça con más balón. Obviamente el resultado no ofrecía dudas y el Lyon sabía que ya tenía el partido completamente en el saco, así que la actitud de los dos equipos fue otra totalmente distinta. Aitana, la mejor del Barça hasta que fue sustituida, cogió las riendas y el equipo empezó a disfrutar de más posesión.

Llegar al área de Bouhaddi costó bastante al principio, aunque el conjunto azulgrana dispuso de ocasiones para maquillar al menos el resultado, sobre todo a partir de la entrada al campo de Oshoala. La nigeriana revolucionó el ataque del Barça y en tan solo dos minutos ya creó más peligro que Toni Duggan en 60. Tras dos intentos lejanos de la delantera y una ocasión muy clara de Vicky Losada -que desperdició sola ante Bouhaddi un gran pase en largo- el Barça encontró el premio de consolación de la mano de Asisat. Un gran pase entre líneas de Martens lo aprovechó Oshoala para superar en velocidad a su par y poner el 4-1 definitivo. Un gol que no consuela, pero sí quedará para la historia como el primero del Barça en una final de Champions. Y visto lo visto, y a pesar del resultado ante este Olympique de Lyon, seguro que no será el último.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil