Pedri y Joao Félix: entre pillos anda el juego

El tinerfeño se ha ganado a pulso la condición de indiscutible en su primer año con el conjunto azulgrana

El Atlético del 'Cholo' necesita recuperar la mejor versión del portugués, un futbolista capaz de decantar un partido con su calidad

El gesto que demuestra el buen ambiente en el vestuario del Barça. Dembélé, y su abrazo a Pedri | FCB

Barça y Atlético juegan el sábado el partido más decisivo y esperado de la Liga. Una cita para ‘adultos’, pero también reservada a los futbolistas ‘pillos’ y capaces de desequilibrar la balanza. Pedri es la sensación del conjunto azulgrana, desde el primer día ha caído de pie en un vestuario que lo ha acogido con los brazos abiertos y para Ronald Koeman es imprescindible. Poco le importa al holandés que su DNI informe que apenas ha cumplido la mayoría de edad. Lo que se impone, y así debe ser, es la meritocracia. Y de merecimientos, el de Tegueste anda sobrado.

Joao Félix no está atravesando precisamente su momento más dulce como colchonero, pero es de aquellos futbolistas que, si tiene el día, te la puede liar. Ha perdido la condición de titular y el tobillo derecho no le está permitiendo marcar las diferencias que se le suponen. Que nadie se fíe. Su tremenda calidad puede aflorar en cualquier momento. Y a todo gran jugador le gusta exhibirse en un escenario como el Camp Nou.

La brillante irrupción de Pedri

Entre Pedri y Joao Félix hay similitudes. La juventud, la brillantez, la magia que atesoran con el balón en los pies... pero también hay diferencias. Y remarcables. El portugués llegó al Atlético previo pago al Benfica de 126 millones de euros y la presión la ha tenido desde el primer momento. Empezando por su país, donde se le considera el sucesor de Cristiano Ronaldo aunque juegue en posiciones más centradas, y siguiendo por un equipo donde ejercer de soldado ‘Cholista’ prevalece sobre la calidad individual.

En cambio, Pedri aterrizó en Barcelona casi sin hacer ruido. Un coste más razonable, incluso aunque se cumplan todas las variables. Su primer año ya en propiedad del Barça se lo pasó prosiguiendo su crecimiento en la UD Las Palmas, un plan estudiado al detalle, concebido más como proyecto de futuro que de presente. Incluso, la pretemporada, una vez se incorpora al conjunto azulgrana, se planteó como un banco de pruebas para dirimir una cesión, un paso por el filial o el primer equipo.

Y el chico humilde, con los pies en el suelo y que aparenta no haber roto nunca un plato, ‘destrozó’ todas las previsiones. En el césped se transforma, muestra un desparpajo fuera de lo común a su edad, conecta a la perfección con Messi y ‘enamora’ a Koeman hasta el punto de sumar en la actualidad 39 partidos seguidos con minutos, incluso reconociendo el técnico que no le ha podido dar el descanso que necesitaba.

Pedri y Joao Felix, cara a cara

| MARC CREUS

Pedri no es un goleador ni un talento que vaya por libre. Su fuerte es el juego de equipo, participar en las jugadas (los más de 2.000 pases que ya suma como azulgrana lo dice todo) y entregarse en tareas defensivas (ha recuperado 199 balones en todas las competiciones). Es de los que hacen grupo, de los que nunca darán ni un solo problema.

La clase a cuentagotas de Joao Félix

Joao Félix no puede decir lo mismo. Su fuerte carácter ya le ha traído más de un problema, sobre todo a raíz de alguna sustitución que le ha disgustado enormemente. En la retina, está la del Alfredo di Stéfano en el derbi. Patada a un objeto, manos a la cabeza... Simeone, un técnico sin contemplaciones, no ha tenido reparo en sentar en el banquillo a su futbolista más prometedor. Táctica del palo y la zanahoria, también le ha elogiado y ha sido efusivo cuando ha considerado que ha estado a la altura. Sabe que tiene entre manos a un jugador tan diferencial como difícil de domar.

El portugués es capaz de lo mejor, pero llega al momento cumbre de la temporada lejos de su mejor versión. Arrancó fuerte, entre finales de octubre y principios de noviembre del año pasado, ‘O menino de ouro’ firmó tres dobletes en cuatro partidos (Red Bull Salzburg, Osasuna y Cádiz), marcó goles estratosféricos y se habló que, por fin, y en su segunda temporada, por fin estaba recordando a aquel futbolista con cara de adolescente y arte en los pies que se salió en el Benfica.

Pero la realidad manda y Joao Félix no marca desde el 28 de febrero, un golazo en La Cerámica, bajándola con el pecho con maestría. Pero desde ese momento, el desierto. Problemas físicos, suplencias, irregularidad... 

Los vaivenes de Joao Félix contrastan con la solvencia de Pedri, quizás algo cansado por la carga de partidos, sin brillar tanto con el 3-5-2, ubicado en el interior izquierdo, como lo hizo en el 4-3-3, pero siempre dando el do de pecho.

Dos formas distintas de gestionar el talento, dos futbolistas llamados a marcar época, pero cada uno anda este camino a su manera. El sábado se verán las caras. El azulgrana tiene el sitio asegurado en el once; el rojiblanco podría ser novedad tras disfrutar de 141 minutos en los últimos siete partidos. Está con ganas de resarcirse... y lo hace aún más peligroso.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil