El Barça sabe lo que le espera en Getafe

El Barça sabe lo que le espera en Getafe

Los partidos ligueros que llegan después de un parón internacional siempre han sido complicados para el Barça. El de este sábado ante el Getafe, a domicilio, no lo será menos, puesto que el 'virus FIFA' ha dejado lesionados de importancia en el lado azulgrana: Iniesta, Alexis y Alba.

Un rival nada sencillo

A eso hay que sumarle dos aspectos importantes que Tito Vilanova ha tenido muy en cuenta para preparar el partido. Por un lado, la reciente victoria del Getafe ante el Real Madrid (2-1) remontando el marcador, con solidez y mucha personalidad en su juego. Por otro, el hecho que Luis García fue uno de los tres entrenadores que la temporada pasada derrotó al Barça de Pep Guardiola.

Por todo ello, en Getafe están convencidos que si lo hicieron una vez lo pueden hacer dos y que si tumbaron al Real Madrid, también pueden hacer lo mismo con el Barça.

Un precedente a tener en cuenta

Si la experiencia es un grado, los jugadores del FC Barcelona harían bien en recordar lo que les ocurrió la temporada pasada en el Coliseum Alfonso Pérez. Los pupilos de Pep Guardiola cosecharon la primera derrota de la Liga 2011-2012 y esos tres puntos perdidos hicieron que los azulgranas quedaran a seis del Madrid cuando apenas se llevaban 14 jornadas de liga.

El traspié frente al conjunto entrenado por Luis García fue doloroso porque el Getafe marcó en su único remate a puerta. Un gol que puso de manifiesto las dificultades de los azulgranas a balón parado, pues el tanto llegó después de un saque de esquina que remató Valera de cabeza sin demasiada oposición.

El duelo, celebrado el 26 de noviembre, estuvo marcado también por una polémica decisión del colegiado Fernando Texeira Vitienes -el mismo árbitro que dirigirá el choque este sábado-, que anuló un gol a Leo Messi por fuera de juego previo de Keita, cuando en realidad el africano recibió el pase de un jugador del Getafe, que se equivocó al defender.

Mantener la ventaja con el Madrid

El Barça se ha marcado el objetivo de llegar al primer clásico liguero, el próximo 7 de octubre, con, como mínimo, los mismos cinco puntos de ventaja que tienen ahora los hombres de Tito Vilanova sobre el Real Madrid. Conseguirlo, pasa por lograr un buen resultado en Getafe, lo cual podría poner presión al Madrid, que juega más tarde ante el Sevilla en el difícil campo del Sánchez Pizjuan. Es por eso que el partido de este sábado es tan importante. Quedan muchas jornadas por delante, pero es una buena prueba de fuego para que el Barça consolide su liderato.