Esos locos bajitos...

El Barça, el equipo más bajo de toda Europa
El Barça, el equipo más bajo de toda Europa | Gráfico: Fabián Cabrera

Javier Giraldo

Sostiene Cruyff que los jugadores bajitos tiene más posibilidades de terminar marcando diferencias en la élite, porque durante años han tenido que buscar fórmulas imaginativas para poder sobrevivir en las inferiores. Para el holandés, Messi es el paradigma. Aquellos futbolistas que han lidiado con una inferioridad física de pequeños exprimen al máximo sus habilidades. “Los más bajos son más hábiles, corren más, desarrollan a fondo sus piernas. Pero, aparte de todo eso, gustan más al público, caen mejor”, asegura el holandés en ‘Fútbol. Mi filosofía (Ediciones B)’. 

Una filosofía que sublimó Guardiola –el Barça de los bajitos en la Edad de Oro– y que sigue vigente en el equipo actual, donde Xavi, Iniesta y Messi aún manejan las teclas del equipo. Pep, un futbolista alto, pero muy limitado físicamente (no era explosivo, no era particularmente rápido, no tenía una gran resistencia), construyó un equipo que escribió algunas de las páginas más brillantes de la historia del fútbol. En la actualidad, Luis Enrique mantiene la esencia de ese equipo, aunque con algunos matices de su librillo. No cambia mucho la altura de la plantilla, la más baja de todas las ligas europeas. 

El Barça del tridente se define ahora por los delanteros –en el pasado reciente fue de los mediocampistas– pero por lo general se sigue nutriendo de jugadores bajitos con apego por la posesión. Xavi (1,70) y Pedro (1,67) son los dos jugadores de menor estatura de un equipo, donde incluso algunos defensas destacan por su poca envergadura, como el caso de los laterales. Ahí están los ejemplos de Jordi Alba y Alves, dos jugadores que comenzaron su carrera en posiciones más avanzadas hasta reconvertirse en defensas con vocación ofensiva. 

El contrapunto del Barça

Jugadores como Piqué, Mathieu o Busquets son un valioso contrapunto para un equipo que sigue sufriendo en las jugadas a balón parado y cuando los partidos se desordenan... y se impone el músculo. También en las inferiores el club mantiene la misma filosofía. No importa la altura si hay calidad. 

Formadores como Laureano Ruiz lucharon para dar un giro en la filosofía de las inferiores del club. No es extraño, pues, que el club cuente con una plantilla como la actual, con una media de 177,3 centímetros. No ocurre lo mismo con algunos de los grandes rivales del club azulgrana. La plantilla del Madrid maneja una media de 181,5. La Real Sociedad, por su parte, es el grupo más alto de la liga española (183,3) y le sigue el Atlético (182,0). Dos equipos muy físicos que manejan un fútbol a las antípodas del juego delicado del Barcelona.

A nivel europeo, el Diósgyöri VTK húngaro cuenta con la plantilla más alta de las grandes ligas europeas (186,3), mientras que en la Premier destaca la envergadura de la plantilla del Chelsea (184,4), por encima de otros tótems europeos como el Bayern (181,7). 

Lejos de estos números, el Barcelona sigue a contracorriente, fiel a su política de jugadores bajitos, capaces de amoldarse a un juego de toque, delicado, que exige una gran lectura de juego y una serie de automatismos de gran dificultad para los nuevos. Un sistema liderado por Messi, el pequeño más grande de la historia.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil