Nike Lunarglide 5

Nike Lunarglide 5

Compartir

Nike presentó a principios del verano la última versión de las zapatillas LunarGlide, ese modelo que fue tan rompedor en su aparición en 2009 (en una gran apuesta de la firma norteamericana: su primer modelo con Dynamic Support y diseño innovador), y que contribuyó a la liquidación de las Air Zoom Elite (iban ya por la cuarta generación) como zapatilla mixta con control de estabilidad. La Nike LunarGlide 5 aparenta llegar con mucho trabajo en ellas, tanto en materiales como en diseño…, vamos a ver qué nos dice esta zapatilla.

Análisis

En la media suela encontramos el sistema de amortiguación Lunarlon, que se compone de un núcleo de espuma muy ligera (Lunarlon) combinado con una carcasa de Phylite. Esta espuma ligera es blanda pero resistente y aporta una buena respuesta y una perfecta amortiguación. El peso del Lunarlon es un 30% inferior al Phylon habitual de la media suela, con lo que el beneficio en menor peso es evidente. La carcasa con la que se combina suele ser de Phylon o de Phylite, pero como en la LunarGlide+ 5 es la de Phylite (que también es más ligera que el Phylon y además incorpora un compuesto de goma sólida), no sólo por sí misma reduce peso, sino que también aporta más durabilidad.

La gracia real de esta espuma es que distribuye la presión ejercida por toda la superficie del sistema de amortiguación, distribuyendo la carga de fuerzas por toda la planta.

Al final, la amortiguación que proporciona es claramente blanda, tal y como nos tiene acostumbrados la marca del Swoosh, lo cual aumenta la sensación de confort. Otras dos características del Lunarlon es que tiene una gran respuesta (la capacidad del material en recomponerse y volver a su posición anterior a la presión del impacto y así estar 100% preparado para otro nuevo impacto) y bastante resistencia, lo que le permite mantener esa respuesta durante bastante tiempo (kilómetros).

La plataforma Dynamic Support, también en la media suela, se encarga de dar estabilidad al conjunto. La clave de esta plataforma está en cómo combina los dos materiales (Lunarlon y Phylite), es decir: su diseño. En la parte externa de la media suela predomina el Lunarlon, que, como ya hemos dicho, es bastante blando mientras que en la parte interna el material que predomina es el Phylite, menos blando. Mediante un diseño en cuña, a medida que desplazamos la visión de la zapatilla de fuera a adentro (desde detrás de la zapatilla se ve perfectamente), observamos cómo el material más blando se va reduciendo y va aumentando el material que es menos blando.

Esto nos lleva a dos beneficios claros: El primer impacto contra el suelo, de toda la gente que entra de talón, se realiza con la parte externa, precisamente. Bien, pues ahí es donde se concentra la mayor cantidad de Lunarlon de la media suela, con lo que se consigue minimizar ese “aterrizaje” contra el suelo. El segundo gran beneficio es que a medida que el tobillo rota para enderezarse, la acción de ese material más blando (Lunarlon) se reduce y va entrando en escena el que no es tan blando (Phylite), con lo cual podemos decir que cuánto más intente rotar en exceso el tobillo (sobrepronación), más se va a resistir la zapatilla a ello, con lo cual estamos ya hablando de estabilidad: cuanto más necesite… más me va a dar la zapatilla.

Esta fue la gran revolución del Dynamic Support cuando hizo su aparición y que está presente en las LunarGlide+ 5: No sólo es capaz de dar estabilidad según se necesite (diferentes corredores), sino que incluso es capaz de dar diferente estabilidad en cada pie, o sea, discriminando entre el izquierdo y el derecho (no todo el mundo rota el tobillo de igual manera con los dos pies). Se podría decir que la misma zapatilla se comporta de diferente manera según quien se las ponga ya que se adapta al tipo de pisada del corredor (neutro o moderado leve). Y es así a diferencia del uso de materiales de densidades superiores insertados en la cara interna de las media suelas de las zapatillas clásicas de control de estabilidad, que dan siempre la misma (estabilidad) independientemente de quien las use.

El drop es de 10mm lo que le confiere una vocación clara de zapatilla de entrenamiento. Encontramos también una plantilla Fitsole optimizada para adaptarse a la forma del pie y mejorar así el ajuste debajo del mismo.

Como elemento tecnológico adicional, hay que decir que en la media suela va insertado un espacio para colocar en él (si se quiere, es opcional) un sensor Nike+ que, combinado con gadgets de Nike como el SportBand, Sportwatch o Ipod Nano, nos va a aportar información como la distancia recorrida o el ritmo entre otros.

La suela combina tres tipos de materiales como son BRS 1000, Waffle Fill (goma sólida reciclada) y Phylite. El más resistente y duradero de todos, BRS 1000 y que es un compuesto de góma sólida y carbono, está presente en las zonas de máximo desgaste como son la parte del talón y el metatarso. La goma sólida se encuentra en la puntera y los laterales exteriores e interiores del metatarso y, finalmente, el Phylite en la zona del medio pie. El Phylite no está insertado en la suela como las otras placas de BRS 1000 y la goma sólida, sino que es en realidad la media suela que llega en estas partes hasta la misma suela y formar parte de ella. Esto es así gracias a, como hemos dicho antes, que el compuesto de Phylite lleva una proporción de goma sólida que lo hace más durable. En este caso, además ahorra las piezas completas de goma con lo que ayuda a reducir algo de peso.

A nivel de diseño, la suela presenta los clásicos cortes transversales para facilitar la flexión y se dibuja algo la línea longitudinal que ha de ayudar en la transición de la pisada. El diseño Waffle está muy difuminado en pocos y grandes tacos e incluso hay zonas en que la suela es totalmente lisa. Estas zonas lisas coinciden con la goma blanda del Phylite con lo que hay que aclarar que así como en superficies de tierra puede ser un hándicap por la falta de tracción, en superficie dura es absolutamente lo contrario, pues en superficies lisas y duras como el asfalto proporciona una tracción fenomenal.

En el corte superior observamos una única capa de malla realizada toda en hilo, sin costuras. Un elemento interesante de esta malla en hilo es que éste, el hilo, tiene más o menos presencia según se quiera aportar más transpirabilidad o más sujeción. Así pues, en la zona de los dedos se observa cómo presenta la textura de un tejido pero con aberturas, mientras que si vas desplazándote a hacia la zona posterior, estas aberturas van disminuyendo en número y en apertura hasta desparecer. Así mismo, hay lugares donde no hay oberturas para garantizar la consistencia de la estructura. Por debajo de ella se encuentra el producto estrella de la sujeción el Flywire. Éste está construido con un material llamado Vectram que lo componen hebras de polímero de cristal líquido recubiertas por microfibras de poliéster. Básicamente lo que viene a ser es un hilo con una resistencia excepcional, que aporta la máxima sujeción con el mínimo peso. La manera como está construido está inspirada en el cableado de los grandes puentes colgantes, de tal manera que repartidos estos hilos por los laterales y unidos a los ojales y a la parte inferior de la zapatilla, aporta una sujeción increíble y una gran flexibilidad a la zapatilla. A modo anecdótico decir que, las primeras zapatillas con Flywire que pudimos ver fueron las Zoom Victory y Lunaracer en los JJOO de verano de Pekín 2008.

En la zona del talón, encontramos un clip flotante que se mueve con el pie en caso de tener un excesivo movimiento con el talón, pero que a la vez le proporciona la estabilidad necesaria. Siguiendo en la zona del talón, las aberturas del hilo en esta zona, dejan a la vista elementos reflectantes para mejorar la visibilidad en condiciones de poca luz. En esa zona, pero en la parte interior, y abrazando al tobillo, hay un extra de espuma acolchada para dar una buena sujeción. En el interior de la zapatilla observamos la existencia de una capa de textil que hace las veces de calcetín interno (no lo sustituye) que aporta una buena sensación. La lengüeta está cosida directamente a esta estructura. Con la plantilla retirada se observa como todo el corte superior está cosido a la media suela, lo cual demuestra que la estructura está bien reforzada y no hay peligro de rotura por despegue de los materiales. La horma destaca por ser normal (ni ancha ni estrecha), lo que garantiza un buen ajuste en la mayoría de los casos.

Test

Unas zapatillas que a priori son ligeras, amortiguadas y estables te las pones sin miedo. Al contrario, quieres comprobar si eso es así… Efectivamente, tanto a ritmos bajos como medios, la zapatilla se comporta de manera excepcional. Rodando son extraordinariamente cómodas. Realizando rodajes largos no han dejado de trabajar de manera confortable en todo el rato, transmitiendo la sensación de que se pueden hacer muchos kilómetros seguidos con ellas. Incluso cuando aceleras sobre manera se nota que son unas zapatillas ágiles. En asfalto su comportamiento es perfecto, pero cuando pisas tierra… ¡alerta!: la suela te transmite que sí, que va a correr, pero cuidado con la falta de tracción en giros a velocidad elevada. Los hilos de Flywire (que parecía a priori que podían apretar en exceso justo en su zona de acción) se comportan como deberían hacerlo al dar sujeción al conjunto sin que se note para nada un exceso de presión por donde pasan.

Conclusión

Esta zapatilla está pensada sobre todo para corredores de pisada neutra o que tengan una sobrepronación leve en la misma. Esto es así gracias al Dynamic Support de este modelo, pero un corredor necesitado de bastante estabilidad y/o con un peso muy elevado debería mirar otras opciones. Son ideales para entrenar pero también van muy bien para según qué carreras por la combinación de ligereza, amortiguación y estabilidad que ya hemos comentado. Así pues puede ser una gran zapatilla para una media maratón, por ejemplo, a pesar de ser del grupo de entrenamiento. Hay que recordar también que incluso un corredor neutro, puede necesitar, a medida que le van cayendo los kilómetros, un aporte de estabilidad. Y aunque hay corredores a los que no les gusta particularmente sentir una amortiguación blanda, la mayoría la agradece.

Si no fuera porque la configuración de la suela hace perder algo de tracción a ritmos muy elevados, podríamos decir que son unas zapatillas perfectas para realizar también entrenamientos fraccionados muy rápidos. Por otro lado la zona de goma blanda de la suela, aunque también trabaje en tierra, hay que tener en cuenta que al ser lisa traccionará menos. Además la goma blanda en tierra sufre más, y ese sufrimiento se va a traducir en menos durabilidad. Conclusión: muy buena para superficies duras y no tanto para superficies blandas.

Con un peso de 278 gr. en un 9US de hombre (han conseguido “rebañar” 7 gr. a la versión anterior) y 229 gr. en un 8US mujeres, son una zapatillas ideales para aquellos que busquen unas de entrenamiento con el máximo diferencial entre peso (bajo) y amortiguación. Óptimas para corredores de peso bajo-medio. Estás a tiempo de cazar buenos descuentos en esta zapatilla.

Compartir

Te puede interesar...

6 Comentarios

  1. estas zapatillas son extraordinarias para entrenar largas distancias, solo tienen dos problemas:
    se gasta la suela solo con mirarla y si corres una media maraton por un terreno rugoso (carretera en mal estado, camino, etc) sentirás todas las piedrecitas y ramitas que pises. No olvides revisarte las suelas al terminar de correr, raro es el día que tengo que sacar 3 o 4 piedras del dibujo o desincrustarlas con una pinza de depilar.

  2. Hola , yo las eh comprado pero, nose como se usa el lemento tecnológico adicional del que hablan. Me podria explicar alguien, como funciona esto?.. lo quiero probar,por favor ayudenme.

    • Hola Virginia,

      El “elemento tecnológico” es un pequeño aparato semejante a una pastilla que se introduce en el hueco que hay bajo la plantilla de la zapatilla izquierda.

      Esa “pastilla”, es estanca y pesa apenas 6gr. Emite una señal que recibe tu iPod o tu iPhone y le transmite información como distancia recorrida, tu ritmo o calorías quemadas en tiempo real (lo puedes ver en la pantalla mientras corres). Ese elemento tecnológico se llama: Sensor Nike+

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad