Sport.es Menú

El Barça, otra vez líder gracias al 'D10s' de la lluvia Messi

El Barça saltaba al césped del Pizjuán con la presión del triunfo del Real Madrid y la posibilidad de recuperar el liderato, tras el patinazo del Atlético en Almería. Para dificultar más la misión, lluvia y viento a 'cascoporro', además de un Sevilla sin Marko Marin pero saliendo a morder desde el inicio.

Lluís Payarols

Sin los sancionados Alba y Mascherano, al Tata Martino le tocó presentar defensa nueva. Piqué Bartra, de centrales y Montoya Adriano ocupando las bandas. Descanso para Busquets, con la presencia de Song en el enganche, por detrás de un tándem de creación deseado y esperado, Xavi-Iniesta. Delante,el tridente habitual en los últimos encuentros, con Alexis, Messi y Pedro.

Y tocó remar en pleno temporal porque el Sevilla se mostró intenso desde el inicio, presionando y frenando como fuera a un Barça espeso, al cual no se le acababa de abrir el paraguas. Primer rayo hacia la portería de Valdés. Error de Song, combinación entre Bacca Gameiro y oportuna aparición de Piqué. Luego llegó el trueno, en un ataque comandado por un activo Rakitic, desconcierto defensivo y disparo final del prometedor lateral Alberto Moreno que toca en Bartra y despista al meta blaugrana.

BACCA AVISA DE NUEVO

Premio al empuje sevillista y lluvia de dudas en un Barça que amenazaba con mostrar la cara de la segunda parte del partido contra el Valencia. Y más después de que Bacca estrellara otro balón en el poste de Valdés. Seguía la pesadilla en Sevilla, a la vez que los ataques de los del Tata eran inocentes. Pocos disparos a la meta Beto y pifias como una de Alexis que acabó en un contraataque que no supo rematar Rakitic.

Y llegó el minuto 33. Tras una dura falta de Nico Pareja a Messi, el rosarino sirvió el libre directo hacia el área. Ahí estaba Alexis, en posición antirreglamentaria como se vio en las imágenes televisivas, rematando de forma inverosímil, con la espalda, para sorprender a Beto. Lluvia de protestas al mayor de los Teixeira Vitienes que no sirvieron de nada. El Barça empataba el partido y tomaba aire.

La tormenta arreciaba a la vez que amainaba la exhibición de ímpetu sevillista. El Barça iba creciendo y aprovechó los últimos minutos para asestar otro golpe a la línea de flotación de los de Unai Emery. Las líneas juntas del conjunto de Nervión se fueron a pique en un contraataque que acabó con pase de Pedro al que este domingo se convirtió en 'D10s de la lluvia'. Leo Messi levantó el balón suavemente primero y lo empalmó después con su bota izquierda. La estirada de Beto fue inútil. 1-2 y al vestuario, que llovía.

DEL SUSTO... AL RESPIRO

El cielo parecía compadecerse de los protagonistas, amainando la lluvia tras el descanso. Ni Emery ni Martino cambiaban sus piezas, en una segunda parte que comenzaba con los mismos tintes que la primera. Hubo dos sustos para Valdés. Primero, en una incursión de Vitolo tras hacer falta a Montoya que acabó con un chut cruzado y ligeramente desviado del sevillista. Después, una doble intervención del meta de Gavà tras un primer chut de Bacca -que, por cierto, iba fuera- y el remate de Gameiro a su rechace que encontró la misma respuesta.

Pero el Barça también salía con ganas. El chileno Alexis Sánchez, entre las dos ocasiones sevillistas, probó fortuna con un disparo que no encontró puerta. Primer aviso. El segundo fue letal. Iniesta, que firmó un gran partido, conectó con Messi y el rosarino no perdonó ante Beto. Un doblete que le da una moral que necesita para volver a ser el de siempre y, de paso, el dominio total de la situación a los de Martino.

Emery buscaba soluciones para volver a entrar en el partido. Trochowski y Cheryshev por Iborra y Gameiro. Los dos suplentes fueron protagonistas de un ataque a la media hora con un gran pase del primero que el hijo de quien fuera jugador del Sporting no acertó a controlar cuando podía fusilar a Valdés. El Barça no se podía fiar de un rival tocado pero que no quería hundirse.

Cesc, entrando por Pedro, fue el primer movimiento de ficha del Tata Martino. Los barcelonistas, sintiéndose líderes, querían más. Llegó un nuevo ataque con peligro con asistencia de Messi a Adriano, quien rozó la cruceta. El Sevilla se acercaba, seguía forzando córners -ganó en ese apartado- pero no mataba.

En cambio, sí que lo hicieron los visitantes. Esta vez el pasador fue Alexis, quien encontro a Cesc Fàbregas. El de Arenys de Mar, con una sangre fría envidiable, tocó lo justo para superar por arriba a Beto. 1-4 y fin de la historia.

Para el anecdotario de la polémica queda un penalti de Fazio Messi que José Antonio Teixeira no advirtió. Pero para la historia queda un triunfo bajo la lluvia que agrupa a los tres de cabeza, Barça, Real Madrid y Atlético, pero que devuelve a los de Martino el liderato que perdieron en la jornada anterior. Queda mucha Liga, por supuesto. Queda mucha emoción por delante, pero ahora toca pensar en la Copa del Rey. Espera la Real Sociedad. El miércoles, más.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil