Sport.es Menú

Pedri: "Fichar por el Barça fue un sueño de niño"

"Fue una sorpresa increíble mi fichaje. Es un gran orgullo, porque yo, como el resto de mi familia, siempre hemos sido del Barça"

"Me encantó el fichaje de De Jong. Es una gran incorporación"

Así juega Pedri, la nueva joya del futbol español | SPORT.es

Risueño, Pedro González López (Tegueste, 25/11/2002) llega al hall del Hotel Golden Tulip Porto Vitória, en el moderno y comercial barrio de Enseada do Suá, en Vitoria (Brasil). Es el emplazamiento donde la FIFA ha concentrado a las selecciones que transitan por una de las tres sedes del Mundial Sub-17, a pocos metros del Océano Atlántico, que, cuando baña la capital del estado de Espirito Santo, adquiere tonos verdemares que hacen la alegría de los adictos a Instagram.

Custodiado por Luis Bermejo, el responsable de prensa que la RFEF ha desplazado a Brasil, Pedri acude puntual a su cita con SPORT. Con cadencia canaria, destila la espontaneidad, la sinceridad y la transparencia propia de “un niño” de 16 años que desnuda de cualquier trascendencia todas sus respuestas. Cedido a Las Palmas, donde ha hecho un arranque espectacular en Segunda División, este centrocampista ambidiestro intenta vivir al margen, y lo consigue, del torbellino mediático que su fichaje por el Barcelona despertó este último verano. Ahora está en modo selección.

¿Dónde estaba un año atrás?

Empecé la temporada en el Juvenil B de Las Palmas y, unos meses después, Suso Hernández me subió al Juvenil A.

Ahora es una de las estrellas del Mundial Sub-17, ¿ le hace una ilusión especial que el torneo sea en Brasil?

Sí, muchísima. De aquí han salido grandes futbolistas como Pelé y muchísimos más… y claro te da ese morbillo poder estar en un país tan representativo como es este.

Quizás el único punto negativo es que no jueguen en los estadios más tradicionales como Maracaná, Mineirão, Itaquera...

Sí, es verdad, es una pena, pero el estadio aquí en Vitoria en que hemos jugado los dos primeros partidos es realmente muy guapo. Me encantó.

Aquí siempre se dice que Las Palmas es el equipo español más brasileño, ¿lo sabía?

Pues mira, eso no.

Estilo

¿Su estilo de juego tiene algo de brasileño?

Yo creo que de brasileño no tengo nada, pero bueno…. (se ríe) si la gente dice eso aquí, pues vale, pero yo creo que es 100% español.

Y esos regates que se marca, ¿de dónde salen?

Lo que sí que creo es que todos los futbolistas canarios, jugamos de la misma forma, todos tenemos ese mismo corte. Nos gustan los regatitos, las canchas… somos, como se dice, jugadores de cancha.

¿Y qué me dice de lo que hizo en el debut contra Argentina? Eso es de crack, al alcance de muy pocos.

(sonríe) Me lo han pasado mil veces después del partido…

¿Es una jugada marca de la casa?

¡No! ¡No! Es la primera vez que me sale.

¡No, hombre, no! Tendría que decir que ese es su estilo habitual.

¡Qué va! Eso no se prepara. Esos son lances que aparecen en medio de un partido y que se ejecutan casi sin pensar.

ESPAÑA

¿Cómo se define como futbolista?

Mira, esto prefiero que lo haga la gente que me ve jugar en los partidos. Particularmente me veo más como un interior con llegada que un extremo que se va de tres en carrera. A mí lo que me gusta de verdad es asociarme con el equipo.

En este Mundial ya lo hemos visto atacando por las dos bandas.

Sí. Lo hablamos previamente con el míster y con mi compañero Germán (Valera, jugador del Atleti y capitán de la selección) que nos intercambiaríamos la posición, porque creo que, de esta manera, es mucho más difícil para los laterales que tienen que defender a dos jugadores diferentes.

 ¿Cuáles son las aspiraciones de la selección?

Sinceramente, yo creo que estamos en condiciones de poder ganar este Mundial. El primer partido fue difícil, porque siempre hay el factor de tenerte que adaptar a la competición, al clima, a todo. Se debe tener en cuenta que nadie del equipo ha jugado un Mundial. Tenemos buenos futbolistas y un buen equipo y ahora hay que ir a ganar todos los partidos.

¿Cómo analiza la ausencia de Ansu Fati?

Pensando estrictamente en los intereses de la selección es una lástima que no esté aquí en el Mundial con nosotros, porque podría aportar muchísimo, pero los que han venido aquí también son buenísimos. Vamos a trabajar muy duro para ganar el Mundial.

El Barça

Ansu y usted son, sin duda, los dos abanderados de esta generación y están llamados a hacer grandes cosas, ¿llegó a coincidir con él?

En la selección todavía no hemos tenido la oportunidad de entrenar y de jugar juntos. Sin embargo, el día que firmé con el Barça, después me enseñaron las instalaciones, cuando bajé al vestuario me lo encontré por casualidad porque él estaba ya saliendo y, claro, nos saludamos.

Hay una unanimidad en señalarlo como una de las atracciones del Mundial, ¿cómo vive ser el centro de atención?

Ni me he enterado de lo que se dice. Yo me evado un poco de esta cuestión, de todo lo que aparece publicado en los medios de comunicación. Intento ir más a mi bola y centrarme en mis cosas. Lo que me importa es el juego colectivo.

Aquí en el Mundial, la Federación lleva un tutor, José Antonio Culebras, que fue futbolista profesional, ¿es una forma de recordarles que aún tienen mucho camino a recorrer?

Exacto. Siempre nos intenta aconseja y nos incentiva en el tema de estudios y en aspectos propios la vida. Por ejemplo, hay veces que algunos tienen peleas con la novia y después están mal… este tipo de cosas.

 ¿Por qué está jugando con el dorsal 18?

Me tocó por sorteo, pero como el número 8 me ha gustado muchísimo, por la admiración que le tengo a Iniesta. Estoy muy contento de llevarlo. En Las Palmas, por ejemplo, llevo el 28, que es el dorsal reservado al jugador que viene de la cantera. Esta temporada he llevado el 18 y el 28…  me encanta.

Su vida cambia en verano cuando le ficha el Barça.

Sí. Fue una sorpresa increíble. Es un gran orgullo, porque yo, como el resto de mi familia, siempre hemos sido del Barça y acabas viendo como el equipo en que he querido jugar desde que era chiquito te acaba fichando. Estoy súper feliz de pertenecer al Barça.

¿Y ahora, qué?

Tengo claro que tengo que ir paso a paso. Ahora mismo estoy absolutamente centrando en la selección, porque queremos ganar el Mundial. Y sé que después volveré a Las Palmas, y allí tengo que seguir jugando, progresando y creciendo.

EL FUTURO

¿Dónde se ve la próxima temporada?

Bufff… pues la verdad es que no me veo en ningún lado. De momento estoy en aquí en el Mundial, y después vuelvo a Las Palmas, y lo que tenga que venir vendrá.

¿Cómo proyecta su futuro a dos o tres años vista?

Si te digo la verdad, yo solo sigo pensando en el día a día.

¿El Barça le ha dicho que es un fichaje para el primer equipo?

No. Me dijeron que siguiera jugando como lo estaba haciendo en Las Palmas, que siguiera creciendo y madurando, que las cosas ya vendrán naturalmente.

¿Sigue los partidos del Barça?

Lo hago como lo he hecho desde que era pequeño, porque siempre ha sido mi equipo.

¿Qué le llama la atención de la versión actual del Barcelona?

Me encantó el fichaje de De Jong.  Es una gran incorporación. Es un jugador muy bueno y además es muy listo dentro del campo. Me fijo mucho en él. Hay otro jugador que también me llama mucho la atención que es Arthur… Y claro, por encima de todos, está Leo Messi, a quien todos admiramos, por lo que hace y por lo que representa.

¿Cómo interpreta que Ansu ya forme parte de la plantilla del primer equipo?

Es un ejemplo claro que el Barça está apostando decididamente por la cantera, de hecho, es un club que lo ha hecho siempre. Es muy bueno, porque si te fichan, como ha sido mi caso, ves que tú también puedes subir. El club está dando oportunidades y, por tanto, tienes que estar centrado en tu trabajo.

¿Ha pensando que esta temporada puede haber un Barça – Las Palmas en la Copa del Rey?

La verdad es que sí. Estaría realmente muy bien, me gustaría mucho… pero bueno, primero tengo que pensar en la selección y en este Mundial.

Sus compañeros culés de la selección, José Martínez y Moriba Ilaix, ¿qué le cuentan del club?

Tengo una gran relación con ellos y nos hemos echado ya unas risas, pero no hemos hablado mucho de eso, porque no me quiero descentrar.

Su padre asegura que usted no va a perder el norte.

Siempre me ha aconsejado y me repite que lo primero que hay que tener es cabeza y seguir siendo como realmente uno es. Si uno acaba perdiendo su forma de ser, luego ya no hay ninguna posibilidad de ser futbolista.

Su ídolo es Andrés Iniesta, ¿es el futbolista que más le ha inspirado?

Sí, claramente, tanto por su forma de jugar, porque tiene un estilo que nos encanta a todos, pero también, y principalmente, por la forma de ser. Es un tío tranquilo, un tío sencillo con todo lo que ha ganado y representa para el fútbol. Y a mí esto me gusta mucho.

Usted, por tanto, no debe tener ningún tatuaje.

¡No, qué va! A mí eso no me gusta.

Y de peinados raros, por lo que se aprecia, de momento, tampoco

¡No, no! Todo normal.

¿Cuántos años tenía cuando Andrés marcó en Stamford Bridge?

Era pequeño, tenía solo ocho años. No tengo un recuerdo preciso de aquella noche, pero he visto muchísimas veces repetida la jugada. Fue un golazo. Cada vez que lo vuelvo a ver aún se me pone la piel de gallina. Del gol de la final del Mundial, me acuerdo de saltar todos y abrazarnos.

En su casa, cuando usted aún no había nacido, gustaba mucho un futbolista del Dream Team…

Sí, a mi padre le encantaba Michael Laudrup, de hecho Iniesta decía que era su referente. Cuando era más pequeño, mi padre me ponía videos, para que me fijara como jugaba, para ver los pases que daba. Era brutal.

¿Siempre se vio futbolista?

Soy muy joven y siempre tuve claro que quería dedicarme a algo relacionado con el fútbol, que es lo que más me gusta en la vida. Era un sueño, pero no sabía si lo había a lograr. Estoy muy contento de empezar a serlo.

Aún con 16 años ya ha debutado en Segunda División con las Palmas y ya lleva 3 goles y 3 asistencias en 10 partidos.

En esto creo que estoy teniendo un poco de suerte, porque puedes jugar bien, pero, al final, te tiene que acompañar la suerte para estar en el momento adecuado para empujarla o para tener la oportunidad de marcarla.

Su técnico, Pepe Mel, habla maravillas de usted, dice que será un jugador importante en el fútbol español.

Hay una química especial con el míster. Desde el primer momento, me llevé muy bien con él. Le estoy eternamente agradecido porque no es fácil apostar por un niño de 16 años y él lo hizo.

Los números indican que no siente la presión. Se le ve muy mentalizado.

Llevo muy bien la parte psicológica. Intento estar tranquilo, ir a mi rollo por así decirlo y seguir disfrutando que es lo que a un niño le gusta.

cOMO UN NIÑO

¿Se ve como un niño?

Sí, sí, yo me sigo viendo como un niño (ríe).

Y como tal, ¿debe hacer cosas de niños?

Sí, sí. Cuando tengo tiempo libre juego a la Play, a veces voy al parque con un balón con mis compañeros de la residencia de Las Palmas y allí jugamos.

¿Qué juega a la PlayStation?

Lo que más me gusta es el FIFA

No hace falta preguntar con qué equipo…

Juego siempre con el Barça.

¿Estudia?

Sí. Ahora es más difícil compaginarlo con los entrenamientos del primer equipo, pero estoy haciendo un ciclo de inglés. Tengo claro que siempre hay que hacer algo más al margen del fútbol.

Sigue viviendo en la Casa Amarilla, la residencia de  la UD. Las Palmas, ¿cómo le va?

Llegué el año pasado y me pusieron en un cuarto con dos compañeros, Néstor y Joni, que también son de Tenerife. Y allí seguimos. Me integré muy bien y estoy feliz jugando, creciendo y preparándome para el futuro.

¿Cómo fue lo de dejar de vivir en casa?

 Desde el primer momento me adapté muy bien, quien lo pasó un poco peor fueron mi padre y mi madre, pero yo me sentí muy a gusto.

Por último, una duda ¿por qué Pedri y no Pedrito?

Salió del equipo donde jugaba. Yo siempre era el más flaquito y el más chiquitito. Había otro compañero que se llamaba Pedro, que era más gordillo: él era Pedro y a mí me quedó lo de Pedri. Y así me llama todo el mundo, incluso en casa.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil