Sorhaindo: "Xavi Pascual es como un padre para mí"

El pívot del Barça asegura que "soy feliz y no tengo que arrepentirme de nada, porque mis errores me han llevado a ser quien soy"

"Mi mujer es catalana y, además, mi hija nació también en Barcelona. Después de diez años me siento muy bien aquí"

Sorhaindo, orgulloso de sus 10 años en el Barça
Sorhaindo, orgulloso de sus 10 años en el Barça | VALENTÍ ENRICH

El pivote internacional francés del Barça, Cedric Sorhaindo, segundo capitán del equipo, ha iniciado su última temporada, la undécima, en el club, donde volverá a jugar a las órdenes de Xavi Pascual, que para él no es solo un entrenador sino una figura casi paternal.

EFE

"Xavi Pascual es como un padre para mí por todo lo que ha hecho por mí y porque siempre ha estado en mi lado en estos diez años", declara en un entrevista concedida a EFE.

Sorhaindo ha hecho balance de esta década de azulgrana: "Me miro hace diez años atrás y me miro ahora. Y soy feliz y no tengo que arrepentirme de nada, porque mis errores me han llevado a ser quien soy. Siempre sabes que, cuando algo empieza, tiene que acabar algún día, pero todo depende de como quieras hacerlo".

Última temporada en el Barça

A sus 36 años, asegura empezar esta temporada "con alegría" y está convencido de que la va a disfrutar. "Tenía la ilusión de poder seguir un año más porque, aunque sea la última aquí, es un desafío para mi y, tanto para Raúl Entrerríos como para mí, una buena forma de despedirnos del club", afirma.

La última campaña va a estar cargada de compromisos, tanto de club, con la Final a Cuatro de Liga de Campeones de 2019-2020 que se jugará en diciembre y otra posible, la de 2020-2021 en junio. Como con la selección de Francia, de la que es el capitán, ya que en enero de 2021, se disputa el Mundial de Egipto y, en marzo, la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

"La verdad es que en este momento no pienso mucho en esto, porque con el tema del coronavirus nos quedamos cinco meses en casa. Eso nos da a todo mucho más hambre de títulos, pero hay que pensar en cuidarse para poder afrontar todos esos compromisos y disputar todos los títulos, aunque aún hay mucha incertidumbre", opina al respecto.

49 títulos con el Barça

Con el Barça ya ha ganado 49 títulos y, con Francia, Mundiales Europeos y Juegos Olímpicos, pero más que todos los títulos destaca la forma en la que se han conseguido: "Lo importante para mí es la historia de como llegamos a ganar todos estos títulos, la historia del vestuario, de cada plantilla que hemos tenido, de los lesionados. Es curioso que cada vez que teníamos el equipo completo no ganamos la Liga de Campeones".

La clasificación de Francia, campeona olímpica en Londres 2012 y plata en Río 2016, para Tokio 2021 es uno de los objetivos de Sorhaindo, quien cree que es "el momento de renovar la selección, de cambiar la forma de trabajar, de buscar otras cosas, porque con el talento que hay, si no se trabaja, no llegan los resultados".

Quiere seguir en los banquillos tras retirarse

El pivote azulgrana tiene el título de entrenador y ya avanzó en su día que, cuando se retire, le gustaría regresar algún día a su país natal, Martinica, para entrenar.

"Al igual que he trabajado para llegar a ser deportista de alto nivel, me gustaría ser entrenador de alto nivel, pero antes tengo que aprender muchas cosas para cuando pueda volver allí y ayudar", apunta al respecto.

Un catalán más

De una relación anterior tiene una hija, Maya, de seis años. En julio del año pasado se casó con una chica de Castelldefels (Barcelona), donde reside, y por eso dice que, ahora mismo se siente "más catalán".

"Mi mujer es catalana y, además, mi hija nació también en Barcelona. Después de diez años me siento muy bien aquí, todo lo que he conseguido lo he logrado aquí y esto es algo bonito, pero de momento no se donde seguiré", añade.

Y es que Sorhaindo no cree que, cuando deje el Barça, acabará su carrera como jugador, "aunque con el tema de la COVID-19 aún no me planteo nada".

Recuerdos de cuando llegó

Nunca ha olvidado lo mal que lo pasó después de fichar por el Barça. por lo que representaba venir al club azulgrana y su temor a fracasar.

"Recuerdo mi salida de Toulouse para venir a Barcelona. Lloré de Toulouse a Perpignan. Me detuve y me pregunté: "¿Quién tomó la decisión de ir al Barça? Has sido tú mismo, así que vas allí y si fracasas no importa; al menos nadie podrá decir que no lo has intentando. Todos los deportistas han llorado en algún momento cuando tomaron una decisión difícil", admite.

Por aquel entonces, no hablaba casi español. "Era muy tímido, estaba solo, y dos personas me ayudaron en especial: Juanín García y Dani Sarmiento, mi compañero de habitación. No solo son jugadores, son personas, para mi leyendas, porque su manera de apoyarme y de creer en mí, no me hizo dudar que había llegado donde estaba mi sitio", sentencia.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil