El genio de Messi mantiene al Barça vivo en la Liga

Ricard López

El Barça no se dejó amedrentar por el agónico triunfo del Real Madrid unas horas antes en Vallecas (0-1). La visita al Calderón era clave. No ganar significaba decir, de forma definitiva, adiós al campeonato y dejárselo en bandeja a los de José Mourinho. Y los de Guardiola cumplieron. La Liga sigue difícil, mucho. Tanto que el propio Pep -tal vez con segundas- dice darla por perdida. Pero, como reza el dicho, mientras hay vida hay esperanza. Y a eso hay que aferrarse, a pesar de que los 10 puntos de ventaja del líder -y tantísimas decisiones arbitrales- induzcan a pensar lo contrario.

FICHA TÉCNICA

Liga BBVA

Atlético

1-2

FC Barcelona

Atlético de Madrid:

Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe; Koke (Salvio, m. 77), Gabi, Tiago, Arda Turan (Silvio, m. 86); Falcao y Adrián

FC Barcelona:

Víctor Valdés; Dani Alves (Cuenca, m. 71), Puyol, Mascherano, Abidal; Xavi, Busquets, Iniesta; Cesc (Pedro, m. 77), Alexis (Piqué, m. 84) y Messi

Goles:

0-1, m. 36: Dani Alves culmina en el segundo palo un centro de Cesc. 1-1, m. 48: Falcao remate de volea un saque de esquina. 1-2, m. 81: Messi, de falta directa cuando Courtois colocaba la barrera.

Árbitro:

Pérez Lasa (C. Vasco). Amonestó a los locales Godín (m. 24), Juanfran (m. 25), Arda Turan (m. 30), Tiago (m. 61), Koke (m. 74), Miranda (m. 81) y Falcao (m. 85) y a los visitantes Messi (m. 8), Cesc (m. 45), Alves (m. 71), Alexis (m. 77) y Xavi (m. 90).

Incidencias:

partido correspondiente a la vigésima quinta jornada de Liga, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 53.000 espectadores.

La primera parte de los azulgranas fue impecable. El Atlético planteó el duelo fiel al libro de estilo de Diego Pablo Simeone. Encerrado atrás, renunciando al balón, no dejando espacios y recurriendo a la dureza con excesiva frecuencia. Pero esos argumentos no suelen bastar cuando enfrente tienes a hombres como Xavi, Iniesta o Leo Messi. Futbolistas capaces de ver grietas en los muros más impenetrables.

El guión recordó mucho al de hace dos semanas en la Champions ante al Bayer Leverkusen. No fue tarea fácil. Ante un rival encerrado, el Barça monopolizó la posesión. Tocando y tocando, siendo paciente, esperando su oportunidad. Xavi avisó en el primer minuto, con un chut raso desde la frontal que salió rozando el poste. El Atlético lo fió todo a la contra, y en el 5', Falcao estuvo a punto de dar un buen susto después de que Valdés no atinara a blocar un centro de Adrián.

Leo vio la amarilla... ¡y lleva tantas como Pepe!

El clásico resopondió a las expectativas, y dejó detalles para dar y vender. Uno de los más llamativos se produjo en el 7', cuando el árbitro, Pérez Lasa, anuló un gol a Messi y le sacó la amarilla por llevarse el esférico con la mano. ¿Justa?. Sí. Lo que no es tan justo es que el argentino haya visto ya cinco en la Liga... tantas como el madridista Pepe. Curiosamente, ambos deberán cumplir sanción la próxima jornada. Un dato tan alucinante como significativo. Cuanto menos, invita a la reflexión.

Y una vez más se cumplió el irónico comentario de Pep Guardiola, en el sentido de que el Barça perdona tanto a veces en ataque que se convierte en el mejor 'aliado' para que los porteros rivales renueven sus contratos. En el 20', Courtois se lució despejando a córner un lanzamiento de falta de Xavi que se colaba por la escuadra. Muy poco después, en el 22', el árbitro pasó por alto un posible penalty de Godín sobre Alexis. La acción continuó, y el defensa colchonero vio la amarilla por derribarlo por segunda vez, esta vez ya fuera del área.

Alves adelanta al Barça

El Atlético fue cargándose de amonestaciones -le siguieron Juanfran (24') y Turan (29')-, hasta un total de siete, pero lo cierto es que pudieron ser muchas más. Su dureza no impidió que el Barça se adelantara en el marcador después de una magnífica combinación colectiva. Messi condujo un ataque por el centro, 'arrastró' a media defensa y, listo, abrió para Cesc. Su gran aliado y amigo de la infancia entró en el área por la izquierda, y su pase de la muerte lo remachó a la red Alves, solo en el segundo palo (0-1, 35').

El mazazo de Falcao

El gol obligó a los colchoneros a abrirse, y cuando éstos fueron valientes, pusieron en serios aprietos a Valdés. El portero barcelonista salvó a los suyos en el 38', jugándose el tipo al evitar un remate de Falcao en el 38'. Y también en el 68', luciéndose de nuevo ante el goleador colombiano. Pero no pudo hacer nada en el tanto del empate. Un gol que llegó al poco de iniciarse la segunda mitad, en una acción llena de infortunio. El Atlético sirvió un córner, la defensa no acertó a despejar... y Falcao, en boca de gol, no perdonó. Por algo Guardiola había opinado de él en la víspera que es "el mejor jugador de área del mundo".

Gol anulado a Alexis

El Atlético se creció, y el Barça lo pasó mal por momentos tras el descanso. La Liga se escapaba. Y empezaba a cundir la desesperación. En el 75', Pérez Lasa anulaba otro gol a Alexis por tocar previamente el balón con la mano, y le mostraba la amarilla, igual que Messi en la primera mitad. La cosa pintaba francamente mal. Pero Leo salió al rescate para poner las cosas en su sitio...

Obra de arte de Leo

El Barça se llevó el botín de los tres puntos -tan preciado para los culés como el tesoro del Odyssey- gracias a una genialidad del '10' del fútbol mundial. Pedro, que había entrado por Cesc, fue derribado justo en el vértice izquierdo del área. Y Messi sirvió la falta. Pero, en lugar de centrar -que hubiera sido lo más lógico, teniendo en cuenta su posición- la sirvió directa... a la escuadra. Fue un tanto de pillo, que cogió desprevenido a Courtois mientras ordenaba la barrera rojiblanca, sin que nadie la hubiera pedido (1-2, 80').

Enorme Valdés

Tan importante como el golazo de Messi fueron la dirección de Xavi, Busquets e Iniesta, el aplomo de Mascherano... o la inspiración de Valdés. El portero barcelonista evitó el 2-2 en el 88' desbaratando un chut a bocajarro Juanfran -el Atlético reclamó mano previa de Busquets en el área-; y también en el descuento: en el 92', sacó una mano providencial tras un trallazo desde la frontal de Gabi. Sufriendo, y pidiendo la hora, salvó el Barça un 'match ball' que pudo haberle costado la Liga. La forma de lograr el triunfo, teniendo en cuenta el rival y el escenario elegido, le otorgan toda la credibilidad para seguir soñando con el título.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil