Héctor Moreno, renovar o vender

Héctor Moreno podría ser comunitario en marzo
Héctor Moreno podría ser comunitario en marzo | sport

Héctor Moreno va a convertirse en el gran protagonista de la actualidad blanquiazul de las próximas semanas. El jugador ya se puso en el mercado hace unos días y el club tampoco esconde que le iría bien traspasarle para cuadrar los números. Su lesión impidió que saliera en verano y, ahora, también hay inconvenientes ya que su falta de ritmo no convence a alguno de los equipos interesados.

Lluís Miguelsanz

Por el momento, Moreno volverá a jugar un partido oficial mañana en la Copa del Rey y eso podría acelerar los movimientos. En caso de que no salga, el Espanyol quiere sentarse con el futbolista para ampliarle el contrato, que expira en el 2016. O venta o renovación, ese es el escenario de las próximas semanas.

En el Espanyol nadie esconde que una venta de unos siete milllones de euros iría como anillo al dedo para las arcas de la entidad. De hecho, esa es la cifra mínima que estaría dispuesto a aceptar el club por su traspaso y coincide con el dinero que el Espanyol debe abonar a Hacienda en los primeros meses del 2015. El entorno del jugador se está moviendo para encontrarle una salida, pero clubs interesados como el Stuttgart todavía no han dado un paso hacia adelante.

Además, al propio Héctor Moreno no le conviene forzar demasiado la máquina. El jugador, con asesoría del club, ya está tramitando todos los documentos para conseguir la nacionalidad española y se espera que pueda acceder a ella en el mes de marzo. Forzando los plazos, incluso, en febrero, por lo que su valor de mercado aumentará mucho para el mercado de verano. Tanto el Espanyol como el propio futbolista son conscientes de ello, aunque no cerrarán la puerta a una venta en enero si todas las partes salen beneficiadas.

El objetivo de Héctor Moreno es coger ritmo de competición. El jugador está a tope físicamente y podría aguantar perfectamente 45 minutos al máximo nivel. Se ha recuperado a la perfección y está convencido de que recuperará la titularidad en la Liga antes de que acabe el año. A partir de ahí, sus asesores deberán mover el asunto para salir.

En el Espanyol ven clave venderle ahora en enero cuando le queda un año y medio de contrato. De lo contrario, están obligados a negociar una difícil renovación o a forzar una venta en verano con la amenaza de que el jugador quede libre en el 2016. Es una partida de ajedrez y todo dependerá del estado físico de un futbolista que solo aceptará ofertas de la Premier, Calcio, Bundesliga o Liga española. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil