Sport.es Menú

Luis Suárez abre las puertas de las semifinales al Barça

Messi, celebrando el 0-1 de Neymar
Messi, celebrando el 0-1 de Neymar | sport

El delantero uruguayo Luis Suárez fue el protagonista de una gran noche europea. Sus dos goles tras el descanso -suma ya seis en esta competición- sirvieron para sentenciar un duelo que empezó decantando Neymar, y que dejó al PSG con muy pocas esperanzas de remontar, el martes que viene, en la vuelta de los cuartos. El Camp Nou decidirá, aunque en 1-3 de París pone las cosas muy en cara para los de Luis Enrique.

Ricard López

Luis Suárez

FICHA TÉCNICA

Champions / Cuartos (ida)

PSG

1-3

Barça

PSG

Sirigu; Van der Wiel, Marquinhos, Thiago Silva (David Luiz, m.21), Maxwell; Rabiot (Lucas, m.66), Cabaye, Matuidi; Lavezzi, Cavani, Pastore.

Barça

Ter Stegen; Montoya (Adriano, m. 80), Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Rakitic (Mathieu, m.74), Busquets, Iniesta (Xavi, m.53); Messi, Suárez, Neymar.

Árbitro

Mark Clattenburg (ING), amonestó a Cabaye, Piqué y Messi.

Goles

0-1, m.18: Neymar; 0-2, m.67: Suárez; 0-3, m.79: Suárez; 1-3, m.82: Mathieu en propia meta.

Incidencias

Encuentro de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el Parque de los Príncipes de París ante unos 45.000 espectadores, unos 2.000 de ellos procedentes del Barcelona.

El Barça, concentrado y dominador durante la mayor parte del duelo, recuperó sus mejores sensaciones ante el campeón de Francia. Su presión ofensiva obligó a meterse en la 'cueva' a un PSG que se vio desbordado en su propio feudo, igual que le pasó en octavos al Manchester City. Dos rivales construidos a golpe de talonario en los últimos años a los que, aún hoy, se les atraganta el estilo azulgrana.

Los de Luis Enrique, conscientes de estar en el tramo decisivo de una temporada en la que optan a todos los títulos, salieron al ataque, mordiendo, dejando a su rival sin aliento. El 'tridente' causó muchos problemas a la zaga parisina y, antes de cumplirse el primer cuarto de hora, Messi avisó estrellando un balón en el poste tras uno de sus clásicos disparos con efecto desde la media luna del área.

La 'rosca' de Leo no acabó esta vez en gol. Más certero estuvo Neymar quien, en un abrir y cerrar de ojos, marcó el 0-1 a continuación. El brasileño recibió una asistencia perfecta de Messi en un contragolpe. Y, tras plantarse solo ante Sirigu, le superó con un remate cruzado al segundo palo (18').

El PSG, acogotado, veía para colmo de males como, poco después, Thiago Silva -posiblemente su mejor defensa- se lesionaba. En su lugar entró David Luiz, que reapareció mucho antes de lo previsto tras su lesión sufrida el pasado 5 de abril. Y que, en ese momento, no sabía la que se le venía encima, pues Suárez le retrató con dos 'caños' en sus dos goles.

El Barça mantuvo el mando de la mano, sobre todo, de un 'tridente' intimidante, cuyos destellos metían el miedo en el cuerpo a la poblada zaga francesa. En el 25', Sirigu tuvo que lucirse desbaratando una buena acción individual del brasileño. Pero los azulgranas fueron cediendo poco a poco terreno. Y el PSG, muy rápido a la contra -su mejor virtud en ausencia del sancionado Ibrahimovic-, empezó a desplegar su artillería. En el 28', Mascherano, providencial, evitó el 1-1 desbaratando un mano a mano de Cavani ante Ter Stegen.

Así, al inicio de la reanudación, las fuerzas se igualaron. Las imprecisiones y pérdidas de balón dieron pie a dos peligrosas ocasiones de Pastore (49') y Rabiot (50'), repelidas por un Ter Stegen siempre al quite. Y la lesión de Iniesta, retirado en camilla tras sufrir un golpe en la espalda por parte de Pastore, empeoró el panorama. Luis Enrique evitó riesgos, y puso a Xavi en su lugar como 'brújula' para recuperar el control de un partido que empezaba a descontrolarse.

Y su decisión resultó, sin duda, acertada, pues el Barça retomó el mando... y, además, sentenció. Y de qué manera. En el 67', Luis Suárez marcó el 0-2 en una jugada 'marca de la casa', llena de fuerza y garra. Recibió un pase de Montoya -titular en lugar del sancionado Alves- por la derecha. Y, tras dejar sentado a David Luiz con un caño espectacular, se internó en el área, batiendo a Sirigu de potente disparo, haciendo inútiles los esfuerzos de Maxwell por frenarle (67'). 

El PSG no se arrugó e, instantes después, Ter Stegen se lució despejando otro 'obús' de Cavani en el área. No fue la noche del uruguayo del PSG. Pero sí la de su compatriota del Barça. Porque Luis Suárez no había dicho su última palabra. Todavía faltaba la guinda a su completa labor. Porque, el 0-3, obra suya, fue todavía mejor que el 0-2. Su víctima volvió a ser David Luiz, a quien dejó de nuevo en evidencia haciéndole otro túnel en una contra rapidísima, iniciada tras hacer la pared con Mascherano en la media. Y su definición fue perfecta: su trallazo desde la media luna del área se coló por la escuadra (79').

El PSG salvó el honor poco después gracias a un autogol de Mathieu, que introdujo en su propia portería un chut de Van der Wiel desde el vértice del área (1-3, 81'). El central galo, que había entrado poco antes en lugar de Rakitic, no estuvo acertado al intentar rechazar el esférico.

El Barça estuvo cerca de dilapidar parte de su cómoda renta en un tramo final en el que flaqueó más de la cuenta en defensa -Cavani la volvió a tener n el 88'-. Pero, por fortuna, la sangre no llegó al río y, el 1-3 final, debería ser suficiente para no sufrir en la vuelta. Las 'semis' de la Champions están a tiro de piedra...

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil