Sport.es Menú

El entorno de Pep Guardiola, cada vez más convencido de que seguirá

 Pep Guardiola debe estar ya mirando el calendario para buscar la fecha idónea para comunicar su decisión definitiva. Quien más o quien menos ha hecho quinielas sobre cuál será la respuesta que dé el de Santpedor a la directiva presidida por Sandro Rosell, aunque la mayoría coincide en apostar por su continuidad.

J. Miguel

De hecho, a priori, no hay ningún elemento distorsionador en el horizonte que permita otra respuesta que no sea seguir un año más al frente de la nave blaugrana. Su decisión, sea cual sea, afectará directamente a una serie de miembros del staff técnico y de ayudantes que forman parte de su círculo más cercano. Son ellos, sin duda, los primeros interesados en conocer de primera mano qué va a hacer Guardiola. Pues bien, según ha podido saber el diario SPORT, las sensaciones a día de hoy de la mayoría de ellos es que Pep seguirá un año más y que su decisión además ya está prácticamente tomada.

Ahora solo se trata de buscar la fecha más idónea para comunicarlo. Desde que Guardiola emprendiera el camino de renovar en año en año ha venido comunicando regularmente a principios de año su decisión de seguir. Siempre pensando en el mejor momento para el equipo y que pudiera servir además como elemento aglutinador. Así pues, bajo este prisma no sería nada descartable que el técnico blaugrana diera el sí aprovechando los dos compromisos coperos que tendrá que afrontar ante el Real Madrid en las eliminatoria de cuartos de Copa, siempre y cuando ambos equipos eliminen en octavos a Osasuna y Málaga, respectivamente.

Y es que las fechas además son idóneas según los parámetros que siempre ha establecido Pep en sus decisiones, ya que estaríamos hablando entre el 18 al 25 de enero. No hay duda que formular su continuidad entre ambos partidos sería la mejor forma de espolear a sus pupilos de cara al siguiente partido. No hay que olvidar que todos los pesos pesados del vestuario han pronunciado públicamente sus deseos más encomiables para que Guardiola continúe en la entidad.

Ahora mismo cualquier otro planteamiento que no sea la continuidad del técnico blaugrana podría ser un auténtica debacle para la moral y el estado de ánimo de un equipo forjado a su imagen y semejanza. Hay que recordar que si la decisión se demorara más de lo exigible, las especulaciones se desbocarían de forma inevitable y la caverna mediática empezaría a servir sus raciones envenenadas de forma diaria con el fin de desestabilizar al club, además ahora con más carnaza por en medio.

En este sentido, Guardiola se vería obligado también a anunciar el `no¿ con el tiempo suficiente para que el club pudiera tomar cartas en el asunto, provocando un ambiente bastante inapropiado para hacer frente a una temporada que podría ser histórica para los intereses del Barcelona si nada se tuerce.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil