"Esto no es fútbol. Esto es otra cosa. Me hierve la sangre"

El historial de desencuentros entre Setién y Bordalás se remonta a la época en la que dirigían a Alcorcón y Lugo

Dos enfermos del fútbol con su particular forma de entender este deporte y que se han enganchado en varias ocasiones

Setién VS Bordalás: duelo de antagonistas | Perform

Para que un hombre aparentemente tranquilo como Quique Setién llegara a decir aquello de “Esto no es fútbol. Esto es otra cosa. Me hierve la sangre” para referirse al juego y a las ‘artimañanas’ de un equipo rival es que realmente la situación le sacó de quicio por completo. Es solo un episodio de una relación tumultuosa entre dos ‘caballeros’ del fútbol, dos enfermos que viven por y para este deporte, que ocupa el 98% de sus pensamientos tanto dentro como fuera del horario laboral.

Por un lado, Quique Setién, ‘cruyffista’ y erudito del trato de balón. Una propuesta radical por salir con el esférico controlado y por controlar al máximo la posesión. A partir de ahí debe crecer todo lo demás. Por otro, José Bordalás, ‘psicólogo’ y especialista en sacar el máximo rendimiento a sus ‘soldados’. El alicantino apuesta por un fútbol de contraataque, sin errores, y por un orden defensivo casi militar para sacar todo el partido a los goles que anota. El bloque es esencial y dentro de los límites que marca el reglamento hay que exprimir todas las facetas para lograr el objetivo, que no es otro que el resultado.

TODO COMENZÓ DESDE LA 'MODESTIA'

Bordalás, durante su etapa en el Alcorcón

Partiendo de estas premisas y apuestas tan antagónicas y de que se trata de dos personalidades fuertes y que defienden a ultranza lo que hacen, el roce nació hace ya años y ha ido desarrollándose a medida que, todo sea dicho, ellos han ido creciendo a nivel profesional y alcanzando cotas cada vez más altas. El historial de sus ‘roces’ arrancó después de un encuentro disputado en el Anxo Carro. Lugo y Alcorcón se veían las caras con el cuadro de Bordalás tercero a un solo punto del ascenso directo y el equipo gallego undécimo con 47 puntos en zona de nadie. Los visitantes se llevaron el triunfo por un escueto 0-1 que trajo mucha cola. "Nos hemos dejado ganar por un equipo que no se lo ha merecido. Me cabrea ver a los jugadores perder tiempo. De los equipos que están arriba, espero que el Alcorcón no ascienda, porque da pena verlos. Es un rival complicado porque no juega ni deja jugar. Interrumpen y pierden tiempo", dijo Setién aquel día.

BORDALÁS NO PUEDE CONTENERSE Y RESPONDE A SETIÉN

Año y medio después, ya en la campaña 2014/15, otra vez se veían las caras. Separados por un punto en la tabla, el Alcorcón volvería a llevarse el gato al agua (1-0), esta vez en Santo Domingo. "Parece que todos los equipos calentamos el partido contra el Alcorcón y este equipo acaba teniendo líos con todos, no conmigo. Esto ha sido un partido por llamarlo de alguna manera, porque no lo interpreto como tal, lo interpreto como otra cosa. No ha habido continuidad, con cierta asiduidad ha habido interrupciones, líos y para nosotros no es como los que acostumbramos a jugar". Esta vez sí no pudo contenerse Bordalás y respondió a su homólogo. "Lo importante es que ha ganado el equipo que más ha querido ganar, el que más ha buscado la victoria y el que le ha echado un par de pelotas. Me parece una falta de respeto gravísima e insto a quién corresponda, Federación, LFP o AFE a tomar cartas en el asunto para cortar estos comentarios".

EL ÚLTIMO EPISODIO, YA EN PRIMERA

La situación estaba ‘calentita’. Ya con ambos técnicos asentados en Primera con Getafe y Betis, llegó un nuevo episodio (el último de fuego cruzado). 2-2 en el Villamarín y Setién, de nuevo, muy cabreado por el planteamiento del equipo dirigido por José. "Me ha parecido lamentable. El Getafe es el equipo que más faltas hace. Él lo sabe y es lamentable que se hayan dado sólo tres minutos de añadido. Es siempre lo mismo. Estas cosas la tienen que mirar porque la culpa la tienen los árbitros. No se puede permitir que se jueguen sólo 25 minutos en cada tiempo. Esto no es fútbol. Esto es otra cosa. Me hierve la sangre".

Eso propició que ya no se saludaran más antes ni después de los partidos. A partir de ahí han dejado de existir el uno para el otro hasta que recientemente (y aprovechando la previa del partidazo del sábado) Bordalás ha sido preguntado por el ‘affaire’. "Sí, en algún momento me he sentido dolido por sus palabras. Pero no soy rencoroso, para mí Setién es un magnífico entrenador"

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil