Mourinho: "Entiendo al madridismo, pero no escucho ni antes ni después"

Mourinho: No se puede ganar al Barça encajando un gol a balón parado | sport

Enviado Especial

José Mourinho tenía razón en la víspera del encuentro: no sabe cómo ganar al Barça en el Santiago Bernabéu. Por quinta vez se quedó hundido al final de los noventa minutos, impotente al verse superado de nuevo por el entrenador de los azulgranas, Pep Guardiola, después de su tercera victoria frente al portugués, quinta ante los blancos en el coliseo madridista.

“Entiendo al madridismo, pero no escucho, ni antes ni después. La responsablidad es mía, por mi equipo y principalmente cuando pierde. La victoria tiene muchos padres, la derrota solo uno. Después de tanto tiempo en el fútbol, lo entiendo perfectamente. En la final de Copa lo celebramos todos y ahora lo acepto también como cosas del fútbol. Dejen a los jugadores tranquilos, porque el culpable soy yo”, afirmó el técnico del Madrid, afectado por una nueva derrota ante el Barça.

Ante la posibilidad de ser criticado por la caverna mediática por el novedoso planteamiento táctico que dispuso para intentar superar al Barça de una vez, aunque de nuevo sin resultado efectivo, 'Mou' no quiso entrar a trapo al respecto y se limitó a elogiar la actuación de Carvalho y Altintop: “Los dos jugaron muy bien. Y gente que normalmente lo hace muy bien, hoy no lo han hecho. No hemos perdido el partido por culpa de ellos. Estoy defendiendo a los jugadores porque han estado bien en un partido muy difìcil de jugar y sin ningún miedo. Carvalho es Carvalho y sabía que podía contar con él”. Respecto a la violenta actuación de Pepe durante el encuentro, aseguró que “no he visto nada, tengo que verlo, Ha trabajado muy bien para el equipo, no sé si ha pasado alguna cosa con él sobre el campo. Si ha habido alguna acción intencionada, sí es censurable”.

La resignación del madridismo ante el partido número 90 de José Mourinho en el banquillo blanco simbolizó el futuro de un equipo que no puede con su eterno enemigo, ni en su propio estadio. No haber sabido mantener la ventaja en el marcador resultó para el portugués la clave del partido. “No esperaba que con 1-0 llegara un gol de balón parado. No podemos permitirlo para poder ganar al Barcelona. Hemos tenido en el segundo tiempo dos o tres salidas que por poco no entran y buscábamos terminar con los pequeños errores del primer tiempo, porque el 1-0 siempre es malo para el equipo que juega fuera de casa”.

Sobre el futuro que aguarda al Madrid en la Copa, 'Mou' resultó muy explícito: “La eliminatoria está abierta, pero difícil, por no decir muy difícil, pero todavía está abierta, seguro. Las eliminatorias no son partidos. Buscamos tener el control defensivo y marcar primero. Queríamos dejar pasar el tiempo con el 1-0 en contra, pero nos marcaron a balón parado. Entonces psicológicamente el equipo se resintió, y es normal, al igual que en caso del Barça, se hicieron dueños del partido y llegó el segundo gol”.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil