Empezar a correr a los 40 es posible

Empezar a correr a los 40 es posible

2621
0
Compartir
Empezar a correr a los 40

Admítelo, ya te empiezan a tratar de usted. Por mucho empeño que le pongas a ponerte a empezar a correr para superar tu marca, conseguir acabar dignamente una carrera o simplemente ponerte en forma, vas a necesitar una buena alineación de los planetas para cumplir tu objetivo. Empezar a correr a los 40 -o mantenerte corriendo más allá de los 40- se traduce básicamente en ser realista y ponerse unos objetivos a la altura de las circunstancias de cada uno.

El nirvana cuarentón es llegar a conseguir que los factores que influyen en tu día a día estén bien alineados. Si lo consigues, tendrás puntos para llegar a buen puerto a final de temporada:

  1. Trabajo
  2. Familia
  3. Entrenamiento
  4. Recuperación
  5. Alimentación
  6. Añade los tuyos

Planifica tu semana lo más realista posible

¿Cuanto tiempo le puedes dedicar el lunes? ¿y el martes? Siempre salen imprevistos, es inevitable, pero una planificación semanal de cuanto tiempo le vas a poder dedicar a tu entrenamiento es crucial. Al mismo tiempo, según tu agenda laboral, familiar y social, vas a poder encajar cuando salir a correr, cuando a la piscina, etc…

Volvemos con lo de ser realista, por mucho que el domingo tu idea sea la de levantarte a las 5 de la mañana del lunes para salir a correr, acabarás diciéndote “ya buscaré un hueco a la tarde” error, porque seguro que esa tarde al final no vas a poder salir a correr. Y por la noche, muerto/a de hambre y cansado/a una vez hayas puesto a dormir a los niños, confiésalo, vas a quedarte en casa viendo Netflix.

Llevar un entrenamiento personalizado y planificado por un entrenador siempre te ayudará a combinarlo mejor con tu día a día. En cambio, un plan de entrenamiento tipo para empezar a correr a los 40 sacado de una web o revista no va a tener en cuenta tus circunstancias personales con lo que te hará la vida más difícil = más probabilidades de fracaso. Tu entrenador debe conocer tu disponibilidad semanal inicial, para así poder distribuir la carga y el tipo de entrenamiento lo mejor posible (resistencia aeróbica, velocidad, fuerza, técnica, flexibilidad, etc…).

Prioriza

Ser realista significa priorizar los entrenamientos. Tu fórmula personal tiene que ser como algo parecido al cálculo del interés de tu hipoteca:

Correr X días fijos + variables

Donde X son los días que no debes intentar fallar aunque haga frío, granice o se desate la tormenta perfecta. Luego los variables son las sesiones de entrenamiento que suman, ya puede ser un día de gimnasio extra, una sesión de piscina, etc… no son imprescindibles, pero bien administrados por tu entrenador -o tu sentido común- te van a ayudar a no lesionarte, a estar más fuerte o más sano.

Menos es más

Realizar sesiones largas de entrenamiento (rodajes o trotes) no siempre se traduce en un aumento de forma. Introducir sesiones de más intensidad como cambios de ritmo o series puede aportar grandes beneficios (como siempre recomendamos un entrenador que supervise la planificación). El volumen de km no siempre es tan importante, sobre todo si lo que quieres es ponerte en forma o realizar carreras de 10k por ejemplo. Ganarás velocidad y al mismo tiempo ahorrarás un tiempo precioso que puede significar la diferencia entre poder entrenar ese día o no.

Sé un corredor creativo

La variabilidad en tu vida diaria puede ser una aliada, conviértete en un corredor creativo, adáptate y reacciona. ¿Se te ha complicado el día y no puedes salir a correr 60 minutos? pues quítale el polvo a la esterilla que compraste en el Decathlon y realiza una rápida sesión de ejercicios que habitualmente no hagas mucho, estiramientos, fuerza, flexibilidad, etc…

Cuidarse no es solo comer bien

Consideremos la alimentación como una pantalla pasada, demos por echo que se realiza una dieta sana y equilibrada…¿verdad? 😉 pero un o una corredora que quiera empezar a correr a los 40 o quiera seguir haciéndolo pasada la cuarentona debería cuidar aspectos como:

Practicar otros deportes: no vamos ni mucho menos a desaconsejar que se practiquen otros deportes, ¡ni mucho menos! pero hay que ser conscientes que nuestra musculatura -digámoslo suavemente- está empezando a librar una guerra contra el tiempo. Practicar deportes agresivos para la misma, puede traer consecuencias en forma de contracturas, roturas musculares, etc…

Claro que puedes jugar el partido de futbol o pádel semanal, pero no hace falta que te dejes la vida. Tu gemelo te agradecerá que no intentes llegar a esa bola imposible y tus abductores te harán la ola cuando pidas un cambio para irte al banquillo un rato.

Comprar barato a veces si es de tontos: a todos nos gusta comprar esas ofertas irresistibles en internet, pero a veces lo muy barato puede no tener la calidad que necesitas para salir a correr. Todas las marcas tienen su línea de producto más sencilla, y a lo mejor ya sea por tu peso o por tu técnica, unas zapatillas de no muy buena calidad pueden acabar haciéndote daño y lesionarte con la perdida de motivación correspondiente. Antes de comprar unas zapatillas, busca su análisis en internet o déjate aconsejar por tu tienda de confianza, esperemos que aún quede alguna en tu ciudad 🙁

Sírvete de los profesionales: Aunque no seas un atleta de élite, ves al fisioterapeuta para realizar una sesión de descarga como mantenimiento. Te ayudará a prevenir lesiones y/o a aumentar la carga de tus entrenamientos. Busca siempre profesionales especializados en correr, ya sean podólogos deportivos, dietistas, etc…

Consejo final para empezar a correr a los 40

Intenta no fallar los primeros días de la semana, sal a correr, saca tiempo de debajo de las piedras. Obtendrás así una buena dosis de motivación para seguir con el resto de la semana y además si se te va complicando la semana y fallas, eso que tendrás ganado y podrás como mínimo salvar la semana.

Empezar a correr a los 40, a los 50, o a los 60, es posible, ¡Pregúnteme cómo! 🙂

Compartir

Dejar una respuesta

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal.