Polar M430: reloj-gps con sensor de pulso en la muñeca y vibración.

Polar M430: reloj-gps con sensor de pulso en la muñeca y vibración.

15409
14
Compartir

Polar ha lanzado esta semana su nuevo reloj-gps para correr con pulsómetro óptico incorporado, el Polar M430. Un modelo que saldrá a la venta a mediados de mayo a un precio de 229 € y que se puede considerar la versión “mejorada” y con pulsómetro de muñeca del M400, uno de los reloj-gps más vendidos de los últimos años.

Con este lanzamiento parece que Polar hubiera sacado las mismas conclusiones de su M200 que nosotros tras probarlo. Si hace unos días comentábamos que nos había quedado un sabor agridulce tras las pruebas del M200, un reloj-gps muy económico que también incorpora pulsómetro óptico, concluyendo dicha review con la idea de que hubiéramos pagado un poco más por ver la fiabilidad de su sensor óptico de pulso y las alertas por vibración en el diseño y la pantalla del M400, pues … deseo concedido. El Polar M430 inlcuye un sensor óptico de pulso para medir la frecuencia cardíaca desde la muñeca, similar al usado en el M600 [vídeo], un smartwatch con Android Wear, además de las alertas por vibración que tanto se echaban de menos en el M400, compartiendo también el mismo diseño y su pantalla.


En este artículo intentaremos ir más allá de resumir las novedades y sus especificaciones técnicos para intentar dilucidar qué podemos esperar y que no de este nuevo Polar M430, y finalizar con una comparativa frente a modelos similares de otras marcas que pongan en contexto a esas novedades que las marcas suelen anunciar como únicas.

Polar 430: novedades y especificaciones técnicas más destacadas.

Partiendo de la premisa de que el Polar M430 comparte la mayoría de características del M400 y que además trae algunas mejoras interesantes, veamos en detalle cuales son esas similitudes y diferencias:

Las dimensiones del M430 no cambian con respecto a las del M400, 38x51mm, sólo se aumenta medio milímetro el espesor, pasando de 11,5 mm a 12 mm. La pantalla utilizada es la misma que la del M400, monocromática de resolución 128x128px, nada del otro mundo, pero suficiente. En cada pantalla del Polar M400 podremos configurar hasta 4 datos, y tenemos varias disponibles para los 20 perfiles deportivos distintos que podremos incorporar en el menú de entrenamiento. La configuración se puede realizar tanto desde la app móvil como desde la web de Flow Polar y, una vez sincronizado el reloj por bluetooth o cable USB, se guardarán los ajustes realizados sin temor a perderlos si reseteamos el reloj.

En cuanto a su peso, 51 gramos, el M430 consigue reducir 5 gramos con respecto al M400, algo notable teniendo en cuenta que se añade el sensor óptico de pulso y la batería es de mayor capacidad, 240mAh frente a los 190 mAh del anterior modelo, garantizando así 8 horas de autonomía con gps y sensor óptico de pulso en grabación por segundo.

El mayor cambio en el diseño exterior lo veremos en la correa, un poco más elástica, para garantizar un mejor ajuste, y con mayor número de perforaciones (menos peso y mejor ventilación). El M430 sigue manteniendo los cinco botones metálicos, dos a la izquierda y tres a la derecha, y el detalle en rojo del botón de Start. La correa se puede separar del cuerpo del reloj quitando unos pequeños pasadores metálicos ubicados en el lateral, por lo que se podrá cambiar si se nos rompe, pero tendremos que pasar por un servicio oficial de Polar para que lo hagan. Al igual que sucede con el M400 ya que por ahora no hay repuestos oficiales que podamos comprar directamente los usuarios.

Si le damos la vuelta al M430 veremos la mayoría de novedades que este modelo trae con respecto al M400.

En primer lugar se ha modificado el sistema de carga, pasando del problemático micro-usb a un conector de cuatro pines metálicos con su propio cable de carga usb. Con este cambio Polar soluciona el principal problema del M400, motivo de muchas quejas y cambios en las primeras unidades que salieron a la venta, y que finalmente llevaron a la modificación del diseño original del sistema de carga, pasando de ofrecer una pequeña tapa para el micro-usb a que ésta desapareciera por los problemas de condensación que conllevaba.

El pulsómetro óptico es la segunda gran novedad. Se ha optado por incluir la tecnología que ya vimos en el pulsómetro del M600, con seis leds que rodean el sensor óptico, y no los dos habituales que ya vimos en la pulsera A360 y el M200, aún con un funcionamiento bastante bueno. En este punto creo que Polar quiere garantizarse romper el “mito” de que los pulsómetros de muñeca no miden bien o que no son del todo fiables. Es verdad que aún hay fallos puntuales y muchos de ellos debidos a una mala colocación del reloj – debe ir ajustado para que no se mueva y por encima del hueso de la muñeca – y no tanto a su falta de precisión. Las pruebas que realizamos en su día al sensor del Polar M600 nos dieron muy buenos resultados. A continuación podéis ver la comparativa del pulso registrado en el M600 frente al de un pulsómetro clásico de banda en una carrera con varios cambios de intensidad.

Si tuviera que apostar, visto el comportamiento de los sensores utilizados en los modelos anteriores: A360, M200 y M600, la fiabilidad del Polar M430 registrando el pulso desde la muñeca está bastante garantizada. En todo caso, el M430 sigue siendo compatible con bandas de frecuencia cardíaca tipo bluetooth, como la Polar H7 o la nueva H10 con memoria interna. El Polar M430 no es compatible con transmisión de 5kHz, utilizada por Polar para transmitir el pulso de la banda torácica al reloj en actividades de natación sin necesidad de almacenar los datos.

No se ha anunciado el registro 24 horas de pulso y no creo que esté prevista esa actualización en un futuro, al menos no lo han hecho con ninguno de sus otros modelos con sensor óptico de pulso.

El resto de novedades importantes con respecto al M400 las encontramos en su interior. El ya mencionado cambio de las alertas sonoras por las de vibración, que mejoran sustancialmente el uso del reloj y la utilidad de los entrenamientos programados, sobre todo si solemos entrenar con música. También tenemos el aumento del tamaño de la batería (8 horas de autonomía).

Con respecto al gps, Polar ha añadido en este modelo la opción conocida habitualmente como “ultratrac”. Mediante esta opción podemos cambiar el intervalo de grabación de la posición gps de 1 seg a 30 seg o 60 seg, aumentando así la autonomía del reloj (hasta 30 horas), pero a costa de reducir bastante la precisión del track final (aquí puedes leer más sobre los aspectos que determinan la precisión de los gps). Aunque la distancia registrada se alejará bastante de la realidad, no deja de ser una opción interesante que nos permitirá usar esporádicamente el M430 en actividades que sobrepasen las 8 horas de duración.

El M430 almacena la posición que tendrán los satélites a lo largo del tiempo para una mayor velocidad a la hora captar la señal cuando iniciamos una actividad en exterior. Se utiliza el mismo sistema SiRFInstantFix™ que en el M200, y no la versión “AssistNow™ del M400. Esto podría hacernos dudar, ya que en las pruebas del M200 la velocidad con la que se captaba la señal del gps decrecía considerablemente a partir del segundo o tercer día sin usar, pero en las especificaciones técnicas se asegura que es capaz de almacenar datos de la posición de los satélites hasta 14 días tras sincronizar con Polar flow, supongo que en parte gracias a duplicar la memoria interna (8 Mb) con respecto a las 4 Mb del M200.

Otra de las novedades importantes es el uso del acelerómetro interno, además de para aportar datos de cadencia de pasos (pasos por minutos), para registrar el ritmo y la distancia recorrida en interiores o cintas de correr sin necesidad de utilizar sensores externos, solucionando así otra de las desventajas del M400 frente a modelos similares de Garmin.

A continuación os resumimos el resto de especificaciones técnicas y componentes del Polar M430:

  • Resistencia al agua de 30 metros.  Polar garantiza su estanqueidad tanto para lluvia o ducha, como para actividades de natación (no buceo), aunque no medirá la distancia nadada ni en piscinas ni en aguas abiertas.
  • Sensores internos: gps, acelerómetro interno y sensor óptico de pulso. No dispone de Glonass ni tampoco de altímetro barométrico. Los datos de altitud, descenso y ascenso serán calculados mediante la señal de gps.
  • Conectividad: podremos sincronizar todas las actividades y configuración vía usb, con el cable de carga y el programa FlowLink, y también vía bluetooth con móviles compatibles mediante la app móvil Flow Polar. No tiene conexión wi-fi.
  • Sensores externos: el M430 es compatible con sensores externos de frecuencia cardíaca tipo bluetooth y con el podómetro externo. No es compatible con sensores tipo ANT+. Incomprensiblemente no es compatible (por ahora) con los sensores de velocidad y cadencia para ciclismo, no entiendo si por diferenciarlo con la gama superior (V800 o el futuro ¿V830?) o por no restar ventas a ciclocomputadores como el M450.

Polar 430: funciones deportivas, programas de entrenamiento, forma física y navegación.

En cuanto a las funciones de entrenamiento sólo añade como novedad la inclusión de un cronómetro, independiente de los perfiles deportivos, dentro del menú del Polar M430, manteniendo el resto de las funciones que teníamos en el M400:

  • Autolap y lap-manual.
  • Función de cronómetro de intervalos (sin enfriamiento ni calentamiento) y opción de ver el tiempo estimado (fijando una distancia objetivo).
  • Creación de entrenamientos estructurados por fases desde la app o la web de Polar Flow, con varios bucles y alertas por ritmo o FC en cada uno de ellos.
  • Back to Start: una función de navegación para actividades con gps que al iniciarla activará una nueva pantalla en la que se nos indicará la dirección y la distancia (en línea recta) al lugar donde empezamos dicha actividad. Ésta es la única función de navegación del M430, no hay opción para importar rutas (quizás la mayor desventaja frente al FR235 y su aplicación dwMap).
  • Funciones para el control de la forma física: con el Polar M430 podremos realizar un “Fitness test” – mide la capacidad aeróbica – con el pulsómetro óptico o saber el tiempo de recuperación tras un entrenamiento. También podremos realizar un seguimiento de las variables  “Running Index” (similar al V02max) o “Training Load” (cómo afecta el entrenamiento y la intensidad del conjunto de deportes que realizamos a nuestra forma física) desde la web/app de Polar flow.
  • Planes y calendario de entrenamiento: desde la app PolarFlow podremos crear un plan específico de entrenamiento para correr un 10k, MM o maratón, y éste se irá ajustando a nuestro estado de forma.  El reloj nos avisará cada día de la actividad que tenemos que hacer para cumplir con el plan establecido.

 

Si ya hemos visto que podemos hacer con el M430, lo mismo que con el M400 pero con la comodidad de llevar el pulsómetro óptico y de las alertas por vibración, no está de más recordar que no podemos hacer y echamos en falta de este nuevo modelo:

  • No dispone de almacenamiento para llevar música en el propio reloj y transmitirla vía bluetooth a unos auriculares inalámbricos, función que queda aún reservada en exclusiva al TomTom Runner Music y a relojes tipo smartwatch (M600, Apple Watch 2 o RunIQ de New Balance).
  • No dispone de una función para transmitir el pulso a otros dispositivos.
  • No está pensado para natación, aunque es sumergible, no registra métricas de natación (distancia, ritmo o brazadas).
  • No podemos importar rutas, desventaja clara frente a los TomTom 3 y el Forerunner 230/235.
  • En ciclismo, aunque no tendremos problemas para usarlo en exteriores, al no ser compatible con sensores de velocidad y cadencia sólo podremos registrar el pulso cuando utilicemos la bici en un rodillo o en clases de spinning.

Polar M430: Funciones como reloj de diario y monitor de actividad.

En cuanto a notificaciones móviles y el uso del Polar M430 como reloj de diario, no hay mejoras con respecto al M400 más allá de algunas esferas nuevas para mostrar la hora. Podremos configurar alarmas de despertador, ahora silenciosas gracias a la vibración, y también recibiremos notificaciones móviles, aunque algo limitadas en cuanto al texto total a visualizar.

El M430 sigue comportándose como una pulsera de actividad aunque sin aprovechar las ventajas de llevar un pulsómetro de muñeca incorporado, ya que no registra el pulso de forma continuada. Registrará nuestra actividad diaria (pasos, distancia y calorías) y también podremos programar objetivos a alcanzar cada día y alertas para avisarnos si llevamos más de una hora inactivos.

En cuanto a la monitorización del sueño, ésta es automática, y Polar ha anunciado junto al M430 una mejora, “Sleep Plus”, con respecto a los datos que veremos en la app, ahora más centrados en la calidad del sueño y con un feedback más frecuente y útil.

Polar 430: Precio, disponibilidad y colores disponibles.

El precio de salida del Polar 430 es de 229€ y, al igual que pasó con el M400, no tardará mucho meses en verse más cercano a los 190-200 €, siendo esa horquilla la que lo hará más competitivo frente a rivales como el Forerunner 235 o 35. El 15 de junio estará disponible para su compra aunque ya se puede comprar en amazon.

En cuanto a los colores del M430, Polar ha apostado por el gris, naranja y el blanco, dejando a un lado el clásico negro. Si Polar sigue su estrategia de marketing habitual, para 2018 veremos seguramente alguna nueva edición en otro color al igual que ha pasado con el V800 o el M400.

La disponibilidad está prevista para mediados del mes de mayo, anticipándose así a los nuevos Forerunner de gama media. En nuestra cuenta de twitter podréis estar al tanto de su salida y de cualquier oferta interesante que veamos.

Polar 430 frente a sus rivales directos. 

Pocas cosas deberían salir mal en este nuevo M430. Si sigue la línea del M600, el pulsómetro óptico será muy bueno, y el resto de funcionalidades están más que probadas en el M400. Nada que no le impida hacerse un hueco dentro de los relojes de gama media para running. Un hueco que será más grande si su precio real tras unos meses se acerca a los 200 €. Tendrá como rivales más duros a los TomTom Cardio, en todas sus versiones, y a tres Forerunner: el FR35 por debajo, al FR230 a un lado, pero sin pulsómetro óptico, y al FR235 por encima, tanto en precio como en funciones.

En cuanto a los TomTom, la nueva versión 3 no llega a dar un salto cualitativo en cuanto funciones y mejoras con respecto a las dos anteriores, por lo que sólo la música en la muñeca puede ser un factor para no decirse por el nuevo Polar o cualquiera de los modelos de Garmin que comparamos a continuación.

Polar M430 frente al Forerunner 35 [review]: ambos dispositivos gps cuentan con varios modos deportivos, alertas por vibración, funciones de actividad diaria y la posibilidad de usarlos en cintas de correr. El modelo de Garmin aventaja al de Polar en cuanto a una pantalla más nítida, mayor autonomía (12 horas) y la compatibilidad con sensores de ciclismo. Así mismo, el FR35 es algo más ligero y pequeño, quedará mejor en muñecas finas. Por contra, el Polar M430 es más versátil en cuanto a campos de datos (4 en vez de 3 como máximo en el FR35), pantallas configurables y modos deportivos disponibles (hasta 20). Aunque carece de registro de pulso las 24 horas, el pulsómetro óptico debería ser mejor (o más fiable) que el del FR35. Si comparamos precios de salida, sólo hay 30 € de diferencia, aunque ahora mismo podamos encontrar al FR35 por 175 € en amazon. Si os gustaba el Polar M400, y no tenéis limitación de presupuesto o en el tamaño del reloj, probablemente elegiría la nueva versión de Polar, ya que permite programar entrenamientos más complejos que los intervalos simples de un sólo bucle del FR35.

Polar M430 frente al Forerunner 230 y 235: este nuevo Polar M430 ya puede competir, que no ganar en todo, frente a la gama media de los Forerunner. En unos meses el Polar M430 debería ser más económico que el pack del Forerunner 230 [review] con banda de frecuencia, desde 234 €, y bastante más que el Forerunner 235 [review], que podemos encontrar habitualmente por 262 € en amazon. Si no es así, a igualdad de precios los dos modelos de Garmin ofrecen mayor autonomía, compatibilidad con sensores de ciclismo y el portal de aplicaciones Connect IQ que, entre otros extras, aporta navegación por rutas y un perfil de natación. Junto al precio, el M430 deberá jugar la baza de su presumible mejor sensor de frecuencia y esperar que no aparezca un nuevo Forerunner 245 muy pronto o de precio similar. En resumen, el nuevo modelo ha acortado su diferencia con respecto al FR235, al menos si comparamos la existente entre el antiguo M400 y el FR230, pero es el precio y la fiabilidad del pulsómetro óptico (y el gps) lo que debería posicionarlo como un nuevo superventas. 

Opiniones finales sobre el Polar 430.

¿Ha tardado demasiado Polar en lanzar el Polar M430, un modelo “serio” con pulsómetro óptico ? A lo que la mayoría responderemos con un “sí” rotundo sin pensarlo, quizás merezca la pena cuestionarse lo contrario. Es decir, el mercado ya tiene varios modelos de gps con pulsómetro óptico (sobre todo de Garmin y TomTom), pero muchos usuarios aún dudan de su fiabilidad. Polar puede arrancar nuevos clientes si su pulsómetro es lo bastante fiable y se corre la voz. También es bueno que sea lo suficientemente tarde para que el público en general ya no se acuerde de los problemas iniciales con el cargador micro-usb del Polar M400, y también lo es para haber llenado el mundillo del running con su Polar M400. Esos usuarios, si más o menos están contentos, verán en el nuevo M430 un modelo perfecto para realizar un cambio de dispositivo tras dos o tres años de uso: mismo diseño, que no es ni mucho menos feo, alertas por vibración y lo que seguramente será un muy buen sensor óptico de pulso. Todo lo anterior a un precio que seguramente estará por debajo de los 200 € en muy pocos meses y sin necesidad de cambiar el historial de plataforma web o de aprender de nuevo a configurar un reloj.

En resumen, no es el mejor reloj-gps del mercado dentro de esa gama, y se echan de menos algunas opciones (importar rutas o compatibilidad con sensores de cadencia de ciclismo), pero la apuesta continuista de coger todo lo bueno del M400 mejorando sus defectos (cargador y vibración), puede salirles muy bien si damos por hecho que su sensor de pulso estará un paso (o dos) por encima del resto de la competencia. En resumen, este Polar M430 está en condiciones de dar mucha guerra, sobre todo cuando baje la barrera de los 200 €.

¿Y el sucesor del V800, dónde está el nuevo V830? Pues algo sabemos ya, o podemos intuir. Lo primero es que no llegará antes del verano. También apostar por que llevará el nuevo sensor de pulso con seis leds que trae este M430. La duda que queda es relativa a su pantalla. En el juego entre ofrecer mucha autonomía o altas resoluciones a color, no sabemos aún si Polar seguirá apostando por la monocromática del V800/M400 o si finalmente elegirá algo similar a la mostrada en el M600 y competir así con los modelos de gama alta de Garmin y Suunto.

En este vídeo de DCRainMaker, quien como siempre ha podido probarlo antes de su lanzamiento, podréis ver con detalle muchas de las funciones y novedades que hemos ido comentando anteriormente.

Mientras nos llega una unidad para probarlo, esperamos que este pre-análisis del M430 os haya resultado esclarecedor. Como siempre, tenéis el apartado de comentarios para cualquier pregunta o sugerencia. En nuestra cuenta de Twitter @GadgetsCorredor y canal de youtube podréis estar al tanto de todas las noticias, pruebas y ofertas destacadas relacionadas con el deporte y la tecnología, y recordad que podéis apoyar esta sección comprando a través de los enlaces de las diferentes tiendas online.

PreMarathon.com @PreMarathon (Victor)

14 Comentarios

  1. Vaya, justo cuando llevo un mes con el M400. El M400 no me llega a las 6h de actividad, el GPS se desactiva cuando le queda poca batería y tengo que parar el entrenamiento antes. Lo del UltraTrac y las alertas por vibración lo hacen un gran sucesor.

    • Con el M400 hay que llevar mucho cuidado con la iluminación, es lo que más gasta la batería, intenta reducir el tiempo y verás como se estira un poco más. El M430 tiene buena pinta, si te acostumbras al M400, cuando te canses de él, ya habrá bajado algo más de precio el M430.
      Saludos

  2. Estuve a punto de jubilar el M400 (lleva unos cuantos años, incluso el servicio oficial de Polar me cambio el conector USB) por un M200, pero, como bien dice Víctor, esperaré a que baje un poco de precio y me quedo con el 430, ya que estoy acostumbrado a las características del M400, y este nuevo tendrá lo que para mí era casi imprescindible: el aviso por vibración. Muchas gracias por este esclarecedor análisis.

    • Hola Jaime,
      Si el pulso te da igual y sólo buscas la función “gps”, el precio del M400 es difícil de mejorar. Si tu presupuesto es mayor, yo esperaría, pero quizás el M430 no baje de 200 € hasta final del verano. En resumen, es una cuestión más de presupuesto, si buscabas algo muy barato o también te planteabas comprar el FR235.
      Saludos

  3. Buenos días, estaba pensando en darle mi M400 a la mujer y comprarme el nuevo M430, pero viendo las especificaciones del M600 no se por cual decidirme, (todo ello hablando mas enfocado al deporte que al entretenimiento) ya que por lo que veo el M600 lleva casi lo mismo que el M430 pero con las función de smartwatch por un poco mas. ¿Cual me aconsejaríais?

    • Hola Jose,
      en principio parece así, pero el M600 es demasiado “smartwatch”, con los problemas de autonomía que conlleva.Si no buscabas un smartwatch, creo que mejor seguir esperando al M430.
      Saludos

  4. Tengo un M400, y quiero cambiar por uno que marque la frecuencia cardiaca en la muñeca. Cual me recomiendas. M430, o los Garmin 235 0 630?

    • Hola Cesar,
      El 630 no tiene pulsómetro óptico, el 735xt sí. Si no tienes prisa y te has acostumbrado al M400, quizás apostaría por el M430, creo que el pulsómetro será un poco mejor que el de Garmin. Si los menús de Garmin no te acaban y quieres algo más de funcionalidad (rutas o piscina), iría por el FR235.
      Saludos

  5. Buenas tardes, escribo para ver si me pueden arrojar alguna luz los expertos o algún usuario.

    Como ya escribí en la parte superior, yo tenía el polar M400, precio-calidad excelente, y ayer recién llegado a la tienda compré el nuevo M430, hoy en las pruebas con los mismos ejercicios me he dado cuenta que los sensores, a pesar de tener la correa bien apretada, no marcan como lo hacía el M400 con la banda HR7, en una caminata a las 5 de la mañana haciendo lo mismo que todos los días me ha marcado más calorías que el M400, en una sesión de bicicleta en la gimnasio las pulsaciones eran visiblemente inferiores a los que marcaba el pulsómetro anterior y en la elíptica idem de lo mismo.

    Me he fijado que en la caminata (supongo que en el running pasará lo mismo) al no mover la muñeca marca las pulsaciones bien, pero cuando hablamos de ejercicios como la bicicleta o la elíptica en la que se tiene la muñeca ligeramente flexionada, es cuando no marca correctamente las pulsaciones y dado que me lo he comprado para mejorar, si tengo que volver a llevar la banda prefiero que me devuelvan el dinero.

    Dicho lo anterior, agracedería que alguien me diera un consejo (expertos o usuarios), si piensa lo mismo que yo, o la forma de subsanarlo a la hora de los ejercicios, o por el contrario al ser los sensores más precisos la marcación buena es la del M430 y no la del M400, pero veo que cuando me encuentro fatigado las pulsaciones no pasan del 50, 60% tardando en llegar a los valores normales.

    Muchas gracias
    José Juan

    • Hola Jose,
      En cuanto a los sensores ópticos, todos, más o menos, tienen problemas de medida en ciclismo, por el tema que tu comentas. La solución suele ser siempre llevarlos un dedo por encima del hueso de la muñeca, para evitar que la flexión interfiera en la medida. En cuanto a las calorías, en principio, si has indicado correctamente tus datos de perfil, deberían dar los mismos datos aproximadamente a igual calorías, eso sí, siempre que utilices el mismo perfil de actividad, ya que las calorías dependen en buena medida del deporte elegido. En todo caso, probaría unos días más, a ver si mejora la precisión al llevarlo más arriba. En todo caso, si aún tienes la banda, no es mala idea usarla con el M430 en aquellas actividades (spinning) que todos los sensores plantean problemas y aprovechar el sensor óptico para aquellas en las que si que funciona correctamente (carrera, caminata, …). Espero haberte aclarado un poco tus dudas.
      Saludos

      • Muchas gracias por a pronta respuesta,en principio yo deseo que se solucione, probaré unos días más, subiendo el pulsómetro, porque para usarlo con banda ya tengo el M400 y me gasto los 230 en un viaje jeje

  6. Buenas Victor, estoy pensando en comprar mi primer reloj deportivo pero no se cual escoger. Lo usare para correr y hacer ejercicios de musculacion. Las opciones que barajo son el Polar m430, Garmin forerunner 235 o el TomTom run 3. De vez en cuando hago algo de natacion o cliclismo pero no mucho. ¿Cual me aconsejas? Yo estoy entre el garmin o el polar
    Gracias de antemano.

    • Hola Antonio,
      La semana que viene pondré un vídeo comparándolos. Si te interesa sobre el resto de parámetros el pulso, quizás el Polar, si lo que quieres es tener mayor número de funciones para correr, entonces el Garmin.
      Saludos

Dejar una respuesta

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal.