El Barça Lassa en la Copa: Cuestión de supervivencia

El Barça no pudo competir en la Copa y cayó en semifinales
El Barça no pudo competir en la Copa y cayó en semifinales | EFE.

La derrota del FC Barcelona Lassa volvió a evidenciar las carencias de un equipo que a día de hoy no está preparado para competir de tú a tú en un espacio tan corto de tiempo en un torneo de la exigencia de la Copa del Rey.El equipo azulgrana evidenció su falta de recursos en un plantilla tocada por las lesiones en la que la gestión de sus recursos es más que limitada.

¿Estaba el Barça Lassa preparado para mucho más? Difícilmente. ¿Debe el Barça Lassa conformarse con parecer un equipo lejos de poder aspirar a títulos? Rotundamente, no.

CONDENADOS AL BINOMIO RICE - TOMIC

A día de hoy mantener el equilibrio pasa por combinar dos buenas actuaciones de Tyrese Rice y Ante Tomic. En el momento que una de esas dos piezas se tambalea el equipo se ve abocado a un final poco fructífero.

Ante el Valencia BC, el base norteamericano acusó el cansancio y la falta de chispa firmando una de sus actuaciones más discretas con el equipo azulgrana. Solo 3 puntos y un -3 de valoración fueron una losa demasiado pesada para el equipo ante el Valencia BC. Rice ha perdido la frescura del inicio de temporada en un curso donde se muestra cada vez más exhausto en un equipo sin apenas soluciones para sobrevivir a sus momentos de apagón.

Por otro lado, Ante Tomic sigue estando demasiado solo en la pintura. Ni Diagné ni tampoco Faverani han sido capaces de ofrecer una garantía en la rotación para el pivot croata. Tomic trató de aguantar el equipo en la pintura mientras pudo pero acusó el desgaste del paso de los minutos ante un equipo que fue golpeando progresivamente con toda su batería interior para dejar al juego interior azulgrana sin respuesta. Pese a sus 17 puntos y 15 rebotes ante los taronja, Tomic acabó siendo víctima del esfuerzo. Ni Diagné ni Faverani fueron capaces de darle un respiro sin que el equipo se resintiera.

LESIONES Y BAJAS

El Barça Lassa necesita de más focos sólidos de rendimiento para poder ser un equipo competitivo a todos los efectos y a día de hoy la realidad no es precisamente esa. La baja de última hora de Perperoglou no hizo sino que acrecentar la vulnerabilidad de un equipo cogido por pinzas. Bartzokas trató de equilibrar su rotación para que el equipo no quedara desprotegido por completo con la segunda unidad pero si bien respondieron en el segundo cuarto, el Barça Lassa quedó totalmente expuesto en la segunda parte sin un plan B al que acudir y con jugadores como Claver incapaces de ofrecer soluciones alternativas. Las bajas de Oleson, Doellman y Navarro fueron un auténtico lastre para poder competir en un torneo donde tener fondo de armario es clave para controlar los esfuerzos.

Ante Unicaja, la irrupción de Marcus Eriksson fue el salvaconducto del equipo para conseguir la victoria más allá de los habituales Rice, Koponen, Tomic y Vezenkov. Sin embargo, ante Valencia BC, con los focos de anotación y juego totalmente al límite, el Barça Lassa no tuvo soluciones alternativas. Es la realidad de un equipo actualmente falto de recursos y que solo puede vivir de la inspiración y el acierto en ciertas fases del partido.

UNA TEMPORADA LARGA

La Copa era un escaparate perfecto para poder resurgir en una temporada que va camino de hacerse muy larga. El FC Barcelona Lassa evidenció ciertos síntomas de mejora en cuanto a unidad de grupo tras una semana convulsa pero la inconsistencia general volvió hacer acto de presencia.

Sin prácticamente opciones en la Euroliga, el Barça Lassa dijo adiós a la Copa y a la posibilidad, que era más que remota, de conquistar un título. En pleno mes de febrero y con todavía cuatro meses de competición por delante, la temporada se le puede hacer muy larga al equipo con la Liga Endesa como único objetivo posible a estas alturas. Toca pensar en clave de futuro y construir de cara a una próxima temporada donde no valen errores.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil