Pedales de bicicleta: La guía más completa

Pedales de bicicleta: La guía más completa

19023
0
Compartir

Los pedales son ese elemento tan importante y a menudo tan descuidado de una bicicleta. Para poder pedalear son imprescindibles, pero lo son más aún para hacerlo de forma correcta. Unos buenos pedales son de vital importancia para cualquier ciclista. Con ellos aprovecharemos mejor nuestra energía y sobre todo reduciremos significativamente el riesgo de lesión.

A continuación os presentamos una mini guía práctica acerca de los pedales de bicicleta. Para que conozcas su uso, las diferentes tipologías y sus ventajas e inconvenientes. Además os mostramos cómo montar y desmontar unos pedales de bicicleta.

¿Para qué sirven y cómo instalar/montar unos pedales de bicicleta?

Los pedales es el punto de contacto en el que el ciclista transmite toda su fuerza a la bicicleta. En ellos da inicio todo el ciclo de pedaleo. Con la fuerza que aplicamos a los pedales hacemos mover las bielas y con ello, y gracias a una serie de engranajes, conseguimos movernos de nuestra posición.

La instalación de los pedales es un tema recurrente y que acostumbra a dejar muchas dudas entre los ciclistas, pero la cosa es mucho más fácil de lo que aparentemente parece.

Desmontando pedales antiguos

Para desmontar unos pedales de bicicleta lo más importante es tener claro el sentido en que conviene hacerlo. Siempre debemos hacer fuerza hacia la parte posterior de la bicicleta. Es decir empujar siempre en dirección a la rueda trasera.

El material necesario puede ser, variando en función del modelo y de la marca, una llave fija o una llave inglesa, del tamaño hexagonal de nuestros pedales. Muy probablemente te cueste bastante al principio (especialmente si el pedal tiene bastante uso), Si no consigues aflojar el pedal prueba con un poco de aceite o de grasa para lubricar mejor la rosca.

Te puedes encontrar con dos tipos de pedales. Los que van con llave inglesa y los que lo hacen con llave allen fija.

Montar pedales nuevos

En primer lugar es muy importante tener claro que existe un pedal para el lado derecho, y otro para el lado izquierdo, con lo cual conviene prestar atención en este fundamental aspecto. Uno de los errores más comunes tras comprar unos pedales es intentar montarlos en el lado equivocado. Para evitar este tipo de problemas la mayoría de marcas identifican sus pedales con una R (Right para el pedal derecho) y una L (Left, para el pedal izquierdo).

El pedal derecho tiene la rosca invertida al izquierdo, con lo cual la correcta colocación es fundamental. Esto puede parecer una tontería, pero no lo es en absoluto, puesto que el pedal derecho se enrosca completamente al revés del izquierdo.

Una vez tengamos claro el lado en el que debe colocarse cada pedal podremos empezar a montarlos. Se recomienda poner un poco de grasa en la rosca para facilitar tanto su montaje cómo para garantizar un buen mantenimiento.

Con la ayuda de una llave o de los propios dedos deberemos introducir el pedal en la biela, prestando especial atención en la compenetración de ambas roscas.

Podemos aprovechar el montaje para engrasar la rosca.

Tipos de pedales de bicicleta

Los pedales al igual que el resto de componentes ciclistas han sufrido una importante evolución.

Los pedales automáticos que brillan en la actualidad son un concepto relativamente nuevo y que sustituyeron, allá a finales de los años 80, principios de los 90 a los antiguos pedales de rastrales.

Los pedales de rastrales siguen fabricándose, aunque algo actualizados, en la actualidad. Los podemos encontrar en las bicicletas de Spinning de los gimnasios o en bastantes bicicletas de gama baja. Una evolución directa de los rastrales son los actuales calapies.

Pedal actual con calapies. Una evolución de los antiguos rastrales

Pero lo que realmente nos ocupa a nosotros y a la mayoría de ciclistas actuales son los famosos y siempre temidos pedales automáticos. Una de las mayores innovaciones en cuanto a eficacia de pedaleo se refiere. Los pedales automáticos son unos pedales con fijación directa a la zapatilla que permiten aprovechar mejor la fuerza empleada por el ciclista. La fijación se consigue a través de las calas.

Los pedales automáticos existen tanto para el MTB cómo para el ciclismo de carretera, si bien se trata de modelos completamente distintos, y generalmente no compatibles entre si. Lo mismo ocurre con las calas. Aquí puedes encontrar calas para ciclismo de carretera y  aquí calas para mtb.

Otros modelos bastante utilizados en la actualidad son los pedales mixtos o semiautomáticos. Se trata de unos pedales con doble cara. Por un lado presentan un la fijación de pedal automático y por el otro una plataforma que se puede utilizar cómodamente con cualquier zapatilla.

Pedales mixtos. Los pedales semiautomáticos o mixtos son los más polivalentes

Los pedales semiautomáticos o mixtos son especialmente útiles para ciclistas que utilicen la bicicleta tanto para hacer deporte como medio de transporte en su día a día .

Finalmente existen los pedales de plataforma. Se trata de los típicos pedales con una plataforma, normalmente de plástico o de metal para apoyar cómodamente el pie. La plataforma acostumbra a ser bastante grande y son ideales para los ciclistas iniciados.

Los pedales de plataforma son los pedales más habituales en las bicicletas de gama baja y de uso básico

Habitualmente las dudas se apoderan de los usuarios antes de decidirse a montar unos pedales automáticos. ¿Me caeré? ¿Sabré utilizarlos? ¿Son seguros?. Para despejar todos estos miedos, os dejamos con las ventajas e inconvenientes de montar unos pedales automáticos.

Ventajas pedales automáticos

Mejor agarre/sujeción: Con la instalación de los pedales automáticos conseguimos un mejor agarre de nuestro pie con la bicicleta. Gracias a ello, podemos sortear con más facilidad diferentes obstáculos y evitar cualquier resbalón cuando rodamos por terreno accidentado, especialmente con nuestra bicicleta de montaña.

Reducir riesgo de lesiones: Si montamos unos pedales automáticos, siempre estaremos pedaleando en la misma posición, evitando así por completo diferentes posibles lesiones al cambiar constantemente nuestro punto de apoyo. Con los automáticos siempre estamos apoyando el pie en el mismo sitio.

Pedaleo más eficaz: Conseguimos aprovechar mejor nuestra fuerza, y la eficiencia de pedaleo es mucho más alta. Con los automáticos conseguimos un pedaleo redondo que permite seguir haciendo fuerza, incluso en la parte superior de la pedalada, algo que no ocurre con los pedales normales de plataforma.

Podemos sortear mejor los obstáculos: Gracias a los pedales automáticos podemos subir bordillos, bajar escaleras o sortear piedras sin miedo a tener un resbalón a perder el control de nuestra bicicleta. Al tener una mejor sujeción también conseguimos un mejor manejo y estabilidad.

Los pedales automáticos supusieron un autentica revolución en el campo ciclista.

Inconvenientes pedales automáticos:

Calzado especifico: Evidentemente la colocación de unos pedales automáticos requiere de la utilización de una zapatillas específicas para ciclismo, con calas y compatibles a la fijación. Ello implica tener que hacer un pequeño desembolso extra, pero que por suerte, y más con los precios actuales, puede ser realmente bajo. Aquí puedes ver el artículo que hicimos sobre las mejores zapatillas de ciclismo de carretera en cuanto a calidad precio.

Dificultad inicial: Uno de los problemas más habituales con los pedales automáticos es el hecho de superar el miedo inicial al acoplamiento que suponen. Una vez superado este corto periodo de aprendizaje, estaremos perfectamente habituados a rodar con ellos.

En el próximo artículo os presentaremos una selección de pedales para MTB y carretera que incluye los modelos más vendidos y utilizados en los últimos años, así como nuestras recomendaciones a la hora de comprar unos buenos pedales de bicicleta.


Quizás te interese

Selección de mejores pedales para MTB 

Selección de mejores pedales bici de carretera


 

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad