Sport.es Menú

Este Barça ya es historia: ¡A la final!

Un gol de Mariona de penalti mete al Barça en su primera final europea

El equipo azulgrana sufrió tras el descanso. Más, con la expulsión de Hamraoui a veinte minutos del final

Así fue el gol de Mariona visto desde la grada del Mini | Lorena Tella

A la final. Sí, A LA FINAL. En mayúsculasEl Barça logró meterse en la final de la UEFA Women's Champions League de Budapest del próximo 18 de mayo por la puerta grande. Derrotando al Bayern de Múnich también en el segundo partido de semifinales (1-0, gol de Mariona de penalti) y sufriendo como se debe sufrir para conseguir todo en la vida. Un hito que las futbolistas y la afición celebraron de la mano en un Mini de récord histórico este 28 de abril.

FCB

1-0

BAY

FC Barcelona

Paños; Torrejón, Pereira, Mapi León, Leila; Alexia, Hamraoui, Vicky Losada; Mariona (Andressa Alves, 82'), Toni Duggan (Oshoala, 70') y Lieke Martens (Aitana, 87')

Bayern Múnich

Berkarth; Schweers, Wenninger, Hendrich, Skorvankova (Demann, 78'), Lewandowski; Magull (Roord, 60'), Leupoplz, Rolfo; Damnjanovic y Dabritz

Goles

1-0 M.45+1 Mariona (p)

Árbitra

Esther Staubli (Suiza). Amonestó a Vicky Losada por parte del Barça y a Skorvankova, Wenninger y Lewandowski por parte del Bayern. Expulsó a Hamraoui (70') por doble amonestación.

Campo

Mini Estadi. 12.764 espectadores

POSESIÓN vs PRESIÓN 

No era un partido para guardar esfuerzos. La grada del Mini, no llena, pero más activa que nunca –tuvo mucho que ver el papel de la Grada d’Animació- animó a las suyas desde el inicio de partido y eso dio un plus a las futbolistas de Lluís Cortés, más que motivadas ante la posibilidad de meterse en la primera final europea de su historia.

Motivación, intensidad, lucha… los primeros minutos de partido se pueden  resumir en esas tres palabras, pero también en las de posesión y presión, como era de esperar. El Barça quería tener el balón y el Bayern, hacer daño  cuando las azulgranas lo perdieran. Así llegaron los primeros acercamientos bávaros (minutos 6 y 8), mientras que el primer aviso culé no llegó hasta el 18, por medio de Lieke Martens.

Cada balón podía traer la gloria o la desdicha y por eso era importante no cometer ningún error, aunque los nervios también estaban presentes y eso se notaba en las jugadoras de uno y otro equipo. Quizá más en el lado azulgrana, con una Alexia luciendo galones y erigiéndose en el faro del Barça.

Primer susto

Superada la primera media hora de tanteo inicial, llegó el primer susto gordo para el Barça. Leupolz, ausente en la ida, se encontró con un balón muerto en la frontal tras un rechace y su potente disparo hizo temblar la portería de Sandra Paños al estrellarse en la cruceta.

El conjunto azulgrana no se dejó amilanar y aguantó el tipo. Volvió a recuperar el balón y gozó de las mejores ocasiones en la recta final de primer tiempo. Primero, con un disparo desviado de Hamraoui y en el 43’, con una doble ocasión  de Duggan y Torrejón que acabó rozando el palo derecho de Benkhart.

Todo, antes de que en el último instante del primer tiempo llegara la jugada decisiva del partido.  Un rechace largo de Andrea Pereira ante la presión del Bayern se acabó convirtiendo en penalti a favor del Barça después de que Lieke Martens ganara la lucha por el balón a Lewandowski y que la estadounidense derribara a la holandesa en el interior del área. Mariona tuvo la sangre fría de tirar el penalti y poner el 1-0 en el marcador al engañar a la portera rival.

El Bayern, a por todas

Conscientes de que no les servía otra cosa que lanzarse al ataque en busca de dos goles, las jugadoras del Bayern salieron con todo tras el descanso. De hecho, no habían pasado ni cinco minutos cuando Dabritz perdonó el empate al rematar incomprensiblemente fuera un pase de la muerte de Damnjanovic. Poco después, en el 53’, tuvo otra igual de clara Rolfo, pero Torrejón logró desviar su disparo cuando Paños ya estaba batida.

El Barça trató de sacarse de encima esa presión rival, pero más allá de una ocasión de Mariona a la salida de un córner, eran las alemanas las que se acercaban al marco rival con más peligro. Roord, en el 65’, desperdició un lanzamiento de falta peligrosísimo y un minuto después,  la misma futbolista holandesa, disparó cruzado desde la frontal.

Los problemas no llegaban solos para el Barça. Al acoso bávaro se sumó la expulsión de Hamraoui por doble amarilla en el minuto 70’ y eso increcentó el nerviosismo en los minutos finales. Como ejemplo, el vuelo salvador de Paños en el minuto 71 desviando un remate de cabeza que se colaba irremediablemente en su portería. La guardameta, siempre espectacular en Champions, logró enviar el balón al palo y sacar el peligro.

El Barça sabía que tendría que morir sufriendo sobre el campo para meterse en la final y para hacerlo, Lluís Cortés decidió que lo mejor era situar el balón lo más alejado posible de su portería. Entraron Oshoala y Andressa Alves buscando hacer más largo el campo y la estrategia funcionó. El Barça pudo respirar saliendo a la contra, aguantar las últimas embestidas del Bayern a la desesperada y, hasta permitirse el lujo de desperdiciar el 2-0 en dos contras claras en las botas de Aitana -el tercer cambio- y Andressa. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil