El rompecabezas Griezmann

Enigma Griezmann: por qué se ha convertido en el gran rompecabezas del Barça

Dídac Peyret | 09 octubre 2020

- Personas que han sido claves en su carrera lamentan que el club no ha tenido un plan para Griezmann

- Personas que han sido claves en su carrera lamentan que el club no ha tenido un plan para Griezmann - Técnicos consultados por SPORT como Lasarte creen que no es tanto un problema de posición como de rol

- Técnicos consultados por SPORT como Lasarte creen que no es tanto un problema de posición como de rol

“Antoine, cuando todo va bien, es estupendo pero cuando tiene un granito… Se le nota la falta de alegría. Y Antoine sin alegría no es Antoine. Ha pasado de artista a utillero”. La reflexión es de una persona que conoce muy bien al francés. Que lo ha visto crecer. Que ha vivido con él. Y que coincide, con otras personas consultadas por este diario, con el diagnóstico: Griezmann necesita sentirse importante y arropado para ser él mismo.

La pregunta sigue vigente y el debate está cada vez más viciado ¿Por qué? Por qué un jugador de la clase del francés no encaja en el Barça. Por qué no hay la química suficiente con sus compañeros. Por qué no encuentra su posición ideal en el campo. Griezmann sigue siendo un traje de alta costura que no le sienta del todo bien al Barça. 

El pasado mes de noviembre ‘L’Équipe’ se preguntaba, “¿Cuál es el problema?”. Griezmann aparecía en el centro de la portada y a su derecha, desenfocado pero en primer plano, Messi.

La composición apoyaba el relato, recurrente, de la incompatibilidad entre los dos. Griezmann no disimulaba, entonces, la falta de comunicación. “Él no habla mucho y yo tampoco, así que es difícil”. 

Dos aspectos marcan los inicios difíciles del jugador en el club, a pesar de su buena predisposición. ‘La decisión’. Y el deseo de los pesos pesados del regreso de Neymar.

“Es vital para él tener un entorno que sienta cercano en el equipo. Es un chico muy entero y luchador, pero que necesita cariño y divertirse con su trabajo. El ama el fútbol. Puede que le esté faltando eso”, asegura a este diario Eric Olhats, el ojeador que se lo llevó a la Real Sociedad con solo 13 años.  

Unos inicios difíciles complicaron la adaptación de un jugador que necesita sentirse arropado para brillar

A mediados de la temporada pasada hubo varios intentos de acercamiento. Encuentros junto a Suárez, Messi y sus respectivas parejas -coincidiendo con el aniversario de uno de sus hijos- que contribuyeron a mejorar unos comienzos difíciles.

De ahí surgió un avance, pero nunca se traspasó el umbral de la cordialidad. Los dos manejan códigos distintos. El francés también es padre, pero es “un niño grande”, disfruta pasando horas en la Play o viendo partidos de la NBA. Es bromista pero mantiene las distancias. 

Personas que lo conocen destacan su timidez y recuerdan como, en su etapa en el Atlético, eran más los compañeros y técnicos los que daban el primer paso.

Así ocurrió cuando estuvo 843 minutos sin marcar a finales de 2016 y el equipo hizo piña con el jugador. El vestuario que se ha encontrado en el Barça es otra cosa. Más fragmentado y menos pendiente de la situación individual de cada uno. 

“No es un chico que va a ir a llorar al entrenador. Da esa imagen de que es una persona espontánea, que se come la vida, pero también es muy tímido”, asegura Olhats, ojeador del Atlético de Madrid en tierras francesas.

“El tema es que yo lo veo triste. No lo veo sonreír nunca, algo que era su marca registrada incluso fuera del campo. Está en un club fantástico. Con unos compañeros increíbles. Pero eso no siempre alcanza. También se trata de hacer lo que te gusta de la forma que te gusta”, intercede para SPORT Martín Lasarte, el entrenador que lo hizo debut en el primer equipo de la Real Sociedad.  

Erika, la mujer de Griezmann. “La jefa”, como la llama el delantero, está siendo su gran apoyo. También ahora que las cosas no le están saliendo como le gustaría en el Barcelona. El francés firmó unos números parecidos a los de Neymar en su primera temporada, pero quiere más. 

El (des) encaje táctico

El (des) encaje tácticoNi Valverde ni Setién ni, de momento, Koeman han logrado encontrar el mejor encaje para Griezmann en el Barça. “La temporada pasada lo hemos visto cerca de la línea de fondo. En la banda izquierda. No me parece el mejor sitio para él, pero en su puesto tiene un chico que se llama Messi”, recuerda Olhats. 

Deschamps y Simeone, los técnicos que han logrado sacarle mejor rendimiento, lo tienen claro: es un enganche que necesita estar conectado al juego y tener un ariete por delante fijando a los centrales.

En el Barça del 4-3-3 Griezmann jugó en las dos bandas y de falso nueve. Setién incluso probó en la recta final un 4-3-1-2 para centrar más al francés y darle el mejor contexto posible. Pero Griezmann solo mostró pinceladas de su mejor versión. 

Koeman busca soluciones para conectarlo al juego y Griezmann está convencido de darle la vuelta a la situación

Algo parecido está ocurriendo con Koeman en el banquillo. El holandés llegó recordando que Griezmann tenía que jugar por dentro. Pero tras probarlo en algún amistoso de falso nueve, ha entregado la mediapunta a Coutinho y ha enviado el francés a la banda derecha.

Deschamps fue claro al respecto en una comparecencia con Francia. “Estoy convencido de que actualmente no está contento con su situación en el Barcelona. Koeman no estará contento de escuchar esto. Pero Griezmann está jugando en la banda derecha y no entendemos que no lo hace en una posición más centrada". 

"Antoine sin alegría no es Antoine; ha pasado de artista a utillero" (Eric Olhats)

En el último encuentro liguero ante el Sevilla solo intervino siete veces en los primeros 45 minutos. Una situación que lamenta el propio Koeman, que está contento con el trabajo de Griezmann e insiste que hay que buscar más al futbolista. El holandés se lo ha dicho a la plantilla y el entorno del futbolista está convencido de que le dará la vuelta a la situación.

Para Lasarte el asunto va más allá de la posición en el campo. “Más que el tema táctico yo creo que tiene que ver con el rol. Un rol asignado que ya ni siquiera es secundario. No es ni la segundo opción. Yo veo un talento echado al mar. Como que no se le está dando la importancia que tiene”, avisa.

El técnico uruguayo ve en todo esto un problema de base: ¿En algún momento el Barça tuvo un plan para Griezmann? “Me parece que se lo trajo sin saber muy bien para qué. Que se le fichó solamente para tener el cromo estrella de ese momento”. Todo un reto para Griezmann, que sigue buscando su sitio en el Barça.  

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil