Sport.es Menú

Cristiano somete a Bale y se mete en la final

Portugal enloquece con la victoria de su selección | sport

Sale reforzado. Le pese a quien le pese, es la realidad. Cristiano Ronaldo mandó ayer un aviso a navegantes para dejar claro quién sigue mandando en la capital. El Portugal-Gales se había convertido en poco menos que un plebiscito entre el ‘7’ de Madeira y su compañero Gareth Bale y, estadísticas en mano, no hubo color.

Alfonso Callejas

La ausencia de Ramsey por sanción hipotecó la mayor libertad de movimientos del ‘expreso de Cardiff’ en la punta de ataque, delegando dichas funciones en Robson-Kanu. Pese a la interesante aportación de Andy King, el ‘11’ de Gales se vio demasiado obligado a bajar a recibir. Los coletazos -no literales- del extremo quedaron relegados a acciones a balón parado. Una aportación insuficiente para una Gales muy dependiente de su talento.

Pese al desenlace final, las cosas no empezarían precisamente bien para Cristiano. La premisa del orden táctico y su consecuente rigidez desembocó en un insípido primer tiempo que atenazó a las figuras y perjudicó gravemente el espectáculo. Los primeros compases de partido, además, ratificaron que el portugués sigue instalado en un estado de cierta crispación. El capitán luso luso perdía los papeles cada vez que perdía un balón o era víctima de algún contacto por parte de un rival.

Su preocupante sobreexcitación, sin embargo, también dejaba la positiva lectura de su total implicación sobre el césped. Al contrario que la apatía creciente que empezaba a embargar el juego de Bale. Su solidaridad a la hora de elaborar el juego estaba fuera de toda duda pero se encontraba demasiado lejos del arco rival como para ser decisivo. El paso de los minutos le harían perder enteros pese a culminar una acción ensayada con un tiro que saldría fregando la cruceta, disponer de otra opción a la contra y firmar un par de acciones eléctricas desde el extremo que a punto estuvo de aprovechar Andy King llegando desde segunda línea.

En Portugal las cosas no iban mucho mejor. Los pupilos de Fernando Santos también sufrían a la hora de generar juego huérfanos de su líder natural. Cédric y Adrien Silva lo probaban desde lejana distancia para compensar la ausencia de un Cristiano perdido en combate en su particular duelo aéreo con Collins. Pero poco antes del descanso ‘CR7’ tendría tiempo para firmar una acción casi profética, al imponerse por arriba a Chester con un cabezazo marca de la casa. Un aviso de lo que estaba por llegar.

comienza el festival

Cinco minutos después de la reanudación Cristiano confirmaría lo que antes había ensayado. Portugal servía un saque de esquina en corto y el medido centro de Guerreiro lo aprovechaba el ‘killer’ madridista para entrar en carrera y superar a Chester con gran facilidad para cabecear al fondo de la red.

El gol suponía un mazazo para una Gales deslucida que podía albergar esperanzas de remontada bajo el abrigo del cántico estrella de su afición, un ‘Please, don’t take me home’ que en esta ocasión no resultaría talismán.

Tres minutos después del 1-0 llegaría el remate para los galeses. Una nueva acción liderada por Cristiano Ronaldo por el flanco derecho acabría con un disparo mordido que se convertiría en asistencia de lujo para Nani. El flamante fichaje del Valencia se coló entre los centrales para meter la pierna y desviar la trayectoria del balón haciendo inútil la estirada de Hennessey. Quedaba más de media hora pero el tanto del ex del Manchester United olía a sentencia de lejos.

Sin recursos

Coleman movería rápidamente el banquillo dando entrada a Vokes pero su apuesta no resultaría tan efectiva como en otras ocasiones pese a que el punta del Burnley dispondría de una buena opción tras recibir un servicio de Bale. Bruno Alves, muy solvente ante la ausencia clave de Pepe, abortaría su ocasión yendo al límite.

El seleccionador galés seguía moviendo el banquillo al mismo tiempo que la figura de Bale se diluía con el paso de los minutos, sabedor de que el duelo ante Cristiano ya tenía ganador. El luso, incluso, pudo rubricar su actuación con un gol a balón parado pero su disparo se marchó ligeramente por encima del larguero tras superar la barrera. La sentencia se resistiría para unos portugueses que dispondrían de buenas opciones en las botas de Nani, Joao Mario, Renato Sanches e, incluso, Danilo.

El 3-0 siempre rondó la meta galesa mientras que solo Bale con una ‘bomba inteligente’ a balón parado pudo volver a meter a los suyos en el partido. La grada de los dragones comenzaba a asumir lo evidente. Pese a suplicar lo contrario, llegaba el momento de volver a casa. Portugal, pese a las dudas en su juego y la irregularidad de un Cristiano que acabó ‘MVP’, ya está en la final. Alemania y Francia están avisadas. Mientras, ‘CR7’ se relame tras mantener su ‘status’ en Madrid.
 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil