Menú

Pedro se resigna y dirá 'sí' al Chelsea

Pedro Rodríguez con Luis Enrique Martínez durante un partido de la temporada 2014-15
Pedro Rodríguez con Luis Enrique Martínez durante un partido de la temporada 2014-15 | sport

Pedro ha acabado rindiéndose a la evidencia. Por mucho que su corazón le pida seguir en el Camp Nou, la razón le indica que debe intentar reflotar su carrera fuera del Barça. Cuando el pasado 3 de junio, en vísperas de disputar la final de la Champions League, selló su renovación hasta junio de 2019, todo hacía indicar que el delantero tinerfeño sacrificaba su protagonismo por seguir de blaugrana. Esa era la idea, pero, por si acaso, ambas partes pactaron rebajar la cláusula de rescisión de 150 a 30 millones. El Barça no quería perjudicar a un futbolista que lo ha dado todo por los colores blaugrana en las siete temporadas que ha militado en el primer equipo. Y Pedro, por su parte, quería dejar una puerta abierta por si su situación empeoraba en el futuro.

Javier Miguel

El tinerfeño se fue de vacaciones convencido de seguir en el Barça, máxime después de la charla telefónica que mantuvo con Luis Enrique, en la que el asturiano le prometió que volvería a ser un futbolista importante. Con este panorama, Pedro rechazó suculentas ofertas de Arsenal, Liverpool y PSG. En los últimos días, sin embargo, la situación a cambiado. El delantero recibió una llamada de José Mourinho que le hizo replantear su futuro. Una charla con su excompañero Cesc, ahora en las filas ‘blues’, acabó de convencerle.

30 MILLONES

El club londinense está dispuesto a pagar los 30 millones de la cláusula de rescisión en cuanto salga elegido el nuevo presidente. Ni su directiva ni Mourinho quieren problemas con el Barça, por lo que no entablarán negociación alguna. Asumirán lo que está estipulado en el contrato del futbolista. Pedro está convencido de que en el Chelsea recuperará el papel principal que ha perdido en el Barça, lo que le ayudará a cumplir uno de sus principales objetivos: estar en la Eurocopa del próximo verano, una cita que corría peligro de perderse de prolongarse su papel secundario en el Camp Nou.

Pedro había adquirido, de alguna forma, un compromiso no escrito con el Barça de seguir como blaugrana hasta el mercado invernal, cuando expira la sanción de la FIFA que impide al club blaugrana inscribir nuevos futbolistas. Si su situación no cambiaba y seguía relegado a la suplencia, la entidad culé se comprometía a facilitar su salida en enero. Parecía que iba a ser así, pero el tinerfeño ha visto muy claro que su futuro está lejos del Camp Nou.

El delantero vio muy claro que su situación no iba a cambiar en vísperas de la eliminatoria de semifinales frente al Bayern. El Barça visitaba el campo del colista, el Córdoba, que afrontaba el duelo prácticamente desahuciado. De echo, los blanquiverdes descendieron matemáticamente después de encajar un severo 0-8. Pedro ha explicado a su entorno que ese día se dio cuenta que su etapa en el Barça había llegado a su final. “Si no juego ni este partido”, habría exclamado. Efectivamente. Pedro no fue titular y solo jugó los últimos 20 minutos... en sustitución de Rakitic. Ni con el partido resuelto y con el Bayern en el horizonte más cercano quisieron retirarse del terreno de juego Neymar, Luis Suárez y Messi.

INTOCABLE

Si no hay lesión de por medio, tanto el vestuario, como los culés, como el resto del planeta, saben que el tridente ofensivo es intocable. Quieren jugarlo todo y lo van a jugar todo. Pedro no es una excepción. El tinerfeño estaba dispuesto a seguir sabiendo que su misión sería estar preparado para cuando el equipo le necesitara. El paso de los días le ha convencido de que era una decisión equivocada. Aún más tras el fichaje de Arda. La polivalencia del centrocampista turco le permite ocupar también posiciones de ataque, con lo que Pedro ha visto claro que se trata de un rival más en la lucha por repartir minutos.

El tinerfeño ha decidido que ha llegado el momento de dar por finalizada su etapa como blaugrana y aún con mucho dolor en su corazón ha tomado la determinación de probar fortuna en la Premier League. Pedro no habla ni una palabra de inglés, pero su amigo Cesc ya le ha explicado que eso no va a ser un obstáculo en un vestuario donde también se habla el castellano. Además de Cesc, el plantel ‘blue’ cuenta con Diego Costa, Azpilicueta o Courtois, por poner tres ejemplos de futbolistas que se desenvuelven bien en castellano. Futbolísticamente, Pedro no va a tener ningún problema. Al margen de calidad técnica, el tinerfeño aporta un extra de trabajo y esfuerzo en cada entrenamiento.