La eterna juventud de Zlatan Ibrahimovic

El sueco ha marcado 14 tantos en los 22 partidos que ha disputado en 2020 con el Milan

"Soy como Benjamin Button: nací viejo, pero moriré joven", declaró tras su último doblete

Qué poco necesita Ibrahimovic para marcar golazos como este | TWITTER

Zlatan Ibrahimovic, no hay quién le tosa. Durante su prolongada carrera, el sueco se ha caracterizado por exhibir siempre un fuerte carácter y una confianza inquebrantable que a menudo ha tendido a la fanfarronería. Pero a día de hoy, a punto de cumplir 39 años (su aniversario es el 3 de octubre), es irrefutable que el delantero atraviesa un momento de forma espectacular.

X. Serrano

El doblete del pasado lunes ante el Bolonia que permitió la victoria ‘rossonera’ por 2-0 es solo el último ejemplo. Ya marcó en el triunfo ante el Shamrock Rovers irlandés en la fase previa de la Europa League que sirvió al Milan para estrenar el curso. Una campaña ilusionante, con perspectivas reales de asaltar el Top-4 de la Serie A. En gran medida, gracias a la aportación de Zlatan, que suma 14 goles en los 22 partidos disputados con el cuadro lombardo desde su llegada a inicios de 2020 procedente de los Estados Unidos. 

“Soy como Benjamin Button: nací viejo, pero moriré joven”, bromeaba el sueco en declaraciones a los micrófonos de ‘Sky Sport Italia’ tras ganar al Hellas Verona. “Es el segundo partido de la temporada. Si tuviera 20 años, hubiese marcado cuatro goles, pero por suerte tengo 38”, prosiguió el escandinavo, que rechaza un trato preferente por su edad: “Me gusta tener esta responsabilidad. Soy el primero en ponerme presión a mí mismo. No quiero hablar sobre mi edad comparándome con otros jugadores. Quiero que me juzguen en igualdad de condiciones, como si tuviera 20 años”.

Y lo cierto es que Zlatan es muy responsable del salto adelante del Milan. Ya no solo por sus goles o implicación en el juego. Con Ibra en la plantilla, los talentosos jóvenes que conforman el equipo han dado un paso al frente. KessieBennacer Çalhanoglu son solo algunos ejemplos. “Fichamos a Ibrahimovic para mejorar al equipo, para que crezca a nivel técnico, de personalidad y de carácter. Está claro que está en el centro del proyecto”, reconocía Stefano Pioli el pasado enero. Y el discurso no ha variado un ápice porque la fórmula funciona.

Ahora, con una identidad cada vez más consagrada, el Milan mira hacia arriba. “El objetivo es mejorar con respecto a la pasada temporada, los jugadores jóvenes están haciéndolo muy bien. Trabajan, escuchan y tienen disciplina”, comenta Ibra, que aún no desvela sus aspiraciones: “Nuestros objetivos esta temporada es acabar lo más alto posible. ¿Dónde? Eso es un secreto”.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil