"La sombra de mi viejo será eterna en Nápoles"

EXCLUSIVA SPORT

"La sombra de mi viejo será eterna en Nápoles"

Maradona Junior: Messi es un jugador bárbaro pero mi viejo no tiene comparación | Sergi Capdevila / Valentí Enrich

En SPORT nos encontramos con Diego Armando Maradona Jr. en el estadio del equipo al que dirige, en su hábitat y en el que lo fue de su padre

"Para mí es brutal que el campo del Nápoles se llame Diego Armando Maradona, pero tendría que haber sido antes, cuando estaba en vida; lo merecía"

En territorio controlado por el clan Nuvoletta, de la camorra napolitana, se encuentra el Stadio Comunale Alberto Vallefuoco. Para acceder, el taxi tiene que cruzar literalmente por un mercadillo en la calle montado sobre la misma entrada del recinto. Entre falsificaciones de Armani y carcasas de teléfonos logramos hacernos paso y plantarnos ante una puerta cerrada.

Tocamos el interfono, pero nadie atiende. Tras 15 minutos gritando “¡Siamo i giornalisti spagnoli!”, nos abre un tipo con una brocha que está dando una capa de pintura a las vallas del estadio. Entramos y vemos a un equipo entrenando. Uniformado. Parece profesional. Rápido avistamos a nuestro hombre. Es clavado a su padre, Diego Armando Maradona. Misma fisonomía, mismos gestos. Hace un par de años que se retiró de jugador y vive su primera experiencia dirigiendo a un equipo sénior. 

“Me da mucho orgullo, es increíble tener una ciudad acá, mi gente, que lo ama tanto y lo respeta. También creo que se lo ganó en la cancha, me parece justo”, nos explica Diego Armando Maradona Júnior, el hijo que el ‘10’ tuvo con Cristiana Sinagra y que no reconoció hasta el tramo final de su vida. Suficiente para recuperar algo del tiempo perdido y labrar una gran relación personal.

CUANDO DIEGO NOS DEJÓ

Diego nos dejó el 25 de noviembre de 2020, una fecha grabada a fuego en la ciudad partenopea. “Yo lo viví muy mal, lo sigo viviendo mal. Creo que se podría haber hecho más para que estuviera más tiempo con nosotros. Pero hay que aceptarlo y vivir. El cariño de la gente fue importante. Cuando ves a tantos que lo quieren y lo querían te da un alivio”.

Tras su muerte, el club decidió cambiar el nombre de su coliseo. El Diego Armando Maradona Stadium. “A mí me encanta verlo, lo tenía merecido. De hecho, creo que se tendría que haber cambiado en vida, él tendría que haberlo vivido. Pero es importante, fue y sigue siendo un teatro de los sueños. Voy a la cancha desde que tenía cuatro años, es mi casa”, añade Diego, cuyo hijo, por cierto, también se llama Diego. Habrá una generación más de Diegos Maradona en Nápoles. 

Diego Armando Maradona Jr., durante el entrenamiento con el Napoli United

| Valentí Enrich

SIN INVITACIÓN

Si nada cambia, Diego Jr. no estará esta noche siguiendo el partido desde el estadio: “No hay más entradas y nadie me invitó”, nos confiesa, seco. Sí ha recibido una invitación muy especial: “La semana pasada dije lo que pienso, que me gusta mucho cómo trabaja Xavi. Él leyó la nota y me invitó a seguir un entrenamiento en Barcelona. Ahora no puedo ir, tenemos Liga y casi no paramos (explicamos su faceta de entrenador en la historia que sigue), pero cómo decirle que no. Xavi fue ejemplo para todos los que nos gusta el fútbol, el de buenos pies, de calidad”.

Aprovecha el hijo napolitano del ‘Pelusa’ para echar flores al Barça: “Para mí está haciendo un trabajo bárbaro. En dos o tres años va a tener un plantel joven, con mucha calidad, experiencia. Me encanta. Para mí están buscando volver a ser el Barça de verdad, el de hace 10 años. Xavi es el mejor entrenador para ello, para que los chicos entiendan la mentalidad y el concepto”. 

LA RETIRADA DEL 'KUN'

Sobre la retirada de quien fuera yerno de Maradona, el ‘Kun’ Agüero, Diego nos comenta que “el pibe está sufriendo. No podía seguir más. Es feo porque era un jugador que me encantaba. Y tenía la posibilidad de jugar en Barcelona en un fútbol en el que se iba a cansar de anotar”. 

¿Crees que dentro de 30, 50, 100 años se seguirá recordando así al ‘Pelusa’? “Eso seguro. Mi viejo va a estar en la historia de la humanidad y acá en Nápoles mucho más”.