Los viernes de Leo Messi

El crack suma siete partidos este día de la semana, con un balance de cuatro victorias y dos goles

Ganó dos finales de la Supercopa de Europa (Shakhtar y Oporto) y perdió una (Sevilla)

Setién: Lewandowski no está a la altura de Messi | Perform

La grandeza de Leo Messi se puede medir y cuantificar de muchas de maneras. Por incidencia en el juego, goles, partidos, asistencias, títulos, remates, victorias, hat-tricks, regates… Ahí, sus poderosos números con la camiseta del FC Barcelona arrasan con todo: 730 partidos, 634 goles, 256 asistencias, 513 victorias, 648 titularidades, 48 hat-tricks, 34 títulos, más de 59.000 minutos...

Leo Messi

Messi también lo encumbra y ennoblece su compromiso y humildad. Competidor nato, lo quiere jugar y ganar todo, siempre arropado por el equipo. Lo ha repetido en infinidad de ocasiones: prioriza los éxitos colectivos a los individuales.

Messi, igualmente, lo agrandan estadísticas que solo un jugador como él puede conseguir a base perseverancia, tiempo y regularidad. El crack, por ejemplo, ha convertido goles en todos los meses del año, en todos los días de la semana y en 23 de los 25 horarios en los que ha empezado algún partido. Ha batido a 158 porteros de 79 equipos. Solo se le han resistido nueve arcos: las del Rubin Kazán e Inter (4 partidos), Xerez y Benfica (2) y Udinese, Murcia, Gramenet, Cádiz y Al-Sadd (1).

Octavo partido

Este viernes, contra el Bayern Múnich, jugará su octavo partido en viernes, un día que nunca se ha asociado con el fútbol. Sin embargo, Messi suma siete encuentros en viernes con un balance de cuatro victorias, un empate, dos derrotas, dos goles y 660 minutos. Solo un día, el lunes, ha saltado en menos ocasiones a un terreno de juego (cuatro) y el sábado, con 263 partidos (y 231 goles) es el día que más veces se ha vestido de corto.

De los siete partidos jugados en viernes por Messi, cuatro fueron a cara o cruz, como el de esta noche contra el Bayern. Tres correspondieron a la final de la Supercopa de Europa y, uno, a la final de la Copa. Perdió el primero, contra el Sevilla (0-3) en el estadio Louis II de Mónaco (2006), un partido que pasó a la historia por la debacle y por la advertencia del entonces capitán, Carles Puyol: “Cuando todo el mundo te dice que eres muy bueno, puede que te lo creas un poco… Esto nos irá bien, aunque sabe mal que sea a costa de perder un título”.

dos supercopas de europa

Con la lección aprendida, las dos siguientes finales de la Supercopa de Europa, en el mismo escenario y contra el Shakhtar (2009) y Oporto (2011), respectivamente, las ganó. Contra los ucranianos (1-0) asistió a Pedro en el gol del triunfo, en la prórroga, y contra los lusos (2-0) abrió el marcador y asistió a Cesc para que rematara el triunfo. Tampoco falló en la siguiente cara o cruz, la final de Copa contra el Athletic en 2012: 3-0 (marcó el segundo gol).

El quinto partido en viernes fue un derbi contra el Espanyol en el Camp Nou (2013) que acabó con victoria azulgrana (1-0) gracias a un gol de Alexis. En el sexto, de Supercopa de España 2015 contra el Athletic en San Mamés, el Barça sufrió una severa derrota (4-0) que le dejó sin opciones de cara al encuentro de vuelta en el Camp Nou, donde no pasó del 1-1. Y el sexto y último, fue el pasado mes de junio, en el tercer partido después de confinamiento, en el Sánchez Pizjuán de Sevilla, donde el Barça no pasó del 0-0.

Por otra parte, será el quinto partido que jugará un 14 de agosto. Los primeros cuatro se enmarcaron en la Supercopa de España, sumando una victoria (Sevilla), un empate (Real Madrid) y dos derrotas (Sevilla y Athletic). En este día también sabe lo que es anotar: marcó en el  Santiago Bernabéu en el 2-2 que arrancó el Barça en 2011.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil